Portada:  Noticia de actualidad


El contrato cuenta con un importe de licitación de 5,77 millones de euros y un plazo de ejecución de dieciocho meses

Adif Alta Velocidad continúa avanzando en el proceso de contratación de la redacción de los proyectos necesarios para la ampliación de la estación de Barcelona Sants, tras la apertura el miércoles pasado de las ofertas económicas presentadas por las empresas interesadas. En total se han presentado trece ofertas para optar a este contrato, que cuenta con un  importe de licitación de 5,77 millones de euros y un plazo de ejecución de dieciocho meses.

.


Trece ofertas para la redacción de los proyectos de ampliación de la estación de Barcelona Sants
 
 
 

(22/11/2019)  

El contrato en licitación, que combinará labores de arquitectura e ingeniería, comprende la consultoría y asistencia técnica para la redacción del anteproyecto de ampliación y mejora de la estación de Barcelona Sants, integrada en el nuevo modelo de ciudad, así como del proyecto de construcción para la reordenación y transformación del edificio de viajeros y la remodelación de la plaza dels Països Catalans. Ambos documentos se desarrollarán de forma simultánea y coordinada.

El alcance de los trabajos objeto de este contrato, que están recogidos en los pliegos técnicos del Concurso, es fruto de la colaboración entre Adif Alta Velocidad y el Ayuntamiento de Barcelona. En este sentido, está prevista la firma de un protocolo de colaboración específico, con el objeto de continuar con la colaboración que ambas Administraciones han venido manteniendo.

Características del anteproyecto de ampliación y mejora de la estación

El anteproyecto debe atender los nuevos condicionantes ferroviarios que debe afrontar Adif, entre los que destacan la adaptación de las necesidades del vestíbulo de la estación a la demanda de la actual explotación y a la derivada de la inmediata liberalización del transporte de viajeros, la adecuación de la edificabilidad prevista en el Plan Especial de Urbanización y la resolución de la mejor ubicación posible para los núcleos de comunicación vertical entre la infraestructura, con una adecuada integración con la red de espacios de uso público del entorno, así como el análisis y resolución del cumplimiento de la normativa vigente en diversos aspectos, como seguridad e interoperabilidad.

Asimismo, en el anteproyecto se deberán recoger los nuevos condicionantes urbanos del Ayuntamiento de Barcelona para dar respuesta al nuevo modelo de ciudad. En líneas generales, estos se resumen en la creación de un intercambiador intermodal de conexión vertical en el lado montaña, la recuperación del espacio público del entorno, una vez reducido el tráfico rodado y el efecto rotonda de la estación, el estudio compositivo del conjunto de las fachadas de la estación, que permita el desarrollo de una imagen coherente y renovada de la estación, y la implantación de un reparto de la edificabilidad correspondiente a Adif Alta Velocidad, pendiente de ejecución, con un modelo equilibrado con las tramas urbanas circundantes.

Por tanto, en el anteproyecto se concretará una solución global a largo plazo que permita aunar los intereses de ambas Administraciones, analizando en cada solución que se plantee —tanto de las fases intermedias como de la solución final—, las repercusiones a nivel económico, constructivo, funcional y administrativo. De esta forma, se facilitará la toma de decisiones y el acuerdo entre Adif Alta Velocidad y el consistorio barcelonés, además de otros organismos implicados en la actuación.

Proyecto de construcción

En cuanto al proyecto de construcción, éste deberá ser coherente con el anteproyecto de ampliación y definirá una parte del mismo donde la intervención necesaria para el servicio ferroviario es más urgente, determinando la transformación del vestíbulo de la estación al incorporar una nueva sala de embarque de alta velocidad mediante el crecimiento hacia la plaza dels Països Catalans. Esto permitirá, por una parte, la separación de flujos para afrontar los nuevos tráficos ferroviarios y, por otra, incorporar al discurso del proyecto la plaza como acceso principal y conexión con la ciudad.

Con estas actuaciones se persigue mejorar la gestión de los flujos de los viajeros y reordenar el espacio interior del vestíbulo, potenciando la intermodalidad. En lo que respecta al exterior de la estación, la solución busca procurar el crecimiento de la misma entendido como una aproximación hacia la ciudad y su espacio público, al integrar la plaza dels Països Catalans, así como proyectar una nueva fachada que será la nueva imagen de la estación, compatible con la nueva visión y modelo de ciudad. Todo ello garantizando el correcto funcionamiento de la estación en su conjunto, incorporando las nuevas tecnologías y teniendo en cuenta la perspectiva de la arquitectura de género.