Internacional:  Noticia de actualidad


El proyecto comprende la construcción de un túnel de 57 kilómetros de longitud

El pasado 31 de enero, tras la celebración de extensas consultas públicas, la organización Ferrocarril Lyon-Turín (LTF) presentó al ministro de Desarrollo Económico, Infraestructuras y Transporte de Italia, Corrado Passera, el borrador final del tramo transfronterizo de la nueva línea Lyon-Turín.


Presentado en Italia el diseño final de la línea internacional Lyon-Turín
 
 
 

(07/02/2013) El proyecto final comprende un túnel de dos galerías, de 57 kilómetros de longitud, entre Saint Jean de Maurienne y Susa, con galerías transversales de paso ubicadas cada 333 metros. El tramo transfronterizo se extiende a lo largo de 18,1 kilómetros en el lado italiano, 12,5 de los cuales formarán parte del túnel de base. Pasada la entrada italiana al túnel habrá un enlace de tres kilómetros de longitud con la línea existente, concretamente en Bussoleno, incluyendo un túnel de 2,1 kilómetros y una nueva estación en Susa.

La decisión de aumentar el tamaño del túnel refleja la preocupación por el impacto medioambiental del proyecto en el área de Susa. Según el ministerio, el terreno que ocupará el ferrocarril en el lado italiano es ahora menor de una hectárea.

El proceso de aprobación en Italia se demorará varios meses, y concluirá con la aprobación final del Comité Interministerial de Planificación Económica, a la que seguirá la declaración de utilidad pública. El Gobierno italiano ya ha comprometido cerca de 3.000 millones de euros en la construcción, de los que 840 se gastarán en el período 2013-15, y 150 anuales durante el período 2016-2029.

Apta para 220 km/h

La línea Lyon-Turín será apta para 220 km/h y conectará las dos redes de alta velocidad de los dos países. La línea forma parte de la red ferroviaria Transeuropea TEN-T, y no está clasificada como ferrocarril de alta velocidad por la Comisión Europea.

El nuevo enlace ha sido concebido para sustituir parcialmente a la línea convencional existente, ofreciendo un menor tiempo de viaje y rampas más reducidas, lo que permitirá a los trenes de mercancías más pesados circular entre los dos países.

Una doble vía convencional electrificada conecta Lyon y Turín desde 1872, con renovaciones realizadas en la parte italiana entre 1962 y 1984 y entre 2001 y 2010. La línea conecta Italia y Francia a través del túnel de Fréjus, de 13,7 kilómetros de longitud, inaugurado en 1871 y renovado entre 2001 y 2011.