Operadores:  Noticia de actualidad


La inversión realizada ha sido de 1,5 millones de euros

Pocos días después de que entrara en servicio el primer tramo de la línea 9 del metro de Barcelona, la primera línea en la que la conducción será totalmente automática, sin conductor, el pasado 16 de diciembre Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) puso en marcha el sistema de conducción automática en la Línea 11 entre las estaciones de Can Cuiàs y Casa del Agua, una vez superadas todas las pruebas de funcionamiento. La actuación ha comportado una inversión global de 1,5 millones de euros.


La línea 11 del metro de Barcelona entre Can Cuiàs y Casa del Agua ya opera de forma automática
 
 
 

(21/12/2009) Se trata de la segunda experiencia en la red de metro de Barcelona de conducción automática en funcionamiento, después del de la L9. El sistema, que ya funciona en otras ciudades europeas, aporta fiabilidad, puntualidad y seguridad al servicio, aseguran desde la operadora catalana.

El proyecto de automatización de la L11 culminará en los próximos meses, cuando se complete la adaptación tecnológica necesaria en Trinitat Nova que permita la circulación de trenes sin conductor en toda la línea. A partir de hoy, los trenes circularán sin conductor en la L11 entre las cuatro estaciones que hay entre Can Cuiàs y Casa del Agua, una vez completadas todas las pruebas de seguridad en el sistema.

El tramo entre Casa del Agua y Trinitat Nova continuará operándose con sistema convencional, hasta que se complete la instalación del sistema de detección de intrusiones en la vía, a cargo de TMB. Ello permitirá la circulación segura de los trenes automáticos de la L11 y, al mismo tiempo, la utilización de la misma vía para los trenes convencionales de la L4.

De esta manera, en los próximos meses culminará el proceso de automatización de esta línea de metro ligero, que se convertirá en la segunda de toda la red de metro de Barcelona que funcionará de manera totalmente automática, sin necesidad de conductor. La primera fue la L9, con la puesta en funcionamiento de cinco estaciones del ramal de Santa Coloma de Gramanet el pasado 13 de diciembre (Ver noticia).

Con la conducción automática los trenes circulan sin conductor que controle el convoy, optimizando los tiempos de parada y arranque. De esta manera se espera que la automatización aporte puntualidad y eficiencia al servicio.

La instalación de la tecnología específica de transmisión de datos y de cierre y apertura automática de puertas en las cuatro estaciones de la L11 ha comportado una inversión global de 1,5 millones de euros.

La L11 enlaza los barrios barcelones de de Trinitat Nova, Torre del Baró, Vallbona y Ciutat Meridiana, en el término municipal de Barcelona, hasta Can Cuiàs, en el término municipal de Montcada y Reixac. Entró en servicio en marzo de 2003 y es utilizada diariamento por 3.600 usuarios. Se configura como la prolongación de la L4 de metro ligero, ya que discurre en un trazado de vía única.

 La conducción automática como opción del futuro

La conducción automática se basa en un sistema que ya funciona en otras ciudades europeas pioneras al aplicar las última tecnología en transporte, como Lyon o París. La ventaja se encuentra en que se consigue mejorar la calidad del servicio, con más precisión y fiabilidad, incrementando la puntualidad y facilitando la regularidad del servicio de acuerdo con la oferta y la demanda.

Este sistema se basa en la transmisión bidireccional de datos entre el tren y los equipos del suelo. En el caso de la L11, esta comunicación bidireccional se produce en los andenes.

Los convoyes se comunican con un centro de control que centraliza todos los datos, y da órdenes a los trenes, que previamente han sido programados con todos los parámetros de velocidad, frenada, paro, arrancada y apertura y cierre de puertas. Así, se predefinen todas las estrategias a seguir, con el fin de responder a cualquier situación, y garantizar en todo momento el funcionamiento del sistema, evitando afectaciones en caso de fallo.

width=635


Actuaciones y obras

El proyecto ha supuesto las siguientes actuaciones y obras:

- Instalación de mamparas en los andenes de cuatro estaciones.

Las obras han consistido en la colocación de una mampara transparente de 2,4 metros de altura, situada entre la vía y el andén en cuatro estaciones y con una longitud de cerca de cincuenta metros. La mampara contiene ocho puertas deslizantes cada una, que funcionan de manera automática y se abren y cierran en coordinación con las puertas de los trenes. Los trabajos se han llevado a cabo de manera progresiva, para minimizar afectaciones en el servicio habitual.

Así, primero se actuó a la estación de Can Cuiàs, que dispuso de mamparas ya a finales del 2008. Después, esta primavera se acabaron las obras en los dos andenes de Torre Baró/Vallbona, el único punto de cruce de trenes. Finalmente, en otoño se completaron los trabajos en Casa del Agua y Ciutat Meridiana.

-Instalación de la tecnología específica de transmisión de datos.

Con el fin de facilitar la localización de los trenes, y controlar y gestionar el servicio con seguridad, el sistema de conducción automática necesita de una tecnología específica que se instala tanto a lo largo del túnel, como en las estaciones y el interior de los trenes. En este sentido, se han instalado sistemas de comunicación inalámbrica tren-andén para permitir la transmisión de datos entre éstos. También se ha modificado el software actual del tren con el fin de conseguir la precisión de parada necesaria para garantizar encarar las puertas de tren con las de andén y poder embarcar correctamente.

Para la comunicación tren-andén se han instalado en cada estación lazos de transmisión/recepción en la vía, de manera que cuando el tren se detiene en el andén permite comunicarse bidireccionalmente con el sistema de mamparas para gestionar automáticamente la apertura y cierre de las puertas de andén de manera segura.

Por otra parte, a lo largo del túnel se han instalado balizas que permiten al tren auto-localizarse de acuerdo al plano de vías que lleva cargado en su base de datos, y regular la velocidad de circulación y la parada en las estaciones. La autorización de movimiento del tren se genera mediante una unidad de procesamiento que asegura en todo momento la protección de los convoyes. Esta autorización se enviada al tren utilizando las propias vías como medio de transmisión.

-Pruebas de funcionamiento.

Una vez instalados todos los elementos necesarios para el funcionamiento de los trenes sin conductor, se han llevado a cabo pruebas para comprobar la eficiencia del sistema durante tres meses, desde mediados de agosto hasta diciembre. Las pruebas han consistido en la integración de la conducción automática con el sistema de mamparas y el sistema de señalización ferroviaria. Una vez integrado el sistema, se realizaron simulaciones de servicio comercial durante las noches para garantizar la máxima disponibilidad, fiabilidad y seguridad del servicio.

Mando centralizado en La Sagrera

La L11 dispone de un Centro de Mando Centralizado en el Centro de Control de Metro situado en La Sagrera, desde donde se monitoriza en todo momento y de manera continuada el estado de la línea y la ubicación exacta de los convoyes. El responsable ubicado en el Centro de Control Central es el encargado de gestionar la línea de acuerdo a los datos mostrados por el sistema, y puede responder ante cualquier incidencia, actuando sobre las señales para regular convoyes, eliminar o hacer nuevos itinerarios.

Por otra parte, la estación de Trinitat Nova acoge el Puesto de Control Local que permite ejecutar las mismas tareas que el Central, en caso de emergencia o por caída de éste.