Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Se ubicará dentro del edificio de la antigua nave de locomotoras

Adif Alta Velocidad ha aprobado la licitación del desarrollo, construcción y explotación de un nuevo inmueble destinado a la actividad hotelera en la estación de Málaga María Zambrano.


Licitada la construcción y explotación de un hotel en la estación de Málaga María Zambrano
 
Vista de la antiguna cochera de FFCC Andaluces, que ahora se convertrirá en hotel anejo a la estación de Málaga.
 
 

(27/07/2020) El importe mínimo de licitación asciende a 9.817.474 euros, cantidad que se corresponde con la renta fija mínima garantizada durante el período de vigencia del contrato, establecido en treinta años. El plazo de presentación de ofertas finaliza el próximo 31 de octubre.

El hotel se construirá dentro del actual edificio de la antigua Nave de Locomotoras, ubicado junto al Centro Comercial vialia de la estación María Zambrano, en la calle Mendívil, que cuenta con una superficie aproximada de unos 3.000 m2.

Con esta actuación, la estación de Málaga María Zambrano incorpora un segundo hotel y se unirá a otras terminales ferroviarias que cuentan con un establecimiento hotelero integrado en sus instalaciones, como es el caso de Madrid-Chamartín, Barcelona Sants o Zaragoza-Delicias, entre otras.

Características de la licitación

La adjudicación del concurso recaerá en la oferta económicamente más ventajosa para Adif Alta Velocidad, es decir, aquella con la mayor renta fija mínima garantizada ofertada por el total de los treinta años de vigencia del contrato.

A efectos de determinar la oferta más ventajosa, los criterios de carácter técnico serán tenidos en cuenta a efectos de continuar en el procedimiento de contratación (ver criterios de valoración técnica).

La licitación exige que, en la valoración de los criterios técnicos, los licitadores obtengan un umbral mínimo de puntuación igual o superior a sesenta puntos.

El adjudicatario construirá y entregará a Adif Alta Velocidad el inmueble construido y esta entidad, por su parte, procederá al arrendamiento del mismo al arrendatario para su explotación por un plazo de treinta años como contraprestación parcial por el derecho de uso durante ese espacio de tiempo. Queda excluido expresamente el equipamiento, que será de titularidad del arrendatario.

El adjudicatario asumirá la redacción del proyecto básico de ejecución definitivo y proyectos necesarios, cumpliendo los requisitos del hotel establecidos por Adif Alta Velocidad, así como los gastos derivados de las distintas fases del contrato que pudieran serle exigidos por parte de las Administraciones Públicas competentes.

Asimismo, el adjudicatario deberá responder ante cualquier riesgo o responsabilidad que se deriven de la redacción del proyecto básico y de ejecución, así como la financiación, de acuerdo con la oferta presentada, de la construcción, explotación, mantenimiento y conservación íntegra (incluidos elementos estructurales) del hotel.

La nave de locomotoras en el contexto de la estación malagueña

Contrato en tres fases

En el contrato entre Adif Alta Velocidad y el adjudicatario se distinguirán tres fases, correspondientes a las etapas de desarrollo, construcción y explotación.

La primera fase, de desarrollo, abarca desde la firma del contrato de adjudicación, el periodo de elaboración de los proyectos del hotel y la obtención de las autorizaciones y licencias necesarias para el desarrollo del mismo. Esta primera fase no podrá superar los veinticuatro meses desde la fecha de firma del contrato de adjudicación.

La segunda fase, de construcción, abarca el periodo comprendido desde la finalización de la fase de desarrollo hasta la finalización de las obras de construcción y entrega del hotel a Adif Alta Velocidad. Al igual que la anterior, esta fase tampoco podrá superar en ningún caso los veinticuatro meses, desde la fecha de finalización de la fase de desarrollo.

La tercera fase corresponde a la explotación del hotel y abarca el periodo de treinta años a partir de la fecha de firma del contrato de arrendamiento, aunque el inicio de la explotación se produzca de forma parcial. Dicho periodo de treinta años comenzará su vigencia desde la entrega del hotel a Adif Alta Velocidad y la simultánea firma del contrato de arrendamiento.