Portada:  Noticia de actualidad


Los principales operadores se han reunido para buscar soluciones contra el vandalismo y los actos incívicos en trenes, metros y tranvías

El Observatorio del Civismo en el Transporte Ferroviario  ha celebrado su vigesimoprimera edición la pasada semana en Mallorca. El vandalismo grafitero ha sido señalado por los operadores como el principal problema en el ámbito de la seguridad, con crecientes implicaciones sociales, medioambientales, laborales y económicas.


(18/02/2020)  

El balance presentado muestra que en 2019 se registraron un total de 4.962 pintadas de trenes y tranvías, lo que equivale a 13,6 pintadas diarias. Estos ataques a trenes e instalaciones son el mayor problema en el ámbito de la seguridad. Se trata de una actividad delictiva organizada, vandálica, agresiva y reincidente en la que los operadores se enfrentan a diario.

Además, al coste económico hay que sumar el medioambiental que provoca la eliminación de la pintura en las cocheras, el coste de las actuaciones judiciales y las alteraciones e interrupciones en el servicio que los usuarios pueden soportar por hecho de que, a veces, las pintadas dejan inutilizadas temporalmente algunas unidades.

Medidas

Como medidas para atajar el problema, al margen del incremento de seguridad en las instalaciones de cada uno de los operadores ferroviarios, el Observatorio plantea:

- Homogeneizar el criterio de protección de los medios de transporte ferroviario por parte de los diferentes poderes legislativo, ejecutivo y judicial, administraciones y actores.

- Tipificar un nuevo ilícito penal específico para los daños ocasionados en los medios de transporte público, atendiendo a su impacto social, ambiental y económico. Un grafiti realizado en un tren no es un deslucimiento, sino un daño cuyos efectos requieren de mucho más que su mera limpieza.

- Estrechar la colaboración en la investigación policial con el máximo apoyo de la fiscalía, así como la eficacia de las denuncias penales y administrativas, para que los vándalos sean condenados y sancionados de acuerdo con la gravedad de los hechos cometidos.

- Dar a conocer la realidad del fenómeno del vandalismo ferroviario a la opinión pública y las instancias competentes, ya que se trata de un problema de interés general que no es una expresión artística sino una actividad delictiva organizada, vandálica, agresiva y reincidente.

- Concienciar sobre la gravedad de este tipo de conductas ante la opinión pública por medio de acciones de formación y sensibilización que busquen la buena convivencia y el respeto por el bien y el servicio público, y especialmente entre el segmento de población más joven.

Observatorio

Creado en 2012, el Observatorio agrupa a los principales operadores ferroviarios, Renfe Operadora, Metro de Madrid, Transportes Metropolitanos de Barcelona, Tram de Barcelona, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana, Metro Bilbao, Metro de Sevilla, Metro de Málaga, Serveis Ferroviaris de Mallorca, Euskotren, Metropolitano de Tenerife, Tranvías Urbanos de Zaragoza, Metropolitano de Granada y Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, que coordina la Secretaría Permanente.

El Observatorio tiene la misión de analizar, evaluar y proponer medidas dirigidas a disminuir o erradicar los comportamientos incívicos o delictivos en las instalaciones ferroviarias y, además, tiene la vocación de contribuir a las políticas públicas de reducción de las conductas incívicas o delictivas que se producen en el ámbito de la prestación de servicios públicos esenciales, como es el transporte por ferrocarril y tranviario, de especial sensibilidad para la colectividad.