Portada:  Noticia de actualidad


Es la ruta ferroviaria más larga del mundo, con 13.052 kilómetros

El tren que ayer llegó a Madrid culminó un recorrido de 13.052 kilómetros, cambiando su carga tres veces por cuestiones de ancho, pero con sus veintiún días de recorrido recorta casi a la mitad el tiempo total de transporte frente al medio rival para estos fletes, el barco. El “tren chino” como ya se le conoce popularmente, llegó en medio de una expectación inusitada para un tren de mercancías.  Los resultados de este primer viaje serán evaluados de cara a la posible instauración de un corredor ferroviario de mercancías estable y bidireccional entre España y China.


Llega a Madrid el primer tren de mercancías entre China y España
 
El tren estacionado en Abroñigal
 
 

(10/12/2014)  A las 10:30 de la mañana hizo su entrada en las vías de Madrid Abroñigal el primer tren que culmina el recorrido ferroviario directo más largo del mundo, los 13.052 kilómetros que unen la ciudad china de Yiwu con la capital de España. Este primer tren, que volverá en breve hacia China, responde al compromiso adquirido por los presidentes de los gobiernos chino y español en su reciente encuentro de septiembre para impulsar las relaciones comerciales entre ambos países.

El reto de este tren, además del valor comercial para las relaciones hispanochinas, ha puesto de manifiesto  la capacidad del tráfico transfronterizo de mercancías por ferrocarril como modo de transporte de la máxima fiabilidad, versátil y competitivo con otros modos de transporte, lo que en el caso de esta experiencia se ha traducido en un ahorro estimado de más de diez días por la utilización de la vía terrestre frente a la ruta marítima. Pero el consejero delegado de Transfesa llegó a ampliar el  recorte de tiempo casi hasta la mitad, en función de otros parámetros. 

El tren usa el Corredor Atlántico de Mercancías, impulsado por la Unión Europea, desde Mannheim (Alemania) hasta Madrid (en total 1.818 kilómetros, de los que 645 discurren por España). Uno de los aspectos más sobresalientes de los Corredores Europeos de Mercancías es la implantación de ventanillas únicas para agilizar y simplificar el acceso a la red e impulsar así los tráficos internacionales, que en el caso del Corredor Atlántico se localiza en España y es gestionada por Adif. 
 
Los resultados de este primer viaje experimental, serán evaluados posteriormente para el posible desarrollo de un corredor ferroviario de mercancías estable y bidireccional entre España y China, la mayor potencia económica mundial similar a la relación comercial existente actualmente entre Alemania y China, que dispone ya de al menos cinco trenes semanales.
 

A este primer tren de ida le sucederá inmediatamente un tren de vuelta en el cual se cargarán productos españoles de calidad de la industria alimentaria española, como aceite de oliva virgen extra, jamones o vinos, todos productos de alto valor añadido.

El tren trajo a España productos de consumo destinados a la campaña de Navidad. Así, los contenedores serán enviados por carretera, entre otros destinos, al cercano polígono Cobo Calleja, en las proximidades de Parla. Situado a poco más de veinte kilómetros de Abroñigal, este recinto acoge las mayores distribuidoras de productos orientales de España,  y desde aquí llegarán a la red de bazares orientales de nuestras ciudades. 

De este modo, la consolidación de un corredor ferroviario entre Yiwu, el centro de venta y distribución de bienes de consumo más grande del mundo, y la terminal logística de Abroñigal, situada en una ubicación estratégica dentro de Madrid, además de una nueva vía de conexión, supondría un nuevo canal para la exportación e importantes oportunidades de negocio.
 
Este primer servicio ferroviario directo ha sido posible gracias a la colaboración, además de los Gobiernos español y chino a través de sus respectivas embajadas, de los Ministerios e instituciones implicadas, como son los Ministerios de Fomento, Asuntos Exteriores y Hacienda (por medio de la Agencia Tributaria, a cuyo recinto aduanero llegó el tren), así como de las distintas empresas implicadas en el transporte ferroviario: Inter Rail IRS, DB Schenker Rail y Transfesa.
 
El tren responde a una demanda que ya está muy consolidada en Centroeuropa. Actualmente, la ruta de la seda ferroviaria tiene dos conexiones, de Pekín a Hamburgo (operado por DB), y Chonkín a Duisburgo (operado por Trans Eurasia Logistics, integrada por DB y la rusa RZD). En ambos tráficos que se remontan a hace ya unos seis años, y que emplean unos quince días de recorrido, participa también DB Schenker.
 
El viaje entre Yiwu y Madrid
 
El convoy, que inició su recorrido el pasado 18 de noviembre en Yiwu, en la costa este de China, ha atravesado, Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania y Francia hasta llegar a España. En su destino final, el tren, denominado Yixinou (contracción en mandarín de Yiwu, Xinjiang y Europa) ha descargado treinta de los cuarenta contenedores con los que inició su viaje.
 
El tren, operado por IRS (Inter Rail Services) y DB Schenker Rail, ha circulado en España a través de la empresa ferroviaria Transfesa. A lo largo de su recorrido, el convoy, con un peso bruto de 1.400 toneladas, ha realizado cambios de locomotora aproximadamente cada ochocientos kilómetros.
 
