Infraestructuras:  Noticia de actualidad


El túnel de ancho estándar entre Chamartín y Atocha entrará en servicio en el segundo trimestre de este año

Ayer se presentó el concurso internacional para la transformación integral de la estación de Madrid Chamartín,  y su integración urbana, con un importe global de licitación de 29,4 millones de euros, y cuyo objetivo es ofrecer la máxima calidad en los servicios a prestar a los cerca de 42 millones de viajeros anuales previstos para 2040.


Concurso internacional para la remodelación de la estación de Chamartín
 
Acto de presentación del Concurso Internacional
 
 

(28/02/2020)  

El concurso contempla la redacción de los proyectos de remodelación y actualización del complejo ferroviario, así como la urbanización del entorno, que serán la base para el posterior desarrollo de las obras. En la presentación, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, aseguró que la nueva estación de Chamartín será el mayor ejemplo europeo de estación sostenible, conectada y favorecedora del encuentro y la convivencia y que va a revolucionar la concepción tradicional de estación ferroviaria meramente funcional. 

Ábalos ha resaltado que la esta remodelación integral de la estación se suma la licitación, en los próximos meses por valor de 272 millones de euros de las obras de una primera ampliación tanto del vestíbulo de la estación como de las vías destinadas a los servicios de alta velocidad. Esta actuación contempla la ejecución de cuatro vías y dos andenes de ancho estándar, lo que supone doblar el número de vías y andenes que actualmente se destinan a la alta velocidad en la estación. También está previsto poner en servicio en el segundo trimestre de este año el túnel de ancho estándar entre Chamartín y Atocha, clave para el éxito de la liberalización ferroviaria de viajeros.

Jurado

El concurso internacional contará con un jurado compuesto por miembros del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, de Adif, y Adif Alta Velocidad, Distrito Castellana Norte, la Administración local y autonómica y de colegios profesionales, con especialistas y profesionales de la arquitectura, la ingeniería y el urbanismo, como disciplinas más destacadas del proyecto.

Así, se podrá garantizar una unidad de imagen en todo el conjunto y una solución arquitectónica a la altura de la relevancia de la actuación y vanguardista en cuanto a funcionalidad tanto ferroviaria como del resto de usos, sostenibilidad, diseño, integración urbana y accesibilidad.

El ganador del concurso deberá diseñar una nueva terminal de acceso a los andenes en la cabecera norte, con sus usos urbanísticos asociados al ferroviario  como servicios al viajero, oficinas de las empresas ferroviarias y aparcamientos, y sus correspondientes zonas de acceso rodado y peatonal, además de un nuevo viario urbano perimetral que garantizará la perfecta accesibilidad peatonal y rodada a la estación, desde todas las fachadas, así como su integración en la trama urbana.

Proyecto

La ejecución del proyecto implicará una total y profunda remodelación de la estación, que deberá responder a las necesidades ferroviarias plasmadas en el Estudio Informativo y a las necesidades de movilidad de la ciudad. Uno de los objetivos estratégicos de esta actuación es que el nuevo complejo ferroviario y de servicios se convierta en pieza principal del desarrollo urbano, y que la nueva estación de Chamartín sea icono principal y motor de desarrollo económico y social de Madrid.

El pliego incorpora las conclusiones de una consulta preliminar de mercado realizada en 2019 entre diferentes agentes afectados  como organismos públicos, colegios profesionales, consultoras, etcétera, destinada a conocer las necesidades y los posibles nuevos planteamientos de transporte, como la progresiva implantación del vehículo eléctrico y compartido o la micromovilidad.

Futuro de Chamartín

Desde su entrada en servicio en 1975, la tipología de los tráficos ferroviarios en Chamartín ha evolucionado notablemente. Actualmente la estación es un punto neurálgico de la red de Cercanías de Madrid, y, además, da servicio a trenes de media y larga distancia, tanto convencionales como de alta velocidad. A todo ello se sumará la liberalización del transporte ferroviario de viajeros, que permitirá la llegada de nuevos operadores ferroviarios a la red.

Este proceso supondrá un incremento de la oferta como de la demanda de servicios ferroviarios, especialmente en el ámbito de la alta velocidad, para lo que se ha previsto un ambicioso plan de trabajo, en el marco del Estudio Informativo para que Chamartín pueda absorberlo al tiempo que se mejora la calidad del servicio.

Actuaciones

La planificación establecida contempla actuaciones en materia de alta velocidad, y Cercanías, y cuando el proceso de transformación se haya completado, la estación contará con trece vías y siete andenes de ancho ibérico y dieciocho vías y nueve andenes de ancho internacional. Todas las vías serán pasantes hacia el norte y el sur del país, convirtiéndo la estación en punto clave de paso e intercambio de una única red transversal de alta velocidad española.

La nueva estación, gracias al nuevo túnel de ancho estándar que la conectará con Atocha, actualmente en fase de pruebas, potenciará la explotación y conexión directa de las líneas del Norte del país con las que proceden del Sur y del Mediterráneo y atenderá las necesidades de los viajeros, las necesidades operativas del administrador ferroviario y las necesidades comerciales de los operadores ferroviarios e inmobiliarios.

La necesidad de mantener en todo momento el tráfico ferroviario durante las actuaciones y la exigencia de coordinación con las obras de urbanización del entorno y con las actividades de los operadores inmobiliarios, condicionan una planificación en numerosos proyectos sucesivos.

Fases

El Concurso internacional  de ha dividido el concurso en dos fases. La primera para seleccionar hasta un máximo de diez equipos que acrediten la necesaria solvencia técnica y económica para realizar los trabajos y la segunda de presentación de propuestas de forma anónima para la transformación de la estación. El jurado, basándose en criterios técnicos, funcionales y económicos, decidirá el equipo seleccionado para su contratación por Adif AV.

El desarrollo del contrato se dividirá, a su vez, en dos etapas. En la primera, Adif AV contratará, por un importe máximo de 4,6 millones de euros la redacción de los anteproyectos necesarios para planificar toda la actuación ferroviaria y la relativa a la edificabilidad terciaria del ámbito urbanístico, con la participación y cofinanciación de Distrito Castellana Norte.

El anteproyecto general de la actuación integrará el anteproyecto arquitectónico de los 180.000 metros cuadrados edificables de uso terciario previstos en el planeamiento urbanístico. En la segunda etapa, Adif AV podrá encargar, mediante contratos específicos posteriores y hasta un importe máximo de 24,8 millones de euros la elaboración de los todos los proyectos necesarios que se deriven de la planificación realizada en la primera etapa, según las condiciones económicas y técnicas establecidas en los pliegos de la licitación.

El periodo hasta la adjudicación del contrato, teniendo en cuenta sus especiales características, se podrá prolongar durante un año el plazo de ejecución de las actuaciones previstas en el contrato es de 72 meses.