Portada:  Noticia de actualidad


Con un importe global de 660,6 millones, correrá a cargo del arquitecto Rafael Moneo y está vinculado a un conjunto de actuaciones derivadas de la puesta en marcha del túnel de alta velocidad Atocha-Chamartín

Ayer tuvo lugar en Madrid la presentación de la segunda fase de las obras de ampliación y remodelación de la estación de Puerta de Atocha, que corrió a cargo del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y del arquitecto Rafael Moneo, diseñador del proyecto. Con una inversión de una inversión de 660,6 millones de euros y destinado a reestructurar, mejorar la explotación y aumentar la capacidad de la terminal madrileña, el proyecto de ampliación de la estación bajo la calle Méndez Álvaro, que permitirá la parada de trenes pasantes hacia la estación de Chamartín y a la inversa, lleva aparejadas una serie de actuaciones vinculadas en mayor o menor medida entrada en servicio del túnel en ancho estándar que unirá ambas terminales madrileñas. (Ver video)


Presentado el proyecto de la segunda fase de la ampliación y remodelación de la estación de Madrid Puerta de Atocha
 
 
 

(14/03/2018) La segunda fase del proyecto de remodelación de Puerta de Atocha presentado ayer se definió en el estudio informativo del nuevo complejo ferroviario de Atocha, aprobado en noviembre de 2008 y consensuado entre todas las administraciones, y a través del que se desarrolló la primera fase de remodelación de la estación, consistente en la construcción en 2010 de un nuevo vestíbulo de llegadas, que también corrió a cargo de Moneo.

Asimismo, en dicho estudio informativo se esbozó la tercera y última fase, que se abordará posteriormente, y que se centra en completar la terminal sur de alta velocidad y la descentralización del acceso a Cercanías.

Distintas fases de la remodelación integral de Atocha.

Como señaló Moneo en la presentación que tuvo lugar ayer, esta fase abarca "un índice de los proyectos que conlleva la puesta en marcha del túnel de alta velocidad Atocha-Chamartín".

La remodelación de Puerta de Atocha tiene tres objetivos fundamentales:

- Mejorar las condiciones de gestión y explotación de la estación, adaptándola al previsible aumento de viajeros y preparándola para la futura entrada en servicio de nuevas líneas de alta velocidad. De esta forma, la estación, que el pasado año registró más de 22 millones de usuarios, podrá acoger hasta 40 millones de usuarios al año un vez completadas todas las fases de la remodelación.

- Permitir que los trenes con origen/destino tanto en el norte como el noroeste, levante y sur peninsular, puedan efectuar parada en la estación una vez que entre en servicio el túnel en ancho internacional entre las estaciones de Puerta de Atocha y Chamartín.

- Mejorar la integración urbana de la estación, para lo que esta segunda fase de obras incluye nuevos accesos peatonales y para el tráfico rodado, así como una pasarela peatonal de conexión entre los dos barrios situados a ambos lados del complejo ferroviario.

Nueva estación soterrada

En esta segunda fase se va a construir un nuevo espacio subterráneo que contará con dos andenes de 420 metros y cuatro vías en ancho estándar bajo las actuales vías 14 y 15 de Puerta de Atocha y parte de la calle Méndez Álvaro, que serán pasantes y permitirán efectuar parada intermedia en Puerta de Atocha a aquellos trenes que circulen por el túnel en ancho estándar Atocha- Chamartín.

En la confluencia de las calles Méndez Álvaro y Garganta de los Montes se construirá un nuevo vestíbulo y se remodelarán los actuales, de forma que el viajero que acceda a la estación tenga disponible, de forma rápida y clara, la información sobre su tren y pueda acceder, desde un único vestíbulo, tanto a las catorce vías en fondo de saco en los andenes actuales, como a las cuatro nuevas vías pasantes en los nuevos andenes.

También se remodelará la marquesina histórica con el fin de potenciar su función de acceso al complejo ferroviario. Así, se actuará tanto en la zona de acceso desde la glorieta de Carlos V, como en el interior del edificio, reubicando algunos servicios para que el viajero que acceda por esta fachada encuentre un itinerario accesible y claro, con toda la información sobre su viaje de forma inmediata.

Además, se construirá una pasarela peatonal sobre los andenes para unir los barrios situados a ambos lados de la estación -entre la avenida Ciudad de Barcelona y la calle Méndez Álvaro)-, mejorando así su integración urbana.

Elementos funcionales de la estación de Madrid Puerta de Atocha.
Inforgrafías de la nueva estación subterránea bajo la calle Méndez Álvaro, que tendrá cuatro vías pasantes de ancho estándar y dos andenes de 420 metros.

 

Túnel Atocha-Chamartín, ya en pruebas, y acceso sur

La construcción del nuevo espacio está relacionada con la entrada en servicio del túnel en ancho internacional entre Puerta de Atocha y Chamartín, cuyas obras ya han finalizado y que actualmente se encuentra en pruebas, así como con las obras de cuadruplicación de vía entre Atocha y Torrejón de Velasco en el nuevo acceso sur de alta velocidad a la capital.

