Portada:  Noticia de actualidad


Los aspectos mejor valorados son la seguridad en el trayecto, la accesibilidad al tren y la señalización

Los usuarios han otorgado una valoración de 8,23 puntos sobre 10 al servicio global de transporte del Tram de Alicante, de acuerdo con los resultados del Índice de Satisfacción al Cliente (ISC) 2018, realizado entre septiembre y octubre, tras efectuar 1.514 entrevistas entre los viajeros mayores de quince años de las tres líneas de tranvía, la del tren-tram y la del tren diésel, con un margen de error de +2,52 por ciento y un intervalo de confianza del 95,5 por ciento.


Los viajeros del Tram de Alicante valoran el servicio con 8,23 puntos
 
 
 

(14/12/2018) El porcentaje de usuarios que se considera “satisfecho” con el servicio que se presta es del 94,7 por ciento, mientras el que lo califica de “regular” es del 3,8 por ciento, y solo el 1,6 por ciento “rechaza” dicho servicio.

La valoración por líneas señala que la L1 (Luceros-Benidorm) se sitúa a la cabeza de trayectos mejor valorados, con una puntuación de 8,33. Le siguen la L2 (Luceros-Sant Vicent del Raspeig) con 8,30, la L4 (Luceros-Plaza de La Coruña) con 8,29 y la L9 (Benidorm-Denia) con 8,15 puntos. Las encuestas en esta línea se han producido mayoritariamente entre Benidorm y Calpe, al estar cerrado por obras de modernización el servicio desde Calpe hasta Denia, trayecto que se realiza actualmente en autobús. Cierra la clasificación la L3 (Luceros-El Campello), con 7,93 puntos.

El Tram de Alicante registró durante el pasado año un total de 10.505.637 usuarios en sus líneas de tranvía, tren-tram y tren diésel, lo que supone un incremento del 0,70 por ciento con respecto a la demanda registrada el año anterior. El tranvía alicantino continúa así con el progresivo incremento de viajeros de los últimos ejercicios y vuelve a superar los diez millones de viajeros.

Los resultados obtenidos también son consecuencia de medidas como la no subida de tarifas en los años 2016, 2017 y 2018, la celebración del Día sin Coche, ofreciendo servicio gratuito, o la programación de servicios nocturnos especiales —como en Navidad—, a los que se suman los ya tradicionales servicios adicionales de Hogueras o el Castell de l`Olla.      

Aspectos mejor y peor valorados

De entre las diecinueve variables valoradas por los viajeros en la encuesta del ISC, relacionadas con el servicio que presta el Tram en Alicante y su área metropolitana, nueve rebasan los 7 puntos de calificación y diez sobrepasan los 8 puntos.

Los aspectos del servicio mejor valorados por los usuarios son seguridad en el trayecto (8,83), accesibilidad al tren (8,81), señalización (8,73), facilidad y rapidez a la hora de adquirir el título de transporte en la estación (8,60) y amabilidad/atención de empleados (8,52).

Entre los factores menos valorados —si bien todos ellos registran valores superiores a los siete puntos— destacan la masificación (7,27), frecuencia de paso (7,36), seguridad y presencia de guardas de seguridad (7,48), rapidez (7,80) y el precio (7,83). Este último aspecto, el importe del billete, que históricamente constituía la principal queja de los usuarios, pasa al quinto lugar.

Perfil del viajero

Según el informe de este año, el número de mujeres que utilizan los servicios del Tram de Alicante suponen el 57,7 por ciento del total de viajeros, frente al 42,3 por ciento de hombres. En cuanto a la edad, la media se sitúa en torno a los 34 años, siendo el segmento de la población de entre 20 y 29 años el más significativo, con el 33 por ciento. El porcentaje de este tramo de edad se eleva en la L2 hasta el 42,1 por ciento, debido a su utilización por parte de los universitarios.

El 59,77 por ciento de los usuarios del Tram ha realizado estudios secundarios, un 25,2  por ciento posee formación universitaria y un 15,1 por ciento ha efectuado estudios básicos.

El nivel socioeconómico mayoritario es el “medio”, con el 58,9 por ciento de los viajeros, seguido del “medio-bajo”, con el 16,5 por ciento, el “alto”, con el 15,2 por ciento, el “medio-alto”, con el 8,3 y el “bajo”, con el 1,1 por ciento.

En cuento a la ocupación, un 48,2 por ciento de los viajeros son trabajadores por cuenta ajena, el 34,7 por ciento son estudiantes, el 5,2 jubilados o pensionistas, el 5 por ciento se encuentra en situación de paro laboral, el 3,6  por ciento se declara ama de casa y el 3,4 son empresarios autónomos.