Portada:  Noticia de actualidad


Los trabajos que se reanudarán habían quedado a un nivel de ejecución del 65 por ciento

La Junta de Andalucía autorizó ayer a la Agencia de Obra Pública la contratación de las obras finales del tramo Renfe-Guadalmedina del Metro de Málaga, que darán continuidad a las dos líneas del suburbano y permitirán su conexión con el centro de la ciudad.


Las obras pendientes del tramo Renfe-Guadalmedina del Metro de Málaga se iniciarán este verano
 
 
 

(30/05/2018) El proyecto, que también incluye la intervención arqueológica vinculada al trazado, tiene un presupuesto de 24,75 millones de euros y un plazo de ejecución de veintidós meses. En los próximos días, una vez concluida la evaluación de las ofertas recibidas, el órgano de contratación propondrá al licitador más ventajoso para la formalización de la adjudicación, lo que permitirá iniciar las obras este verano.

Este trazado fue objeto en 2015 de un proyecto de modificación, con un incremento del 26 por ciento del presupuesto para dar cobertura a necesidades sobrevenidas. Ante la renuncia de la empresa adjudicataria a culminarlo, se tramitó la redacción de un proyecto para la finalización de las obras pendientes, cuya contratación acaba de ser autorizada por la Junta de Andalucía. Los trabajos que se reanudarán habían quedado a un nivel de ejecución del 65 por ciento, mientras que las obras de la intervención arqueológica asociada encontraban desarrolladas al 72 por ciento.

La nueva licitación para la terminación del tramo incorpora todas las unidades de obra pendientes de ejecutar del anterior contrato, incluida la intervención arqueológica asociada a la Muralla Nazarí. Fundamentalmente consisten en la finalización de los túneles y del recinto de la estación subterránea de Guadalmedina, e incluyen la posterior urbanización y restitución de la superficie en la zona de Avenida de Andalucía.

Tramo Renfe-Guadalmedina

El tramo Renfe-Guadalmedina conecta el intercambiador de El Perchel-María Zambrano, –donde confluyen las líneas 1 y 2, en servicio comercial desde julio de 2014– con la antesala del centro histórico y turístico de la capital malagueña, donde actualmente se encuentra en ejecución el tramo Guadalmedina-Atarazanas, que se extiende hasta la Alameda Principal.

Tiene 713 metros de longitud y discurre soterrado en su integridad. Una de sus principales complejidades técnicas se deriva de la confluencia de las líneas 1 y 2, por lo que se dispone de dos túneles con doble plataforma de vía. La estación de Guadalmedina, cuya ejecución se incluye en el contrato autorizado ayer, consta de tres niveles y también albergará ambos ramales, con lo que permitirá a los usuarios acceder a las dos líneas.

Guadalmedina-Atarazanas y prolongación hasta el Hospital Civil

Además del desbloqueo de las obras para la finalización del tramo Renfe-Guadalmedina, la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía está desarrollando actualmente las obras que dan continuidad al tramo, en un trazado que discurre por el centro histórico entre Guadalmedina y Atarazanas, que se encuentra en el ecuador de su ejecución.

Asimismo, ya se encuentra redactado y aprobado el proyecto constructivo para la licitación de la prolongación de la línea 2 del metro malagueño desde Guadalmedina hasta el Hospital Civil y Materno Infantil. Este tramo supondrá una inversión en obras de 41 millones de euros y completará la red conforme a la solución consensuada entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga en 2013.

El nuevo trayecto Guadalmedina-Hospital Civil se interna en el distrito Bailén-Miraflores, en la zona norte de la capital, que constituye su cuarto ámbito más poblado, y contará con un trazado de 1,8 kilómetros, de los cuales dos tercios discurrirán en superficie, y cuatro paradas.

Los tramos Renfe-Guadalmedina, Guadalmedina-Atarazanas y extensión de la línea 2 hasta el Hospital Civil suponen el 19 por ciento de todo el trazado previsto del Metro de Málaga. Su terminación y puesta en servicio culminará la red diseñada con un total de 14,8 kilómetros de trazado y veintitrés estaciones y paradas, cuya demanda anual estimada es de 20,7 millones de usuarios.

Actualmente, las líneas 1 y 2 hasta El Perchel-María Zambrano, equivalentes al 81 por ciento de la red, transportan un total de 5,7 millones de viajeros y durante el pasado ejercicio registraron un crecimiento de la demanda del 10 por ciento.