Portada:  Noticia de actualidad



A finales del pasado mes de octubre, se inauguró el primer tramo del Tranvía de Ayacucho, en la ciudad colombiana de Medellín, que, operado con tranvías de rodadura neumática, tiene 4,3 kilómetros de longitud y presenta una pendiente máxima del 12,5 por ciento. En este proyecto han participado las empresas españolas: OHL, Alstom España, Indra, FCC y Grupo Sice.


Informe: Tranvía de Ayacucho, con participación española
 
 
 

(15/03/2016) El tranvía forma parte del proyecto denominado Corredores Verdes, un conjunto de distintos sistemas de transporte de mediana capacidad –el propio tranvía y dos teleféricos o cables- con tecnologías de escaso impacto medioambiental, para los que se  presupuestó inicialmente una inversión de 607.000 millones de pesos, unos 170 millones de euros.

El 2008 se realizaron los primeros estudios de viabilidad para mejorar el servicio de transporte público en la zona centro oriental de Medellín que se aprobaron en 2010 y permitieron la firma de un crédito de 250 millones de dólares, unos 230 millones de euros, con la Agencia Francesa de Desarrollo para la construcción de las tres líneas de transporte.

El concurso para la ejecución y puesta en servicio del Corredor Tranviario de Ayacucho se convocó en septiembre de 2012 y las obras y el equipamiento comenzaron un año después, en septiembre de 2013 con una fuerte participación de compañías españolas.

El Tranvía y los dos cables

El sistema de transporte que forman el tranvía y los dos cables atiende a una población de unos 360.000 habitantes de la zona centro oriental de Medellín, en las comunas de Villa Hermosa, Buenos Aires y La Candelaria. La implantación de las tres líneas ha supuesto la creación de 113.174 metros cuadrados  de nuevos espacios públicos y zonas verdes.

El sistema está formado  por una línea tranviaria de 4,3 kilómetros de longitud, desde la estación San Antonio del Metro de la ciudad,  hasta el barrio Alejandro Echavarría, que cuenta con tres estaciones de transferencia en San Antonio, Miraflores y Oriente, estas dos últimas con los dos cables, y seis paradas en San José, Cefa, Bicentenario, Buenos Aires, Loyola y Alejandro Echavarría.

La frecuencia de paso del tranvía es de cuatro minutos en hora punta y su velocidad de servicio de 25 km/h. La pendiente máxima del recorrido, todo él en superficie es del 12,5 por ciento.

La línea se completa con dos sistemas de transporte por cable aéreo. La Línea M o Metrocable Pan de Azúcar, de 1.056 metros entre Unidad Deportiva de Miraflores y Trece de Noviembre, con una estación intermedia en el barrio El Pinal, 49 cabinas y una velocidad de 5 km/h y la Línea H o La Sierra, de 1.402 metros, desde el barrio Alejandro Echavarría, a los barrios Villa Turbay y La Sierra, con estación intermedia en el barrio San Antonio, 42 cabinas y 5 km/h de velocidad.

El sistema completo de tranvía más cables, integrado tarifariamente con el Metro de Medellín, funciona de lunes a sábado de 4:30 a 23:00 horas y los domingos y festivos de 5:00 a 10:00 horas.

La nueva línea tranviaria transporta a unos 90.000 usuarios al día, y bien a completar el sistema actual de transporte público de Medellín que incluye dos líneas de metro con 63 estaciones, tres de tranvía y dos de autobús, que sirven conjuntamente una longitud de 53,8 kilómetros.

En sus diecisiete años de funcionamiento, esta red ha transportado una media de 320.000 pasajeros diarios en los seis municipios a los que sirve.

Vehículos

El parque de material rodante del tranvía de Ayacucho está formado  por doce vehículos de rodadura neumática cuya adherencia permite superar las fuertes rampas del trazado. Han sido fabricados por la francesa New Translohr, de la que Alstom posee un 51 por ciento del capital.

Cada tranvía de cinco módulos y 39 metros de longitud es capaz para trescientos viajeros. La inversión realizada en el material rodante ha ascendido a 42,3 millones de euros.

Con cinco puestas por costado, son accesibles para sillas de ruedas, tienen un sistema de guiado de carril RG28, centrado en cada sentido de la línea, y alimentación eléctrica por catenaria. Estos vehículos tienen un gálibo reducido y un radio de giro de 10, 5 metros, y ofrecen en su operación un bajo nivel sonoro.
La plataforma por la que circulan está formada por una base granular sobre la que se colocan dos losas de hormigón de 45 centímetros entre las que se sitúa el carril de guiado.

Infraestructura

La construcción del los 4,3 kilómetros de línea con vía doble, infraestructura y superestructura de vía, se adjudicó a G&O  Agrupación Guinovart Obras y Servicios Hispania, filial del Grupo OHL especializada en infraestructuras ferroviarias, por 70,3 millones de euros.

En el contrato se incluía también la construcción de  las cocheras y la adecuación del entorno urbano y los espacios públicos por los que discurre el trazado.

La señalización del tramo la ha realizado el consorcio Uteista, formado por Sice y Grupo Unión mientras que el Grupo de Servicios Ciudadanos de FCC ha acondicionado el puesto central de control del Metro de Medellín para albergar los equipos y sistemas para la supervisión y gestión de la nueva línea de tranvía y los dos cables de Ayacucho.

El sistema de alimentación del tranvía fue adjudicado al consorcio Alstom-Sytecsa que bajo la dirección de  Alstom España ha llevado a cabo la ingeniería, el suministro de transformadores de media tensión, de corriente continua y de los sistemas de control, así como del centro de distribución, tres subestaciones, y las pruebas de todo ello.

Billética
    
Por último, Metro de Medellín ha contratado con Indra el suministro del sistema de billética del nuevo Tranvía de Ayacucho y la renovación de los sistemas de control de accesos sin contacto de las dos líneas de metro de la ciudad colombiana.

El contrato, por un importe de 2,6 millones de euros, incluye, además del sistema completo del nuevo tranvía -validadores, torniquetes y sistemas de control de acceso basados en el software Open Cívica de Indra-, la renovación unos doscientos validadores sin contacto de las dos líneas de metro.

Indra también suministrará nuevos equipos para ampliar la capacidad de los controles de acceso en las estaciones de Metro, en concreto, 53 unidades de torniquetes, validadores, captadores y módulos de interfaz.