Portada:  Noticia de actualidad



Artículo elaborado por Francisco Sánchez Martínez sobre el Ferrocarril de Sevilla a Jerez y de Puerto Real a Cádiz (1856-1861) que aborda todo el proceso que se desarrolla desde la primera concesión hasta su inauguración en 1860 y su posterior fusión. (Ver artículo)


Historia del Ferrocarril de Sevilla a Jerez y de Puerto Real a Cádiz (1856-1861)
 
Postal de la primera estación de Cádiz, construida sobre
terreno ganado al mar.
 
 

(26/09/2013) Cuando estaba en ejecución la línea de Jerez al Trocadero en la bahía de Cádiz, se otorga por Real Decreto de 28 de agosto de 1852 concesión definitiva a favor de don Rafael Sánchez Mendoza para construir por cuenta del Estado una línea férrea de Jerez a Sevilla, por Lebrija, Cabezas de San Juan, Utrera y Alcalá, también construiría la sección de Jerez a Cádiz si la empresa que tenía la concesión de dicha sección cedía sus derechos.

El precio que Sánchez Mendoza había aceptado abonar el Estado, el propuesto por el concesionario de 3.400.000 reales vellón por legua, en acciones de ferrocarril que se crearían para la citada línea férrea; y todo ello, sin haberse hecho previamente los estudios ni el proyecto. Tanto es así, que posteriormente a su contratación, la prensa de Cádiz en noviembre de 1852, daba la noticia de que habían llegado a la capital los doce ingenieros ingleses que iban a levantar los planos del ferrocarril de Sevilla a Cádiz.

La Real Orden de 7 de noviembre de 1853 aprueba el trazado general y autoriza a que se inicien las obras sin haber asegurado previamente la realización del subsidio de treinta millones de reales ofrecido por la Diputación de Cádiz. Las obras comenzaron el 19-11- 1853, y la subasta se celebra con posterioridad, el 16 de junio de 1854, presentándose únicamente el citado contratista, a quien se adjudicó por el mismo precio de 3.400.000 reales la legua. En enero de 1854, el periódico El Comercio de Cádiz informa de que en las obras estaban ocupados unos ochocientos trabajadores divididos en cuadrillas, y que los planos provisionales de la segunda sección de Jerez a Sevilla, habían sido ya aprobados por el Gobierno.

Por otra parte, tampoco existía la consignación especial en los Presupuestos del Estado que exigía la ley para esta clase de obras, y que solo autorizaba su realización por el sistema de concesión y no de contrata. Por todo ello, la ley de 13 de mayo de 1855 declara nulo y de ningún valor ni efecto el contrato otorgado al Señor Sánchez Mendoza en agosto de 1852, abonándose en cuenta al contratista el importe de la tasación pericial de las obras ejecutadas, materiales acopiados y demás gastos del proyecto, y autorizando al Gobierno para otorgar en subasta la concesión de la línea de Sevilla a Jerez (102,5 kilómetros), así como la concesión del ferrocarril a Cádiz, cuya línea partiría de sus murallas a empalmar con la línea general. (Ver artículo completo)

Centros consultados:

Archivo Municipal de Jerez de la Frontera (AMJF)
Biblioteca Municipal de Jerez de la Frontera (BMJF)
Archivo Histórico Ferroviario –FFE- Madrid