Portada:  Noticia de actualidad


Respecto al mismo mes de 2019, según los datos de la Estadística Mensual de Transporte de Viajeros

Los datos provisionales publicados por el Instituto Nacional de Estadística revelan que el número de viajeros del transporte público durante el pasado mes de mayo disminuyó un 84,2 por ciento respecto al mismo mes de 2019, con motivo de la limitación de la movilidad derivada de la crisis sanitaria del coronavirus. Dicho descenso, que afecta a todos los modos de transporte, ha ido remontando lentamente desde el 4 de mayo, con la flexibilización de la circulación de personas de  acuerdo  al  plan  para  la  transición  hacia  una  nueva normalidad, conforme los distintos territorios han ido alcanzando las distintas fases de la desescalada, lo que ha propiciado que el número de viajeros se duplique respecto al mes de abril (73,1 millones, frente a 36,1).


El número de usuarios del ferrocarril disminuyó un 83,1 por ciento en mayo
 
 
 

(14/07/2020)  

Si bien la demanda del transporte público, con más de 73,1 millones de viajeros en mayo, continuó muy por debajo de los 465,1 millones del mismo mes de 2019, la paulatina mayor circulación de personas desde el inicio de la desescalada se reflejó en un incremento del número de viajeros en todas las ciudades, tanto en el transporte urbano como en el metro. En todas ellas las tasas mensuales fueron superiores al 100 por cien, excepto en Madrid (donde el transporte urbano subió un 92,3 por ciento y el metro un 98,2 por ciento) y en Málaga, con una subida del urbano del 77,2 por ciento).

La mayoría de comunidades autónomas que antes de finalizar mayo habían alcanzado la Fase 2 de la desescalada presentaron descensos anuales inferiores a la media nacional en el transporte urbano.

En los servicios de larga distancia, el transporte más afectado sigue siendo el aéreo, con un descenso anual del 97,8 por ciento —apenas 80.000 pasajeros utilizaron este medio en mayo.

Por su parte, el número de viajeros se redujo un 96,4 por ciento en el transporte por autobús (43.000 viajeros) y un 95,8 por ciento en los servicios ferroviarios de AVE y resto de larga distancia (129.000 viajeros). Los servicios de cercanías, tanto de autobús (−81,7 por ciento) como de ferrocarril (−82,1 por ciento), registraron los menores descensos interanuales dentro del transporte interurbano. En el periodo de enero a mayo el número de viajeros ha descendido un total del 45,6 por ciento.

Transporte urbano

El  transporte urbano fue utilizado por más de 48 millones de viajeros en mayo, un 82,8 por ciento menos que en el mismo mes del año 2019. El transporte en metro disminuyó un 82,2 por ciento en tasa anual, siendo el metro de Palma el que presentó el mayor descenso, con un 91,4 por ciento menos de viajeros que en mayo de 2019.

Entre las ciudades que poseen metro, el mayor descenso en el transporte por autobús se registró en Madrid (−85,2 por ciento).

Como se ha dicho, la flexibilización de la circulación de personas con la desescalada supuso incrementos en el número de viajeros en todas las ciudades, tanto en el transporte urbano como en el interurbano.

Todas las comunidades autónomas presentaron tasas anuales negativas. Las que antes de finalizar mayo habían alcanzado la Fase 2 de la desescalada presentaron descensos anuales inferiores a la media nacional, excepto la Región de Murcia. Los menores descensos se dieron en Canarias (−76,2 por ciento), Galicia (−78,1 por ciento) y País Vasco (−78,8 por ciento).

Por el contrario, las comunidades autónomas que seguían en la Fase 1 a finales de mayo, excepto la Comunidad Valenciana, presentaron bajadas superiores a la media. Los mayores descensos se dieron en Castilla y León (−88,6 por ciento), Región de Murcia (−85 por ciento) y Comunidad de Madrid (−84,9 por ciento).

Transporte interurbano

Más de 21,1 millones de viajeros utilizaron el transporte interurbano en mayo, lo que supone un descenso del 83,1 por ciento respecto al mismo mes de 2019.

Por tipo de transporte, el ferrocarril registró un descenso global del 83,1 por ciento, con bajadas en la demanda del 82,1 por ciento en Cercanías, 88,2 en Media Distancia y del 95,8 por ciento Larga Distancia. Dentro de este último, el AVE bajó un 96,5 por ciento.

En cuanto al transporte en autobús, bajó un 82,1 por ciento, el marítimo un 89,4, y el aéreo un 97,8 por ciento.