Portada:  Noticia de actualidad


Seguridad sanitaria, comunicación e innovación, acciones prioritarias para recuperar la confianza de los usuarios

La séptima reunión de del Grupo de Expertos en Operaciones Ferroviarias ha reunido a responsables de Metro de Bilbao, Euskotren, ETS, FGC, FGV, Serveis Ferroviaris de Mallorca, Metro de Málaga, Metro de Granada y Renfe Operadora, con el apoyo técnico de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles para analizar el trabajo realizado sobre medidas para la seguridad y el impulso de la movilidad en el modo ferroviario.


(18/06/2020)  

En la reunión se analizó la situación actual y el mantenimiento de las medidas adoptadas durante la crisis. El actual reparto modal muestra una situación con carácter general, donde la carretera está registrando en los accesos a las ciudades una recuperación entre el 70 y el 75por ciento de la movilidad en vehículo privado, mientras que los operadores ferroviarios vienen registrando ratios de entre el 30 y el 35 por ciento de ocupación.

En este contexto, los operadores han continuado su colaboración con las autoridades sanitarias, han mantenido la mayoría de medidas adoptadas durante la crisis y se ha interiorizado que la situación no es estática, y que se encuentra determinada por la evolución de la pandemia.

Retos

Actualmente, es clave la recuperación de la confianza del usuario en el transporte público y en ello la comunicación jugará un papel crucial. La recuperación de la cuota de mercado se hace necesaria, pero preservando requisitos como la desinfección, el uso obligatorio de las mascarillas, etcétera. Todos ello incidirá en la financiación y la liquidez de los operadores.

Con carácter global, los operadores constatan la necesidad de mantener gran parte de las medidas implementadas al principio de la crisis como sistemas de limpieza y desinfección tanto en vehículos como en instalaciones ferroviarias, o dependencias de las compañías, la señalización de espacios y flujos, la disponibilidad de expendedores de hidrogel y el uso de la mascarilla, regulada finalmente como un elemento de obligado uso.

Las compañías han realizado también con sus trabajadores con medidas que han incorporado a la cotidianidad como la dotación de hidrogeles, guantes, mascarillas, la toma de temperatura, seguimientos precisos de la salud de las plantillas y realización de test clínicos de acuerdo a prescripciones médicas.

Certificado Aenor

Algunos operadores trabajan en un certificado Aenor protocolo frente al Covid-19 que pone de manifiesto el compromiso por ofrecer los más altos niveles de calidad en el servicio comercial que se ofrece, rediciendo riesgos y evitando contagios.

Para su obtención se miden parámetros como puntualidad, comodidad, información al usuario, accesibilidad, seguridad, servicio ofertado, atención al cliente e impacto ambiental, contenidos en la norma UNE EN 13816:2003, sobre la que se cimienta el certificado.

Además, los operadores apuestan por iniciativas innovadoras con apoyo de investigación, tanto con recursos y conocimiento propios como recurriendo a expertos y centros de investigación de referencia en España. El intercambio de experiencias en el Grupo acelera la toma de decisiones para adoptar o descartar soluciones por parte de los operadores participantes.

Entre esas iniciativas destaca el “Diseño de una malla aséptica”, una reprogramación de los ciclos de material móvil que permite la limpieza en cabecera de los vehículos y, que tanto los trabajadores como los usuarios, perciben de una manera muy favorable.

Algunos operadores trabajan con organismos de investigación de primera línea como el CSIC y probarán distintos proyectos para constatar su eficacia y asegurar el sello higiénico sanitario.

Pruebas

Se están realizando test y análisis en zonas y superficies de contacto con el viajero, en las que potencialmente pueden recogerse virus y bacterias. De igual manera, se realizan pruebas con filtros antes y después de procesos de desinfección para comprobar si los virus se reactivan. Con ello, en próximos meses podrá disponerse de información precisa sobre el material genético del virus, su presencia, su cadena de ADN y la eficacia de los procedimientos de limpieza, desinfección y filtrados del aire.

La utilización de filtros que favorezcan la desinfección es otro aspecto que tratan los operadores. Investigadores ofrecen trabajos que apuntan hacia su utilidad, si bien el uso de filtros como los EPA, usados en aviación, presenta condicionantes en el ferrocarril que podrían causar pérdida de potencia de auxiliares y bajadas o subidas en la temperatura de los vehículos.

También se están llevando a cabo limpiezas y desinfecciones con nebulizaciones envolventes que asegurar llegar a todos los niveles de los vehículos y un gasto menor en los productos a emplear.

También se analizan desinfectantes no corrosivos basados en el uso del peróxido de hidrógeno o el amonio cuaternario que evitarían el deterioro de ciertos elementos de los vehículos, que viene detectándose desde el inicio de la pandemia.

La utilización de aire ozonizado, técnica que difiere del uso como tal del ozono, convirtiendo el proceso en oxígeno, tiene como reto la desinfección de un tren en un plazo de entre diez y quince minutos. El sistema una vez superada la fase de test, podría permitir su aplicación tanto en ambiente como en superficies.

Ocupación

También se están llevando a cabo análisis de verificación y tratamiento de la información sobre el control de la ocupación de los trenes y la información que se proporcionará a los viajeros de ello en el futuro.

A ello se añadirá el tratamiento de la imagen, que permitiría aproximaciones de hasta el 97 por ciento de la carga real. Actualmente se está ultimando la metodología para, en unos meses poder ofrecer a los viajeros información sobre la disponibilidad de espacio en los trenes antes de su llegada a estaciones. El sistema podrá utilizarse en situaciones de alta ocupación por celebración de eventos y grandes concentraciones.

Medias duraderas

A corto y medio plazo, los operadores consideran que muchas de las medidas adoptadas durante la crisis permanecerán en la gestión y operación del transporte público, la mascarilla entre ellas.

Asimismo, serán importantes el mantenimiento de las medidas de higiene, el uso de gel hidroalcohólico de manera frecuente, las tomas de temperatura aleatorias, las mamparas de separación entre trabajadores y clientes en los centros de atención, las limpiezas profundas y exhaustivas en los espacios de las estaciones y en el material móvil o el pago de los títulos de transporte con tarjeta, entre otros.

Comunicación

Si el reto fundamental es la recuperación de los viajeros y su confianza sobre el modo ferroviario y la seguridad que ofrece, una de las herramientas clave para tal tarea es la comunicación. Los operadores están diseñando campañas y acciones de comunicación encaminadas a tal fin.

Uno de los objetivos es el diálogo con los usuarios en base a encuestas en las que no solo se obtenga su valoración de determinados aspectos y necesidades, sino que también se capte su percepción del servicio y la dimensión emocional que los viajeros le otorgan al ferrocarril de cara a su aceptación como modo de transporte eficaz, seguro y saludable.