Operadores:  Noticia de actualidad


Han recorrido el tramo de 800 metros que discurre desde el viaducto del Salto del Carnero hasta el punto de conexión física del tranvía con la línea de ferrocarril Sevilla-Cádiz

Las pruebas dinámicas del tranvía de la Bahía de Cádiz por la zona mixta o de transición en Río Arillo (San Fernando) concluyen hoy, una vez completadas el número de circulaciones que se habían previsto con el organismo certificador, Cetren. Esta entidad, en colaboración con CAF, fabricante del material móvil, es la que ha llevado a cabo todo el proceso de evaluación para la homologación final por parte de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria.


(13/03/2020)  

Estos ensayos, que comenzaron el pasado 19 de febrero, han recorrido el tramo de 800 metros que discurre desde el viaducto del Salto del Carnero, que salva la autovía CA-33 y la línea férrea, hasta el punto de conexión física del tranvía con la línea de ferrocarril Sevilla-Cádiz en Río Arillo.

Estas circulaciones se pudieron iniciar una vez concluidos los desvíos para la conexión física del tranvía y la Red Ferroviaria de Interés General (RFIG) en Río Arillo, así como la implantación de sistemas e instalaciones. Hasta ese día, las pruebas se habían circunscrito a los 14 kilómetros de plataforma tranviaria desde Talleres y Cocheras del Polígono Industrial Pelagatos, en Chiclana de la Frontera, hasta el intercambiador de La Ardila, en San Fernando.

Las circulaciones por la zona de transición, con cambio de tensión eléctrica de los 750 voltios del trazado tranviario a los 3.000 voltios del ferroviario, han comprendido las pruebas de funcionalidad, optimización, cortocircuito y fiabilidad. Aunque ya se han efectuado el número de circulaciones previstas por Cetren, estos ensayos se prolongarán durante el día de hoy en horario diurno, en virtud de la autorización de Adif, ya que las llevadas en semanas anteriores se realizaron en horario nocturno.

Próximas pruebas

Una vez se completen las pruebas en zona mixta, Cetren podrá concluir su informe sobre las pruebas de la homologación final, que ya habían acumulado más de 30.000 kilómetros por las vías férreas del norte de España, al objeto de que puedan ser informadas favorablemente a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria. La homologación del material móvil es un proceso imprescindible para trenes nuevos como este tranvía, que es un prototipo fabricado expresamente para la explotación de este sistema híbrido y pionero en España.

En paralelo, la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, responsable del tranvía de la Bahía de Cádiz, está trabajando para obtener la autorización de Adif para las pruebas dinámicas desde la bifurcación de Río Arillo hasta la estación de ferrocarril de Cádiz capital, en Plaza de Sevilla.

Se trata de un recorrido de 10 kilómetros de vía férrea, que compartirán el tranvía y los servicios operados por Renfe. Por su parte, en el trazado tranviario se avanza en la fase de pruebas de integración, es decir, con la interacción del tranvía en marcha y los sistemas e instalaciones implantados, a la que seguirán pruebas de robustez y la última fase o chequeo, que serán las denominadas marchas en blanco (simulación de circulación comercial sin viajeros).