Empresas:  Noticia de actualidad


Las entregas comenzarán en 2014 y terminarán en 2015

Vossloh España y Vossloh Kiepe construirán conjuntamente, por un importe de 122 millones de euros, los nuevos vehículos que conformarán el parque de material del renovado tren suspendido de la ciudad alemana de Wuppertal.


(15/11/2011) Los vehículos sustituirán a los de la serie anterior, de los años 70, y la entrega del primero está prevista para mediados de 2014, para continuar con un ritmo de entregas de dos o tres vehículos mensuales. En diciembre de 2015 está previsto que se efectúe el suministro del último vehículo.

Vossloh Kiepe (Dusseldorf), división del Grupo Vossloh especializada en el equipamiento eléctrico en vehículos de transporte urbano, suministrará esta próxima serie de vehículos con bogies, equipamiento de las cajas y los ensayos de serie de los vehículos, realizados por Vossloh España en su factoría de Albuixec.

Wuppertal

Wuppertal es una localidad al este de Alemania con unos 400.000 habitantes que cuenta con el monorraíl suspendido más antiguo del mundo que se eleva un mínimo de ocho metros por encima del suelo y cubre una línea de 13,3 kilómetros que los vehículos recorren en treinta minutos a una altura media de diez metros. La línea discurre  sobre el río Wupper, en un 70 por ciento de su recorrido. 

vspace=10

El sistema fue diseñado por Eugen Langen a finales del siglo XIX. Originariamente Langen lo pensó para Berlín pero la capital alemana rechazó un proyecto que, finalmente, se adaptaba mejor a Wuppertal, una ciudad escarpada que con sus calles estrechas y sus numerosas cuestas, es conocida como el San Francisco alemán.

El Schwebebahn, como se conoce en Alemania, tiene una capacidad de transporte de hasta 75.000 viajeros diarios. El trayecto cuenta con veinte estaciones y cerca de veinticinco millones de personas utilizan cada año este medio de transporte inaugurado en 1901

Ferrocarril suspendido

En 1824 el británico Henry Palmer presentó por primera vez al mundo un original sistema de ferrocarril que arrastrado por caballos iría colgado de modo que la vía soportarse el peso del convoy enganchado desde el techo de los vehículos. Al industrial y político alemán Friederich Harkot le sedujo la idea e impulsó la construcción de la primera línea en 1826 en Elberfeld, una pequeña ciudad que hoy forma parte de la conurbación de Wuppertal.

El proyecto contemplaba que el ferrocarril facilitase el transporte de carbón recorriendo la ruta desde Elberfeld hasta Hinsbeck o desde Elberfeld hasta Langenberg, pero la oposición de algunos propietarios de minas que no estaban en el recorrido previsto y que se sentían en desventaja con sus competidores, lo frenó.

Finalmente, un primer prototipo de este monorraíl se construyó en Colonia, en 1880 gracias al ingeniero Carl Eugen Langen, pero fue en 1898 cuando las autoridades de Wuppertal volvieron a recuperar el proyecto. En tres años bajo la dirección del ingeniero Wilhem Fledmann el tren de Wuppertal estaba listo. Para construir su estructura que incluye las estaciones, se utilizaron 19.200 toneladas de acero.

El 24 de octubre de 1900, Guillermo II, emperador de Alemania, participó en una prueba piloto de circulación y un año más tarde el ferrocarril pudo entrar en funcionamiento para el público, si bien lo hizo por secciones. El tramo central desde Kluse hasta el zoo, el 1 de marzo, la extensión hacia el oeste en Vohwinkel, el 24 de mayo y el tramo más oriental, hasta Oberbarmen, el 27 de junio de 1903.

El Kaiserwagen, el tren original utilizado por el emperador Guillermo II durante el viaje de prueba de 1900, todavía hoy sigue circulando en ocasiones especiales.