Internacional:  Noticia de actualidad


La Administración Federal de Ferrocarriles favorecerá la colaboración con empresas extranjeras

El Plan de Estímulos Económicos de los Estados Unidos contempla  una inversión de global de 111.000 millones de dólares, unos 76.300 millones de euros, de los que 8.000 millones de dólares (5.500 millones de euros) irán destiandos a proyectos de alta velocidad, 6.900 (4.750 millones de eruos) a proyectos de transporte público urbano, y 1.900 (1.300 millones de euros) a la compañia ferroviaria federal Amtrak 


Estados Unidos invertirá 16.800 millones de dólares para estimular el transporte ferroviario
 
 
 

(02/10/2009) Esas inversiones habrán de servir de estímulo a otras estatales -10.000 millones de dólares ó 6.900 de euros, en el caso de California donde en breve se aprobará la normativa que lo hará posible- y locales que podrán unirse a las que propongan empresas privadas, en línea con los planteamientos de la Administración Federal de Ferrocarriles (FRA).

Las fórmulas jurídicas y financieras que se utilizarán para esos proyectos de infraestructuras, fueron analizadas por expertos españoles y estadounidenses en la jornada "infraestructuras de Transporte en Estados Unidos- Oportunidades de Negocio para empresas españolas", celebrada ayer y organizada por Unidad Editorial Conferencias y Formación.

En el transcurso de las ponencias se analizó el estado actual del ferrocarril de viajeros en Estados Unidos, en declive desde 1950 y con un número de viajeros de poco más de veinticinco millones anuales que no representan ni el uno por ciento del total del control de los modos  en todo el país.

Escasas inversiones

hspace=10En el período 1970 sólo el Corredor Noreste, la red del estado de California y de Washington e Illinois, han recibido inversiones públicas significativas, cuyo principal destino en el resto del territorio ha sido la red de autopistas. Los ponentes señalaron que, en paralelo a esa falta de invesiones, ha desaparecido casi totalmente el "saber hacer ferroviario" en el ámbito de los viajeros, lo que ofrece buenas oportunidades a las compañías de países como España en los que el ferrocarril se ha desarrollado espectacularmente en los últimos años.

En la actualidad, además de los planes de reactivación que afectan directamente al ferrocarril, existe en la administración de los Estados Unidos un clima favorable al ferrocarril en línea con los planteamientos del Partido Demócrata de priorizar el medio ambiente, el ahorro enegético y el transporte público urbano e interurbano. E incluso, las propias compañías aéreas comienzan a ver en el ferrocarril una solución para paliar el, ya prácticamente irresoluble, problema de la congestión en los corredores aéreos y los aeropuertos estadounidenses.