Material:  Noticia de actualidad


Realiza las pruebas para la puesta en servicio y el mantenimiento de las líneas de alta velocidad

El tren de supervisión y diagnóstico de infraestructura de alta velocidad, llamado hasta ahora Talgo 330 y apodado “Heineken” por su antiguo color verde, ha comenzado el año estrenando para sí el nombre del filósofo cordobés Séneca.


Séneca, el nuevo nombre para el tren laboratorio de Adif
 
El
 
 

(25/01/2008) El tren laboratorio "Séneca" está compuesto por un vehículo motriz, los dos coches intermedios del tren prototipo de la serie 102 de Renfe, un remolque intermedio turista y una cabeza sin motorización, pero con cabina de nueva construcción.
El hasta ahora denominado Talgo 330, o popularmente "Heineken", por el color verde que lucía originalmente, es producto de un desarrollo conjunto de la Dirección de Innovación Tecnológica de la Dirección General de Desarrollo de la Infraestructura de Adif y Talgo.
El "Séneca", que entró en servicio en 2006 para la auscultación de la infraestructura de las líneas de alta velocidad y ancho de 1.435 mm, es una derivación del prototipo empleado por Talgo para el desarrollo de la serie 102 de Renfe. De los dos vehículos extremos, sólo uno, el procedente del prototipo, dispone de tracción, siendo el otro un coche con cabina, sin elementos de tracción, pero lastrado convenientemente, con objeto de comportarse dinámicamente de la misma manera que el vehículo motriz.
La composición es, pues, bidireccional gracias a este peculiar vehículo en cuyos bogies, tanto los motores de tracción como los elementos de la transmisión han sido sustituidos por piezas de acero que simulan dinámicamente el comportamiento de cada elemento.
Los coches intermedios se distribuyen en un coche extremo que alberga un laboratorio de medida, un coche intermedio de dos ejes, también para funciones de medida, y un coche extremo turista, idéntico a los empleados en la serie 102.
A excepción del coche con cabina de conducción y el coche extremo turista, ambos de nueva fabricación, el resto de vehículos pertenecieron a la composición prototipo de alta velocidad que sirvió para realizar las pruebas previas del tren de la serie 102, realizadas en las líneas de alta velocidad Madrid-Sevilla y Madrid-Lérida entre 2001 y 2003, fecha esta última en la que se inicia el proyecto de tren laboratorio.

Características técnicas

El tren cuenta con sistema de control y protección ASFA y ERTMS en sus niveles 1 y 2. La comunicación tren-tierra se realiza a través del sistema digital GSM-R, el cual también es utilizado para la transmisión de datos en el nivel 2 del sistema ERTMS.
Dispone de una potencia eléctrica de 4.000 kW, distribuida entre cuatro motores de 1.000 kW cada uno. El equipo de propulsión está constituido principalmente por el sistema de alimentación de alta tensión que suministra tensión alterna de 25 kV desde la catenaria al transformador principal. Este transformador alimenta a dos convertidores de tecnología IGBT (semiconductores de última generación) que a su vez alimentan a los motores de tracción y a los servicios auxiliares del tren.
La cabeza motriz se encuentra equipada con un freno eléctrico de gran rendimiento. Además del de tipo reostático, dispone de freno de recuperación. El freno mecánico consta de un disco de freno en el eje y dos discos de freno de ruedas. El coche con cabina de conducción, al igual que los coches intermedios, sólo dispone de freno mecánico.
Aunque el tren sea controlado desde la cabina del coche remolcado, en caso de ser necesario actuaría igualmente el freno eléctrico del vehículo motor, lo que es posible gracias a que ambos vehículos, junto con los coches intermedios, se encuentran comunicados permanentemente a través del sistema de control.
El "Séneca" está diseñado para la auscultación dinámica y geométrica de vía y catenaria, y la comprobación y supervisión de los sistemas de señalización ASFA y ERTMS y de comunicación GSM-R.
Asimismo, con este nuevo tren se realizará la comprobación real de los fenómenos aerodinámicos producidos en los túneles al paso de un tren a alta velocidad, simulaciones de marcha comercial y todos aquellos ensayos necesarios para validar nuevos equipos de infraestructura, de forma que se pueda analizar su repercusión en la circulación del material rodante.