En la actualidad, las líneas de alta velocidad que proceden del norte y noroeste llegan a Chamartín y las que proceden del noreste, sur y levante llegan a Puerta de Atocha. Para establecer servicios comerciales norte/noroeste-sur y norte/noroeste-levante ahora es necesario que los trenes pasen por cambiadores de ancho -con la consiguiente pérdida de tiempo-, o bien el transbordo de viajeros a trenes de Cercanías o a otros modos de transporte, como metro, bus, taxi, vehículos particulares.

El túnel en ancho estándar, que ha supuesto una inversión de 322 millones de euros, mejorará el modelo de explotación de las dos estaciones madrileñas. Ambas pasarán de ser terminales a ser pasantes, lo que permitirá encaminar las circulaciones en alta velocidad de los corredores de Levante y Andalucía hacia Chamartín, dando continuidad así hacia el norte y noroeste a los corredores del este y del sur y a la inversa.

Si bien, en un primer momento, los trenes no tendrán posibilidad de parada en Puerta de Atocha hasta la inauguración del nuevo espacio subterráneo de Méndez Álvaro, la entrada en servicio del túnel se reflejará desde el primer momento en una reducción importante de los tiempos de viaje.

Una vez en servicio el nuevo espacio subterráneo, Madrid-Puerta de Atocha será el punto fundamental de interconexión de los diferentes corredores de alta velocidad con origen o destino tanto en el norte/noroeste como en el levante y sur peninsular.

Además, la utilización del nuevo túnel se optimizará con la instalación de dos nuevas vías que se suman a las dos existentes en el tramo Atocha-Torrejón de Velasco, por el que actualmente comparten el acceso a la capital por el sur las líneas de alta velocidad Madrid-Levante y Madrid-Andalucía y que presenta un notable grado de saturación.

Con la puesta en servicio de estas dos nuevas vías, cuya ejecución ha supuesto una inversión de 646,5 millones de euros, se dispondrá de cuatro vías para estos tráficos, lo que descongestionará el acceso y permitirá absorber un mayor número de trenes.

Túnel de conexión en ancho estándar entre las estaciones de Atocha y Chamartín

Conexión con la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona

Con la actual configuración de vías, los servicios Madrid-Barcelona sólo pueden conectar con las actuales vías de la estación de Puerta de Atocha. Con el objetivo de garantizar la completa funcionalidad de este corredor, Adif Alta Velocidad ha iniciado los trámites para contratar la redacción del proyecto constructivo para incorporar esta línea de alta velocidad al tramo Atocha-Torrejón de Velasco, de forma que los trenes de esta relación puedan acceder a las vías pasantes de Puerta de Atocha y, posteriormente, a la estación de Chamartín, completando así las conexiones transversales norte-sur.

Esto se logrará mediante la construcción de un baipás, según revelaba el ministro de Fomento, para poder salvar el entramado ferroviario existente, ya que el nuevo túnel se encuentra al lado contrario de la estación de Atocha al que acceden los trenes procedentes del noroeste peninsular. Esta infraestructura conectará dichas rutas no sólo con las vías de Atocha sino también con Chamartín, gracias al túnel subterráneo.

Se trata de una actuación compleja ambiciosa, que cuenta con una inversión estimada en 90 millones de euros y que potenciará las posibilidades comerciales y funcionales con el norte peninsular, permitiendo crear itinerarios directos entre el noreste y el norte/noroeste.

Actuaciones en Chamartín

Las obras de remodelación de Puerta de Atocha supondrán dar de baja cuatro vías en esta estación (de la 12 a la 15) por lo que, con el fin de afectar lo menos posible los tráficos de alta velocidad, se actuará previamente en la estación de Madrid Chamartín para aumentar su capacidad de acoger trenes de alta velocidad.

Actualmente, Chamartín cuenta con quince vías en ancho ibérico para los tráficos de cercanías, media y larga distancia, y seis en ancho estándar para los tráficos de alta velocidad. Con las actuaciones previstas, se remodelarán las cabeceras de ancho ibérico de la estación, las actuales vías 14 y 15 de ancho ibérico pasarán a ancho estándar y se ejecutarán otras cuatro vías en ancho estándar (22 a 25). Además se ampliará el vestíbulo de alta velocidad para adaptarlo al aumento de circulaciones.

 

660,6 millones de euros de inversión

Las inversiones previstas en el conjunto de actuaciones enmarcadas en este proyecto ascienden a un total de 660,6 millones de euros, de los cuales 423 se destinarán a la segunda fase de remodelación de la estación de Puerta de Atocha y los 237,6 millones de euros restantes a la remodelación de las vías de ancho ibérico, el cambio de ancho de vías 14 y 15 y la construcción de las vías 22 a 25 de la estación de Chamartín.

Además, ya se han ejecutado inversiones por importe de 968,5 millones de euros -646,5 millones para la duplicación de vía entre Atocha y Torrejón de Velasco y 322 en la ejecución del túnel Atocha-Chamartín.

 

Proyecto de ampliación y remodelación de Atocha