Portada:  Noticia de actualidad


Esta parte de la normativa, que deberá ser aprobada por la Eurocámara en una segunda lectura, se centra en las medidas para la promoción de la competitividad y la calidad de los servicios ferroviarios

El Consejo de la Unión Europea dio luz verde en su reunión del pasado 17 de octubre al denominado pilar de mercado del Cuarto Paquete Ferroviario, que deberá de ser aprobado de forma definitiva por el Parlamento en una segunda lectura.


El Consejo Europeo aprueba el pilar político del Cuarto Paquete Ferroviario
 
 
 

(24/10/2016) Tras la aprobación en la primera mitad del año del pilar técnico, (Ver noticias 19/06/2015 09/10/2015) constituido por la parte de normativa que aborda la seguridad, la interoperabilidad de las redes y el papel de la agencia europea, el Cuarto Paquete Ferroviario ha superado un trámite más para lograr su aprobación final, con el visto bueno del Consejo de la Unión al pilar de mercado o político, que promoverá la competitividad y la calidad de los servicios ferroviarios.

El siguiente paso que debe dar este conjunto de textos que pretende potenciar el uso del tren en Europa antes de convertirse en leyes es ser aprobado por la Eurocámara en una segunda lectura, tras lo cual se publicará en el Diario Oficial de la Unión Europea, lo que está previsto para finales de este año.

Según el Consejo de la Unión Europea, la reforma normativa impulsará los tráficos ferroviarios domésticos en los Estados miembros y creará condiciones justas de acceso al mercado para nuevos operadores. Esto deberá redundar en mejores servicios para los ciudadanos, con más opciones de elección, precios más bajos y mayor calidad.

Contenido del pilar de mercado

La apertura a la competencia se convertirá en la norma para los contratos de servicio público, con algunas excepciones. Asimismo, la adjudicación directa será posible cuando esté orientada a una mejor calidad del servicio o la eficiencia de costes. Para asegurar esto, los contratos adjudicados directamente incluirán objetivos de rendimiento y calidad, que se plasmarán en la puntualidad y frecuencia de los trenes, entre otros aspectos.

Para garantizar un servicio continuo y que el servicio ferroviario funcione correctamente, los Estados miembros pueden limitar el derecho de acceso de un nuevo operador si el servicio propuesto pudiera poner en peligro el "equilibrio económico" de un contrato de servicio público existente.

La reforma también va a reforzar la independencia e imparcialidad de los administradores de infraestructuras ferroviarias para garantizar que todas las empresas ferroviarias tengan igual acceso a las vías y estaciones. Los Estados miembros podrán mantener sus estructuras organizativas actuales, pero se crearán salvaguardias para aumentar la transparencia financiera y evitar conflictos de intereses.

El nuevo sistema será introducido de forma gradual. Los administradores de infraestructuras deben cumplir con los nuevos requisitos a más tardar dos años después de la entrada en vigor del nuevo paquete normativo. Por su parte, los operadores estarán capacitados para lanzar nuevos servicios comerciales el 14 de diciembre de 2020. La licitación para los contratos de servicio público se iniciará siete años después de la publicación de las leyes.