Asimismo, se han llevado a cabo operaciones de cambio de ancho o trasvase de contenedores entre composiciones, debido a la existencia de diferentes anchos de vía, en las ciudades fronterizas de Dostyk (Kazajistán), Brest (Bielorrusia) e Irún (España).
 
vspace=10
 

 

Instalaciones logísticas
 
En el camino del tren, hay dos instalaciones logísticas de Adif que juegan un papel clave: Irún para la transferencia fronteriza de cargas, y Madrid-Abroñigal, para la recepción final del tren y la distribución de la carga a sus destinos, así como la recepción de las cargas de retorno a China, 
 
Las instalaciones logísticas de Adif en Irún, punto de entrada a España, son una infraestructura nodal clave para el transporte de mercancías por ferrocarril en la Unión Europea, garantizando la permeabilidad entre las redes española y francesa mediante la transferencia de contenedores entre composiciones. Estas operaciones, que se desarrollan en un tiempo medio de cuatro horas, son efectuadas de forma directa por Adif. Además, este centro permite la recepción/expedición de trenes las veinticuatro horas del día, los 365 días del año.
 
vspace=10
Vista aérea de la terminal de Abroñigal con el tren chino recién llegado

Por su parte, las instalaciones intermodales de Adif de Madrid Abroñigal, destino final del tren, gestionan el mayor volumen de contenedores transportados por vía terrestre de la Península Ibérica, por lo que constituyen el principal hub de nuestro entorno. Al igual que el de Irún, este centro permite la recepción/expedición de trenes a cualquier hora del día todos los días del año.

Como recinto aduanero habilitado por la Agencia Tributaria, Madrid Abroñigal dispone también de ADT-Lame, herramienta fundamental para la importación y exportación de mercancías. Así, Abroñigal gestiona tránsitos de este tipo ligados al tráfico marítimo con terceros países, que vienen experimentando un significativo incremento. Con el nuevo tráfico procedente de China, Abroñigal gestiona de nuevo tránsitos aduaneros de origen continental, es decir, de terceros países sin emplear puertos de entrada en la Península Ibérica.
 
En este sentido, la actuación de la administración aduanera y de los demás órganos de control en frontera, se produce al final del proceso, cuando la mercancía llega a Madrid Abroñigal. La aduana, como facilitadora del comercio legítimo, constituye el último eslabón para la distribución de la mercancía procedente de China en el mercado interior de la Unión Europea.
 
Una cobertura excepcional
 
Decenas de periodistas esperaban al tren chino en Abroñigal. Era una expectación mucho más elevada que la que pueda haber en cualquier otro tren mercante. Desde su misma entrada a España, los aficionados  han seguido el tren a lo largo de su recorrido ibérico. Vía Libre, en su Facebook, ha ido reseñando la ruta. Así, el vídeo que mostraba su entrada a la Comunidad de Madrid ha tenido, hasta el momento cerca de 5.000 visitas en veinticuatro horas. Ayer mismo por la mañana, Vía Libre estuvo en la recepción del tren y fue subiendo a su perfil de red fotos de la llegada. Así, las cuatro fotos subidas esta mañana sucesivamente han sumado unas 10.000 visitas.  En nuestro canal de Youtube se ha subido un vídeo que resume la entrada y el acto de acogida. 
 
 
 
Algunos datos significativos
 
- Duración del viaje: veintiún días.
 
- Kilómetros recorridos: 13.052, distancia entre Yiwu y Madrid. Esta longitud es superior a la suma de recorridos de los conocidos trenes Transiberiano y Expreso de Oriente (12.250 kilómetros); supone más del 85 por ciento del total de la red ferroviaria española (incluidas red convencional, de ancho métrico y de alta velocidad), y solo podría ser superada por un hipotético servicio ferroviario (en la actualidad inexistente y prácticamente imposible) entre Anchorage (Alaska, Estados Unidos) y Usuhaia (Argentina).
 
- Países atravesados: China, Kazajistán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España.
 
- Lugares de cambio de ancho o transbordo de mercancías:
 
- Dostyk, frontera con Alashankou (China).
 
- Brest (Bielorrusia), frontera con Malaszewicze (Polonia).
 
- Irún (España), frontera con Francia.
 
- Fecha de llegada a España: 6 de diciembre, a Irún (Guipúzcoa).
 
- Fecha de llegada a destino: 9 de diciembre, a Madrid, terminal logística de Abroñigal, la mayor terminal de contenedores de España.
 
- Número de contenedores transportados: cuarenta hasta Brest, y treinta desde Brest hasta España.
 
- Yiwu es una de las principales zonas fabriles de China, que es a su vez la principal economía mundial.
 
- El tren se denomina Yixinou, contracción en mandarín de la ciudad de Yiwu, origen del transporte, Xinjiang, región donde se ubica Yiwu, y Europa).
 
- Irún y Abroñigal, que prestan servicio las veinticuatro horas del día todos los días del año, son dos de los principales centro logísticos de Adif: Irún garantiza la permeabilidad de las redes española y francesa, y Abroñigal gestiona el mayor volumen de contenedores transportados por vía terrestre de la Península Ibérica.