Publicaciones:  Reseńa bibliográfica


Estudio sobre esta línea métrica de Aragón

Pedro Manuel González Fraile y Mariano Rodríguez Gonzalvo han publicado un atractivo trabajo sobre este antiguo ferrocarril métrico aragonés. Es otro producto más de la línea editorial Monografías del Ferrocarril, que con este tiene 35 trabajos dedicados a rescatar la memoria de nuestras antiguas líneas férreas. 

(11/04/2014) 

name=imFOT
 
El editor Lluis Prieto tiene en su haber la hazaña de haber mantenido a lo largo de los años una rica línea de producciones bibliográficas sobre antiguos ferrocarriles, y también sobre material móvil.  

El volumen El ferrocarril secundario de Sádaba a Gallur corresponde a los trabajos de líneas, líneas en este caso que se asociaban a una empresa. Se trata de un ferrocarril secundario, de ancho métrico, afluente del Ebro. El ferrocarril de Sádaba a Gallur era una única línea, con algún ínfimo ramal, de 55 kilómetros de longitud y que estuvo activa entre 1915 y 1970.

Fue en toda su historia un modesto ferrocarril privado, con muchas ambiciones de prolongación, pero que nunca pasó de ser, como otros vecinos (Cortes-Borba, Tudela-Tarazona, Calahorra-Arnedillo, Haro-Ezcaray)  pequeñas antenas de la gran línea de vía ancha que flanqueaba el Ebro.

El trabajo de Pedro Manuel González y Mariano Rodríguez se articula con el clásico, consagrado y fácil estilo de esta colección. Tiene una primera parte histórica, que aborda el proceso de creación de la línea, su evolución en la historia, y clausura. En esta parte de aportan los datos de los tráficos y magnitudes económicas.

Prosigue con una detallada descripción del trazado y sus obras de fábrica. Quedan excluidas de esta descripción las estaciones, que son objeto de un capítulo propio. El penúltimo apartado habla del material móvil, tanto el de tracción como el remolcado, distinguiendo locomotoras, coches, vagones, automotores. El  último apartado desarrolla como se fue organizando la explotación de la línea y servicios a lo largo de la historia.

En suma, un atractivo y necesario trabajo para conocer una pequeña línea, que marcó el devenir de parte del siglo pasado de esta comarca zaragozana. Las abundantes fotos, modernas y, sobre todo, antiguas, así como los cuidados mapas y esquemas de Pedro Pintado, completan el libro, de un total de 160 páginas.