Portada:  Noticia de actualidad


Se ha instalado en la estación de Can Cuiàs de la línea 11

Metro de Barcelona está probando un nuevo modelo vertical de puerta de andén pionero en el mundo para mejorar la seguridad en las estaciones y favorecer la regularidad del tráfico de trenes.


Metro de Barcelona prueba una nueva puerta de andén vertical
 
 
 

(06/06/2019) La prueba piloto, iniciada el pasado mes de mayo, es fruto de la colaboración de TMB y un conglomerado de empresas e instituciones tecnológicas de Corea del Sur encabezado por S Traffic.  El proyecto piloto se ha puesto en marcha en uno de los dos andenes de la estación de Can Cuiàs, de la línea 11 , situada en el término municipal de Montcada i Reixac, en el área metropolitana de Barcelona.

En en el andén de la vía 1, que normalmente no se utiliza para el tráfico de pasajeros, se han montado dos módulos de puertas automáticas verticales de S Traffic, sobre las que se harán durante al menos seis meses, las pruebas de fiabilidad e integración operativa y, si son favorables, las de funcionamiento comercial con pasajeros. Los trenes de la línea 11 que intervendrán en las pruebas, son uniades de la serie 500 de dos coches con capacidad para unas trescientas personas.

Características

Las puertas de andén verticales consisten en una estructura vertical fija con unas guías por donde se deslizan dos paneles rígidos transparentes con un funcionamiento similar al de una persiana: se despliegan hacia abajo para establecer una barrera física de cerca de 160 centímetros de altura entre el tren y el borde el andén, o se pliegan hacia arriba para dejar pasar los viajeros que entran y salen del tren. Están concebidas para un accionamiento automático, sincronizado con el paso de los convoyes.

Las puertas verticales ofrecen espacios de paso mucho más anchos, superiores a los siete metros, y, por tanto, no es necesario que los trenes hagan paradas de alta precisión, ni que todos los trenes tengan exactamente la misma distribución de puertas. Por este motivo son adecuadas para una gran variedad de líneas, incluso las que combinan trenes de series diferentes, como ocurre en algunas del metro de Barcelona.

Además se instalan más rápida y fácilmente, lo que reduce los requisitos de refuerzo estructural y las afectaciones al servicio durante la instalación, y tienen un coste de mantenimiento inferior al tener menos elementos mecánicos.