Portada:  Noticia de actualidad


El Parlamento Europeo presenta una reforma que pone el foco en las personas con discapacidad y en compensaciones más altas por retrasos

Los eurodiputados votan mañana jueves las nuevas reglas de protección de los derechos de los ciudadanos que viajan en ferrocarril en la Unión Europea. La reforma propuesta por el Parlamento contempla más ayudas para las personas con discapacidad y compensaciones más altas en caso de retrasos en los viajes.


(14/11/2018)  

La propuesta, aprobada por la comisión de Transporte el 9 de octubre, (ver noticia),cubre desde la mejora de la accesibilidad de las personas con movilidad reducida en el transporte hasta el aumento de la información proporcionada por las compañías ferroviarias.

El Parlamento quiere que la reforma se aplique a todos los servicios, privados y públicos, nacionales e internacionales. Los puntos más destacados de la reforma son los siguientes:

- Mejora de los derechos de las personas con discapacidad o movilidad reducida, de manera que todas las empresas ferroviarias europeas tendrán la obligación de garantizar asistencia gratuita a las personas con discapacidad o movilidad reducida. También deberán garantizar la compensación total por los equipos de movilidad perdidos o dañados y por los animales de servicio perdidos o heridos.

- Indemnizaciones por retrasos. En caso de retrasos de más de dos horas, los pasajeros podrán pedir la indemnización del importe íntegro del billete o realizar el viaje y solicitar el reembolso parcial. Las compensaciones variarán según el tiempo del retraso. Actualmente un retraso de entre sesenta y 120 minutos, supone la devolución del 20 por ciento del precio del billete, y un retraso de más de ciento veinte, del 50 por ciento. Con la nueva norma, los retrasos de entre sesenta y noventa minutos, supondrán el 25 por ciento del precio del billete, aquellos que estén entre los noventa y los ciento veinte minutos, el 75 por ciento y los que superen los 120, supondrán la devolución íntegra del precio del billete.

- Aplicación de las normas en toda la Unión Europea. Sólo cinco países aplican correctamente las normas actuales sobre los derechos de los pasajeros de tren. El resto aplica excepciones al reglamento en los servicios urbanos, suburbanos y regionales, y en los trayectos donde una parte significativa del viaje es fuera de la Unión. Los eurodiputados piden que los Estados miembros dejen de aplicar las excepción como máximo un año después de que las nuevas reglas entren en vigor.

- Más información y transparencia. Las operadoras tendrán que proporcionar más información a los viajeros sobre las normas existentes. Así, deberán explicar detalladamente en los billetes los derechos de los pasajeros. También tendrán que ser más transparentes sobre los plazos y la forma de tramitar las reclamaciones.

- Mejoras en el acceso para bicicletas. El Parlamento considera que la mayoría de los trenes no cuentan con espacios adecuados para las bicicletas y, para fomentar su uso, pide áreas específicas donde puedan colocarse.