Portada:  Noticia de actualidad


El accidente del puente del Estanguet

Hoy viernes se cumplen cincuenta años del accidente que interrumpió el servicio internacional por el paso aragonés de Canfranc. Más tiempo del que estuvo en funcionamiento la línea internacional entre 1928 y 1970.


(27/03/2020)  

El viernes 27 de marzo de 1970, el mercancías RO 7673 Pau-Canfranc con las locomotoras BB 4227 y 4235 remolcando diez vagones de maíz, salió de Pau alrededor de las 7.30, tras la llegada del “Mercancías con viajeros” 4892 a Pau, a las 7.24.

Hacia las 8.50 pasó por Bedous y poco después de las 9.00 por Lescun-Cette-Eygun. Sobre las 9.10 quedó detenido a la salida del túnel de Sens, punto kilométrico 285,5 y unos quince minutos más tarde descarriló en el Puente de L’Estanguet, punto kilométrico 280,644, derribándolo.

Al salir de Lescun-Cette-Eygun, el tren afrontó una rampa de 35 milésimas quedando detenido por patinaje sobre los carriles helados y la escasez del suministro de energía, debido a que la subestación de Urdos no funcionaba habitualmente, lo que suponía frecuentes caídas de tensión entre Bedous y Forges d'Abel, en donde se encontraban las dos subestaciones del trayecto, demasiado distantes, veinticuatro kilómetros de duro perfil.

En los areneros de las locomotoras, la arena estaba apelmazada por la humedad. Los maquinistas bajaron del tren para asegurarlo, colocando guijarros bajo las ruedas que, al ser aplastados por el tren, permitirían una adherencia mínima para poder reanudar la marcha una vez restablecido el suministro de electricidad a la catenaria.

Al descender de la locomotora, los maquinistas enfrenaron el tren con el freno reostático pero dada la insuficiencia de tensión, no fue suficiente. No se sabe si también accionaron el freno principal y falló o si no lo accionaron. El resultado es que el tren, sin frenos o con frenos insuficientes o defectuosos derivó pendiente abajo permitiendo apenas saltar a los maquinistas.

 

Sin control

El tren, sin control, volvió a pasar por la estación de Lescun-Cette-Eygun, seguramente a unos 100 km/h incluido el paso a nivel automático de la carretera. El jefe de Lescun llamó a Bedous mientras los maquinistas pararon un coche para tratar de alcanzar su tren en algún punto de la línea.

5 kilómetros al norte la línea cruzaba la gave d’Aspe, por el puente metálico de l’Estanguet de unos 40 metros de longitud. Al entrar el tren en el puente, en curva cerrada, desequilibrado por la elevada velocidad, alguno de los vagones tropezó con la estructura del puente, desestabilizándose todo el convoy y derrumbando el puente. Antes había franqueado el túnel de Sens (384 metros), el puente de Eygun (30 metros), el túnel de Broca (621 metros formando una “S” de 200+400 metros, la estación de Lescun-Cette-Eygun y 1,4 kilómetros más hasta llegar al puente de l’Estanguet.

Al haber abandonado el tren, los maquinistas se salvaron, por lo que no hubo víctimas, sólo el puente, el material rodante y la carga de los vagones, maíz, aprovechado por los cerdos de las granjas vecinas.

Más información en el nº 649 de Vía Libre  y en el blog  Viajando en Tren de Alfonso Marco