Portada:  Noticia de actualidad


Para completar la actuación de mejora de la accesibilidad de dicha estación falta la instalación de los ascensores, prevista para finales de marzo

Ayer se puso en servicio la pasarela peatonal sobre el ferrocarril de la estación de Kurtzea-Lezama, en la línea Matiko-Lezama que opera Euskotren. La nueva pasarela dota a los usuarios de un acceso directo entre los dos andenes de la estación, mejorando la accesibilidad de la misma, que antes solo disponía de un paso subterráneo por el exterior.


(13/02/2020) Para completar la actuación, aún falta la instalación de los ascensores, prevista para finales de marzo, pero se ha decidido abrir la pasarela peatonal para acortar el camino alternativo.

Las obras de renovación de la estación de Kurtzea-Lezama se enmarcan en los trabajos de homogeneización desarrollados hace unos años en varias terminales del Txorierri pertenecientes a la línea 3 del metro de Bilbao, que hasta entonces eran dispares y no respondían a un mismo criterio de diseño y funcionalidad.

Desde entonces, el acceso a la estación de Kurtzea-Lezama se puede realizar desde la carretera BI-737 y desde las proximidades del número 144 del barrio Aretxalde que, en ambos casos, cuentan con una rampa y escaleras. Sin embargo, hasta la apertura de la pasarela, la conexión de un andén a otro se hacía a través de un paso subterráneo que, además de constituir un punto negro, no era accesible para personas con movilidad reducida. Dicho paso inferior se ha suprimido mediante rellenos.

Descripción de la actuación

Los trabajos para mejorar la accesibilidad de la estación de Kurtzea-Lezama han contado con un presupuesto de 446.000 euros y han consistido en la excavación de las tierras existentes para la generación del hueco de los fosos inferiores de los ascensores, así como para la ejecución de muros de contención y cimentaciones de los apoyos del foso. Los elevadores panorámicos que se van a instalar contarán con capacidad para ocho personas (630 kg), conexión telefónica y un sistema de videovigilancia.

Las escaleras anexas a los ascensores están unidas por la pasarela recién estrenada —de 12 metros de longitud, con iluminación nocturna—, que permite salvar las vías del tren, conectando los dos andenes por el exterior de la estación de manera accesible y mejorando la movilidad en el entorno.