Portada:  Noticia de actualidad


Con la fase 0, ya se registra un incremento del 19 por ciento en la demanda

La Comunidad de Madrid ha diseñado una estrategia para la recuperación del transporte público basada en la última Encuesta de Movilidad y acorde con la demanda creciente de transporte público que se irá produciendo paulatinamente.


(11/05/2020)  

Tomando como referencia la limitación del aforo establecida por el Gobierno central en un 50 por ciento y la ocupación de dos personas por metro cuadrado, la red madrileña de transporte sólo podría asumir un 45 por ciento de la capacidad previa a la alerta sanitaria.

Para superar esa limitación, el ejecutivo autonómico ha diseñado distintas actuaciones. En primer lugar, se va a ofrecer el 100 por cien de la capacidad de transporte para garantizar el distanciamiento social, lo que se complementa con el uso obligatorio de mascarilla.

El Consorcio Regional de Transportes también estudia transformar en lanzaderas directas algunas de las líneas de autobús que recorren los ejes principales y tienen mayor demanda, incrementar la oferta en los tramos de mayor intensidad y en las paradas con más demanda y reforzar algunos de los tramos más utilizados de conexiones ferroviarias con líneas de autobús que repliquen su recorrido.

 

 

Teletrabajo

Además, se van a promover y potenciar planes de movilidad al trabajo, especialmente en grandes empresas, y el escalonamiento de la hora punta, para que los viajeros se distribuyan de forma más homogénea a lo largo del día. Entre las propuestas están el fomento del teletrabajo, la flexibilización de horarios, la reducción de las jornadas partidas, y el uso de los servicios y el comercio de proximidad.

El gobierno regional ha propuesto al Ministerio de Transportes que en las fases iniciales de la desescalada se priorice el transporte público en hora punta a los viajes que obedezcan a razones laborales o médicas.

Además, la Consejería de Transportes ha trasladado a la Dirección General de Función Pública de la Comunidad de Madrid la necesidad de limitar la movilidad a lo estrictamente imprescindible durante el período de progresiva incorporación de los trabajadores a sus puestos de trabajo.

Otro de los objetivos de la estrategia es reducir la movilidad en vehículo privado en las áreas metropolitanas, facilitando aparcamientos disuasorios, implantando lanzaderas desde los puntos de intermodalidad y fomentando, a través de los ayuntamientos, la movilidad peatonal o en bicicleta.

Big data

Adicionalmente, el Consorcio Regional de Transportes está realizando un estudio con tecnología big data para monitorizar el movimiento de dos millones de teléfonos móviles en la región, lo que proporcionará una imagen fidedigna de la movilidad real para poder planificar mejor la desescalada.