Portada:  Noticia de actualidad


Se sitúa a nueve metros de profundidad en la avenida del mismo nombre

La estación de Paral·lel, bautizada originalmente con el nombre de Poble Sec, entró en servicio el 17 de junio de 1970, hace ahora cincuenta años, como prolongación de la línea 3 del metro (Lesseps-Drassanes). La obra tuvo que superar las numerosas dificultades que presentaba un terreno arenoso y las filtraciones de agua provocadas por la proximidad del mar.


La estación barcelonesa de Paral·lel celebra su cincuentenario
 
 
 

(22/06/2020)  

La línea 3 es la denominación que pasó a tener la línea I del Gran Metropolitano a raíz de la municipalización de la red y de la posterior fusión con el Metro Transversal, tras la que se tuvo que renovar y ampliar, ya que tanto los trenes que prestaban servicio como los túneles y estaciones, habían quedado muy desfasados. La primera de estas actuaciones fue la prolongación de poco más de 630 metros hasta la nueva estación de Drassanes, a la que seguiría la construcción de un segundo tramo de 627 metros para llegar al Poble Sec. 

La estación

La construcción del nuevo tramo hasta la estación de Paral·lel resultó complicada porque parte de su trazado estaba bajo el nivel freático y las filtraciones de agua constantes y el terreno, muy arenoso, tampoco ayudaban. Además, se tuvo que derribar una parte del túnel de la que debía ser la prolongación subterránea del Funicular de Montjuïc hasta la Rambla, un proyecto que no salió adelante.

La estación se sitúa a nueve metros de profundidad en la avenida del mismo nombre, entre la ronda de Sant Pau y la calle Nou de la Rambla, dispone de dos niveles y un pasillo de enlace con el estación inferior del Funicular de Montjuïc. Originariamente, el equipamiento contaba con dos vestíbulos y dos andenes pero, en 1997, se añadieron dos nuevos andenes para dar servicio a la línea 2, de la que es también inicio y final y con la que comparte los accesos y el resto de instalaciones.

En 1975 se prolongó la línea 3 hasta Zona Universitaria. Sin embargo, este nuevo tramo pasó a denominarse línea 3B, ya que el gálibo y la diferente toma de corriente obligaban a hacer un transbordo de un andén a otro para continuar el recorrido. Esta situación duró hasta 1982, con la unificación de toda la línea, momento en que la estación de Paral·lel  tomó definitivamente su nombre actual.  

La última intervención en la estación fecha del año 2017, cuando se realizó una rehabilitación completa para resolver diversos aspectos estructurales y mejorar la ventilación, la funcionalidad de los espacios y los accesos.