Portada:  Contenidos de la hemeroteca



Un tren Talgo ha realizado un viaje de experimental entre Berlín y Kaliningrado dentro de los acuerdos establecidos por Alemania y Rusia en la cumbre realizada en otoño de 2003. La puesta en marcha de este proyecto establecerá un tren turístico semanal, desde la primavera al otoño, entre Berlín y San Petersburgo. El viaje de pruebas estuvo realizado por un tren de 6 coches, cuatro coches camas, un coche restaurante y un coche cafetería. El tren cambió automáticamente de ancho en la frontera polaco-rusa, 1.435 mm-1.520mm, entre Braniew y Mamonovo.


(03/12/2004) En 2005 está previsto comenzar la explotación del tren turístico Talgo germano-ruso entre Berlín y Petrogrado. La empresa ferroviaria alemana Deutsche Bahn, DB, aporta el tren, y la empresa rusa RZD, aporta los rodales con cambio automático de ancho, los aparatos de vía cambiadores del ancho y la modificación del interiorismo. La empresa española Talgo cederá los derechos de uso del cambiador como aportación especial al proyecto.
“Ya están en Alemania”, señala Mario Oriol, gerente de Ventas de Talgo, “ocho rodales con cambio de ancho, siete destinados a los 6 coches del futuro tren, más otro como repuesto, con el objetivo de facilitar el viaje de comprobación entre Berlín y Petrogrado que se realizará antes de la puesta en servicio del nuevo tren”. El tren definitivo se estima que dispondrá de 28 coches. Los itinerarios de ida y vuelta, que se prevén diferentes, están aún por establecer, aunque discurrirán por los territorios de Alemania, Polonia, Kaliningrado, Lituania, Letonia, Estonia y Rusia. Los coches del tren son independientes de la locomotora en la alimentación eléctrica. El billete del tren incorporará un paquete completo de servicios turísticos.
En la DB se está analizando la idea, de que el mismo tren, durante la temporada de invierno, realice viajes turísticos desde Alemania hacia el suroeste, hacia la Europa del Mediterráneo conformada por Francia y España.
Un posible itinerario del tren es el que conduce de Berlín a Frankfurt del Oder, cruza a Polonia por Kunowice, se aproxima a Gdansk y entra al enclave ruso de Kaliningrado entre Braniew y Mamonovo, pasa a Lituania desde Sovetsk a Papegiai, se adentra en Letonia tras dejar atrás Joniskis con llegada a Riga, enlaza con Estonia entre Mazsalaka y Moisaküla alcanzando Tallin, y se abre paso hacia Petrogrado en la ciudad fronteriza de Narva.
Los coches corresponden al tren Talgo Pendular que en Alemania realiza desde 1994 los servicios denominados Talgo Intercity Night, en los trayectos Berlín-Múnich, Múnich-Hamburgo y Hamburgo-Stuttgard. Es un tren remolcado independiente de la locomotora, con rodadura formada por rodales que incorporan ruedas libres.
Las ruedas de los trenes Talgo, según un principio básico de su tecnología, no están caladas sobre un mismo eje, como ocurre en los bogies habituales, sino que son libres e independientes, es decir, giran independientemente la una de la otra. Cada par de ruedas constituye un rodal. Asimismo, los rodales no están situados debajo de las cajas sino entre ellas, exceptuando los rodales extremos de la composición del tren. Los rodales son guiados por las cajas, de forma que, tanto en trazados rectos como en trazados en curva, las ruedas se sitúan siempre posición tangencial sobre la cabeza del carril.
Como consecuencia de esta característica especial de los rodales, los trenes Talgo ejercen una baja agresividad sobre los carriles de las vías y generan un bajo desgaste de las ruedas. No se produce en este caso el clásico ataque de la rueda ferroviaria contra el carril con ángulo positivo, ni el deslizamiento o fricción de las ruedas sobre los carriles. Efectos que son típicos en los bogies con ejes rígidos. Con este principio constructivo de la rueda libre se evita también el movimiento de lazo y se mejora, por tanto, la estabilidad dinámica del vehículo. El guiado de los ejes Talgo es un sistema pasivo, que actúa sin aportación de energía, ya que depende simplemente de la peculiar forma de articular la rodadura con las cajas. La rodadura se sitúa siempre en la bisectriz del ángulo que forman los testeros de las cajas adyacentes y, por tanto, se colocan las ruedas en posición tangencial respecto a la vía.
Los coches de los trenes Talgo están articulados unos con otros permitiéndose, entre ellos, sólo movimientos relativos de giro. El tren forma una composición compacta imposible de volcar. A ello contribuye la particular disposición de los topes laterales entre cajas. La estructura de las cajas de los coches está formada por grandes extrusiones de aluminio soldadas entre sí, constituyendo una construcción ligera con la que se logra un peso de tren muy reducido por cada plaza de viajero. Al estar situadas las rodaduras entre los coches, y no debajo de ellos, es posible situar la caja en una posición mucho más baja que en el caso de los trenes convencionales. En los trenes Talgo el nivel del piso de los coches queda por debajo del punto superior de las ruedas. El piso de los coches queda así por debajo del centro de gravedad lo que redunda en un incremento de la seguridad.
La pendulación de los trenes Talgo permite que los vehículos se inclinen en las curvas de forma natural, sin necesidad de mecanismos que provoquen la inclinación de las cajas. La pendulación se logra porque al estar la rodadura situada entre los coches se elevan los muelles de la suspensión primaria hasta una altura bastante considerable por encima del centro de gravedad de las cajas. De esa forma, al circular en curva, la propia fuerza centrífuga provoca la inclinación de los vehículos hacia el interior de la curva, como en el caso de un péndulo. Disminuye de esta forma la aceleración centrífuga que percibe el viajero y se consigue circular a mayor velocidad en curva sin disminuir la confortabilidad del viaje.