Portada:  Noticia de actualidad


La supresión del guardabarreras de Roda de Mar es un acontecimiento histórico del ferrocarril español

El oficio de guardabarreras acaba de desaparecer oficialmente en España. El último paso a nivel con barreras de todas España, custodiado en Roda de Mar por un guardabarreras que bajaba y subía manualmente estas protecciones, ha cedido paso a unas barreras automatizadas activadas por balizas de proximidad, como el resto de los pasos a nivel de toda España. En cualquier caso, por ahora un agente de vías y obras vigilará el funcionamiento de este sistema.


(01/10/2012)   

 

Los

Los trenes pasan ya por delante de las nuevas barreras. Foto Marc Luridagos Bonan

Cuando en marzo del paso año desapareció el guardabarreras del famoso paso a nivel del Crucero, en León, los ayudantes ferroviarios (desaparecida ya aquella celebérrima categoría de oficio ferroviario) que custodiaban el paso a nivel situado en la localidad tarraconense de Roda de Mar, a pocos kilómetros del antiguo nudo de Roda de Bará, se convirtieron en los últimos ejemplares de un oficio abocado a su extinción completa en el ferrocarril español. Ya no quedaban más guardas ni en Feve ni en ninguna otra empresa española, salvo los contados casos de los pasos custodiados en ramales industriales por personal desplazado a bordo de los trenes (como en el acceso a la cementera de Toral).

 

Las

Las nuevas barreras protegiendo el paso a nivel. Foto Marc Lurigados Bonan

El paso de Roda de Mar está situado en kilómetro 612/024 del ferrocarril Madrid-Barcelona (vía Zaragoza-Mora-Reus-Roda-Vilanova). Actualmente por esta línea, tras el cierre del tramo Reus-Roda, sólo pasan trenes que recorren el tramo Sant Viçens de Calders- Plana, de viajeros y de mercancías, tanto en recorridos regionales como hacia el resto de España.

Este cruce se situa al borde mismo del apeadero de esta localidad, que el ferrocarril, en vía única, cruza de lado a lado de manera especialmente apretada. El encaje de casas y vía es tal que es muy complejo hacer una solución a desnivel, y es también inviable para la dinámica del pueblo cerrar el cruce de la Calle Valls de esa zona del pueblo. 

El proceso de sustitución de pasos a nivel por cruces a desnivel es práctica normal en toda España. Cuando por escaso tráfico o circunstancias singulares no se hace, la tendencia era a instalar semibarreras automáticas que suponen un sensible ahorro en los costes de explotación ya que evitan la disponibilidad de personal de manera permanente en los cruces. En este caso de Roda el ayuntamiento se mostró siempre reticente a la desaparición de la figura del guardabarreras, ya que se confiaba más en la seguridad del factor humano que en la técnica. 

 


Un largo proceso 

 

Las

Las cadenas que provisinalmente hubo entre las clásicas barreras y las nueva barreras automáticas. Foto Marc Lurigados Bonan

Finalmente se ha llegado a un acuerdo y el pasado mes de junio comenzaba el proceso de sustitución de este paso por el nuevo sistema automatizado. Las históricas, y especialmente simbólicas, barreras, y su conocido mecanismo de accionamiento, han sido preservadas por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles en su sede museística de Vilanova i La Geltrú. En un primer momento las barreras manuales fueron suplidas por un sistema de cadenas. Obviamente, estas cadenas eran tendidas y retiradas por un agente, hasta que, a mediados de este pasado mes de septiembre, se ha procedido a instalar las definitivas barreras automatizadas que fueron inauguradas oficialmente este pasado viernes. Dado lo simbólico de este cierre, al acto acudieron el director general de Transportes y Movilidad de la Generalitat, acompañado por el delegado del gobierno catalán en Tarragona, así como todo el ayuntamiento y representantes de Adif.

A diferencia de lo habitual en el resto de España, las barreras no son parciales, cubren la totalidad del paso. Además, por ahora un agente de Adif supervisará el correcto funcionamiento de este mecanismo, dada la especial sensibilidad local en esta intersección de vías y calles.

Adif ha invertido en esta actuación un total de 335.000 euros en una obra que se fundamenta en el "aumento de la seguridad, fiabilidad y calidad de vida de los vecinos". Este paso cuenta con la preceptiva señalización luminosa y acústica. Las nuevas barreras automáticas funcionan mediante un sistema distribuido basado en un mando central unificado y comunicaciones vía radio. Las barreras son del tipo C y cuentan con un sistema de detección de obstáculos. El uso de energía solar fotovoltaica para alimentar sus mecanismos proporciona independencia de cualquier infraestructura energética y tiene fácil instalación. El paso mantendrá un agente que supervisará el funcionamiento de los mecanismos. En todo caso, en el acto los políticos indicaron que se sigue trabajando en un estudio informativo que analice las opciones para eliminar este paso a nivel.

Descarga de articulo de la edición impresa de Vía Libre sobre el oficio de guardabarreras (1997)

Una

Una imagen histórica que ya no se repetirá más en el ferrocarril español. Foto Bernat Borrás. Trenscat