Portada:  Noticia de actualidad


Emisión por importe de seiscientos millones de euros en junio de 2017

El pasado miércoles se celebró en Madrid un foro de expertos sobre “El reto de los Bonos Verdes: sostenibilidad y rentabilidad’, con la participación de Adif Alta Velocidad, que fue una de las empresas protagonistas al tratarse de la primera entidad pública española en emitir “bonos verdes”, y en un sector como el ferroviario, que representa el 8 por ciento del transporte mundial.


Los bonos verdes de Adif Alta Velocidad han financiado actuaciones en siete líneas de alta velocidad en construcción
 
 
 

(09/02/2018) La jornada, organizada por Guía de Financiación Empresarial en colaboración con Bolsas y Mercados Españoles, giró en torno a este tipo de obligaciones, en las que los ingresos producidos se destinan a financiar o refinanciar proyectos que generan beneficios ambientales o climáticos.

Adif Alta Velocidad realizó en junio del pasado año su primera emisión de bonos verdes por importe de alrededor de seiscientos millones de euros, con una duración de seis años y un pago de cupón anual del 0,80 por ciento, contribuyendo de esta manera a que la emisión de este instrumento de financiación responsable se aproximara globalmente a los 155.000 millones de dólares en el año 2017.

Del total de inversores, el 21 por ciento fueron españoles, seguidos muy de cerca por alemanes, austriacos y franceses, con un 18 por ciento y nórdicos un 11 por ciento. Por tipo de inversores, el 45 por ciento del volumen de emisión correspondió a cuentas inversoras consideradas como socialmente responsables, frente al 55 por ciento de inversores convencionales.

Actuaciones en siete líneas de alta velocidad

Los ingresos generados por esta emisión, la primerade este tipo realizada por una entidad pública española, se han destinado a Proyectos Verdes Elegibles en dos categorías: una de nuevas líneas y extensión de las existentes de alta velocidad y otra de mantenimiento, renovación y eficiencia energética. Estos proyectos elegibles incluyen proyectos nuevos o en curso, con desembolsos desde dos años antes de la emisión de los bonos hasta dos años después de la misma.

El Informe Anual de Adif Alta Velocidad, ya muy avanzado en su elaboración, recogerá el importe que finalmente se haya aplicado a los dos grupos de proyectos elegibles, así como los indicadores del impacto esperado de las actuaciones que se han llevado a cabo en siete líneas de alta velocidad en construcción.

Estos indicadores de impacto se han dividido en cuatro grupos: ahorros de tiempo, transferencia modal desde otros medios de transporte más contaminantes como la carretera y el avión, emisiones de efecto invernadero evitadas y ahorro en costes externos, por ejemplo, por ahorro en costes de funcionamiento.

Nueva emisión en los próximos meses

Adif Alta Velocidad tiene previsto seguir contribuyendo a promover este nuevo mercado de renta fija con una nueva emisión en los próximos meses, reforzando así su compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente, uno de los pilares básicos de su Nuevo Plan Estratégico.

Según explicó el director general Financiero y de Control de Gestión de Adif, Manuel Fresno, “más allá de tratar de ampliar y diversificar nuestra base inversora, con especial enfoque en aquellos socialmente responsables, el principal beneficio que ha tenido esta emisión verde han sido poner en valor toda la política medioambiental de Adif Alta Velocidad”.

Asimismo, Fresno destacó que Adif Alta Velocidad, comprometida con el desarrollo de esta fórmula de financiación responsable y con el objetivo de cumplir con los estándares de “finanzas sostenibles” más exigentes, seguirá todas las recomendaciones de la Unión Europea en el marco del establecimiento de un sistema de clasificación de los activos verdes y una etiqueta europea (Green Bond Label), que previsiblemente tendrá lugar a lo largo de 2018.

Compromiso con el medio ambiente

Adif Alta Velocidad diseña, construye y mantiene líneas ferroviarias minimizando el posible impacto ambiental, para lo que cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental Certificado (norma ISO: 14001), -fue el primer gestor de infraestructuras europeo en conseguirlo-, y un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética.

La entidad quiere desempeñar un papel clave en el desarrollo sostenible y aumentar su participación en la transición española a una economía baja en emisiones de carbono y resistente al cambio climático. Así, en términos de consumo de energía, el total de viajeros transportados en líneas de Adif Alta Velocidad el pasado año requirió un consumo de energía 5,3 veces menor que si el transporte se hubiera hecho por carretera y 5,8 veces menos que si se hubiera hecho por avión.

En términos de emisión de gases de efecto invernadero, estos datos suponen que cada viajero transportado en los trenes de alta velocidad ahorró 114 gramos de dióxidode carbono por kilómetro recorrido, lo que suponen que emitió catorce veces menos que si se hubiera desplazado por carretera y dieciséis veces menos que si lo hubiera hecho en avión. En el año 2015 los usuarios de la red de alta velocidad evitaron el consumo de 441.000 toneladas de gasolina y la emisión de 1,5 millones de toneladas de dióxido de carbono.

El objetivo es que estos ahorros vayan aumentando con la puesta en servicio de nuevos kilómetros de alta velocidad. El total de líneas actualmente en ejecución ahorrará un total de 1.006.934 toneladas de dióxidode carbono al año (30.208.029 toneladas en treinta años).

Si a los ahorros por emisiones de gases contaminantes se suman otros como la menor polución del aire y el agua o la reducción de ruidos y accidentes, el ferrocarril habría generado el año pasado ahorros externos de entre 574 y 748 millones de euros, importe que se irá incrementando con la puesta en servicio de nuevas líneas.