Operadores:  Noticia de actualidad


La iniciativa puede ser realidad dentro de un año, según anunció en Fitur el director general de Turismo de la Generalitat de Cataluña, Joan Carles Vilalta

El director general de Turismo de la Generalitat de Cataluña, Joan Carles Vilalta, anunció durante su visita a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) celebrada en Madrid, su apoyo al proyecto de un tren turístico de Lérida a la Pobla de Segur. A pesar de que los trabajos están todavía en una fase embrionaria, Vilalta confía en las grandes posibilidades de esta línea de tren y los recursos turísticos de su entorno, por lo que la iniciativa podría ser realidad dentro de un año.


Proyecto para la puesta en marcha de un tren turístico entre Lérida y la Pobla de Segur
 
Tren turístico sobre un viaducto, remolcado por la Garrafeta. Foto ARMF
 
 

(04/02/2009) La línea de Lérida a La Pobla de Segur, tras su reapertura en 2006, afronta un nuevo proyecto que combinará el servicio regular a los ciudadanos de estas comarcas catalanas con el desarrollo de nuevos productos turísticos en torno a este ferrocarril.

Tras su transferencia a la Generalitat de Cataluña en diciembre de 2004, la línea fue completamente reconstruida hasta su reapertura en el verano de 2006. El servicio sigue siendo prestado por Renfe por encargo de FGC, empresa que aún no tiene material móvil para operar en ancho ibérico. El servicio se presta de manera más intensa en el tramo hasta Balaguer (ocho circulaciones), y de manera mucho más laxa en el tramo hasta La Pobla (sólo tres trenes al día). Es ahora el momento de recuperar el servicio turístico que durante años se ha desarrollado por la línea, pero insertándolo dentro de una oferta más global.

Según informa el diario “La Mañana”, de Lérida, Joan Carles Vilalta calificó de “diamante en bruto” la línea de tren y los recursos turísticos de su entorno. “Hay que pulirlo, pero puede dar excelentes resultados”, aseguró.

El director general de Turismo explicaba que él había descubierto las posibilidades de este proyecto merced al director territorial de su Departamento, Vidal Vidal, el cual “me introdujo casi literalmente en el tren, para que lo conociera”. El nuevo proyecto ferroturístico será posible partir del acuerdo que han establecido del departamento de Turismo de la Generalitat, la Diputación de Lérida y Ferrocarriles de la Generalitat. Precisamente esta diputación ha sido durante los últimos años la responsable del funcionamiento del tren turístico que ha circulado por esta línea bajo las marcas “Ara Lleida a Vapor” y “Tren Terres de Lleida”. En esta nueva fase, los firmantes del acuerdo quieren implicar, de manera activa, a los ayuntamientos atravesados por esta espectacular línea.

hspace=10

Tren histórico con tracción diesel. Foto ARMF

Para avalar el futuro de este nuevo proyecto se ha encargado a la empresa consultora Stoa un estudio que permita vincular el futuro tren histórico con todos los recursos turísticos de la comarca del Noguera. Los trabajos están todavía en una fase embrionaria, pero Vilalta confía en que den resultados. “No hemos de engañarnos. La línea, sólo como medio de transporte no es viable. En cambio, si somos capaces de dotarla de contenidos, tiene muchas posibilidades”. 

El proyecto se articula en cuatro fases, algunas de muy sencilla ejecución que afectan a actuaciones en estaciones hasta la final, que consiste en la ligazón desde los andenes a todos los recursos turísticos de la zona. “Sólo hemos de ser capaces de ver cómo explotarlos”, concluía el director general.

Para realizar el trayecto se barajan diferentes posibilidades, sin descartar ni el tren histórico –locomotora a vapor–, ni las unidades convencionales, ni especiales con coches panorámicos para contemplar los paisajes y el patrimonio natural.

Una dilatada experiencia en trenes turísticos

La línea de La Pobla es una de las más veteranas en el discurrir de trenes históricos de manera continuada. Hay que remitirse al año al año 1995 para vislumbrar el nacimiento de los trenes turísticos sobre esta línea del Prepirineo ilerdense. La Diputación provincial asumió el proyecto e inició los contactos con la Fundación de los Ferrocarriles Españoles para seleccionar el material móvil más adecuado para el proyecto. En Enero de 1998 salió a concurso la concesión administrativa de la explotación del "Tren turistic de les Comarques de Lleida" (otro de los nombres que ha tenido), siendo adjudicada a la "Associació per la Reconstrucció de Material Ferroviari Historic" conocida como A.R.M.F., asociación sin ánimo de lucro y subvencionada por dicha Diputación.

Para la tracción de dicho tren se seleccionó la locomotora de vapor 282F-0421, popularmente conocida como “la Garrafeta”, nombre que deriva de la casa constructora “Garrat”. Esta locomotora articulada se encontraba en posibilidades de restauración sencilla y era simétrica, es decir, no precisaba invertir marcha en las cabeceras de línea. El uso de fuel como combustible y su gran autonomía la hacía la mejor candidata al nuevo servicio. Para el material remolcado se escogieron varios coches de las series 6.000 y 5.000 en orden de marcha.

El tren comenzó a funcionar en 1998 y, desde aquel momento, mantuvo su servicio, con trenes regulares y charters hasta el año 2007, con la interrupción en el año 2005 debido a las obras de reconstrucción de la traza efectuada por la Generalitat (ver noticia) . En ese año 2007 se suspendieron los servicios a la espera de renegociar el acuerdo con la Diputación. Finalmente, según informa ARMF, en este año 2009 se espera recuperar de nuevo el tráfico de trenes históricos a partir de la próxima Semana Santa.

En principio los trenes tendrán como tracción principal a una locomotora diesel histórica, que permita mantener con costes asumibles este servicio, aunque no se descarta la circulación ocasional de la Garrafeta en trenes regulares o, sobre todo, extraordinarios. Este paquete de servicios se modificará más adelante en función de la fórmula que se defina a partir del acuerdo existente entre Turismo de la Generalitat, diputación y FGC para los futuros servicios de trenes turísticos en esta línea.

La línea de Lérida a la Pobla de Segur fue inaugurada entre los años 1949 y 1951 como parte del gran proyecto, fallido, de unir la estación francesa de Saint Girons con la jienense de Linares. Los trenes jamás pasaron de su término norte en Pobla de Segur y hacia el sur hubo obras desconexas en mayor o menor nivel de avance, pero fue este tramo ilerdense el único en entrar en servicio efectivo. Es una línea de excepcional complejidad orográfica. En sus noventa kilómetros de recorrido hay nada menos que veintinueve  túneles que suman quince kilómetros de longitud, y catorce viaductos. Todo este tramo a orillas del Noguera Pallaresa es de una espectacularidad sorprendente y el recorrido ferroviario aporta sensaciones de gran impacto.

hspace=10