Portada:  Noticia de actualidad


Las medidas permitirán reducir un 20 por ciento el uso del coche privado en los desplazamientos

El Plan Director Sectorial de Movilidad de las Islas Baleares 2019-2026 (PDSM) que ahora se somete a información pública, planifica y ordena la movilidad y se propone responder a la demanda con una apuesta decidida por el transporte público. 


(22/06/2018)  

El Plan Director Sectorial de Movilidad de las Islas Baleares 2019-2026 (PDSM) presentado en una reunión del Consejo Balear de Transporte, ha sido elaborado con la idea de involucrar a todas las administraciones en un proyecto que contempla como objetivo principal, la descongestión de la red viaria en las cuatro islas.

El objetivo es que, en los próximos ocho años, descienda el uso del vehículo privado sin ampliar la red vial, disminuyendo la contaminación y mejorando de la eficiencia energética. Según la Consejería de Territorio, Energía y Movilidad, actualmente el 56 por ciento de los desplazamientos en Baleares se hacen en vehículo privado y la intención del Plan es reducir este porcentaje hasta el 36 por ciento. 

En la presentación del Plan, el Gobierno balear ha destacado, como pilares del proyecto, la mejora del servicio de transporte público y un progresivo cambio de paradigma en la movilidad en el que la utilización del coche privado debe perder peso en favor del transporte colectivo u otros modos de transporte alternativo. La consejería ha subrayado, además, que se trata de un plan global y que, para que se pueda llevar a cabo, es fundamental tener una visión de conjunto y contar con la colaboración institucional. 

Medidas 

El Plan Sectorial de Movilidad establece medidas par reducir la utilización del coche, como la creación de aparcamientos disuasorios en el anillo externo de los núcleos urbanos o de cincuenta kilómetros de carriles bus-VAO en las principales vías, entre otros, para que sea más rápido ir en autobús que en coche privado.

Más de la mitad de los desplazamientos de los residentes en Baleares (2,6 millones en un día laborable), se hacen en coche. Además, el 69 por ciento de estos desplazamientos tienen su origen y destino en el mismo municipio. Respecto de los turistas (con 1,3 millones de desplazamientos diarios de media en el mes de julio), el 34,5 por ciento emplean el coche.

El Plan también debe permitir cambiar el peso de cada modo de transporte dentro del conjunto de desplazamientos y que pase a ser un 13 por ciento en transporte público; un 42 por ciento a pie y un 9 por ciento en bicicleta, reduciendo así el peso del coche del 56 al 36 por ciento.

Red ferroviaria

Las líneas de actuación del Plan se concretan en la ampliación de la red de transporte público, centrada en la mejora del transporte colectivo por carretera y la planificación del nuevo mapa ferroviario que complete la red y que será un instrumento clave para contribuir a disminuir la presión que hoy sufren algunas de las arterias de acceso a Palma.

La nueva red permitirá resolver la congestión de los accesos a Palma y su área metropolitana. En este sentido, se plantea desarrollar la línea de "Migjorn", de Palma a Llucmajor; el Trambadia desde Palma hasta el aeropuerto, e integrar el metro en la red urbana de Palma, con la ampliación de la línea en el Parc Bit y Son Espases, como actuaciones prioritarias.  Líneas de tren a Alcudia,  Artá y Cala Rajada, la ampliación en una segunda fase de la línea de Migjorn hasta Campos y Felanitx, y el tranvía hasta Santa Ponça completarán el mapa ferroviario. 

Además, el Plan apuesta por la integración tarifaria de todas las islas, la ordenación de los sistemas de transporte público para dotar a todos los municipios de un mínimo de cuatro comunicaciones diarias con la capital de cada isla y con el hospital, y un título social en la tarjeta de transporte para las rentas más bajas.