Operadores:  Noticia de actualidad


Respecto al mismo mes de 2019 y con cifras similares en todos los modos, según los datos de la Estadística Mensual de Transporte de Viajeros

Los datos provisionales publicados por el Instituto Nacional de Estadística revelan que el número de viajeros del transporte público durante el pasado mes de abril disminuyó un 91,4 por ciento respecto al mismo mes de 2019, con motivo de la limitación de la movilidad derivada de la crisis sanitaria del coronavirus. Dicho descenso afecta a todos los modos de transporte, que registraron bajadas similares —en el caso del ferrocarril, el número global de usuarios descendió un 91,1 con respecto a la demanda de abril de 2019. La tasa de variación del número de viajeros del transporte público del mes de abril respecto a marzo fue del −83 por ciento.


(17/06/2020) La entrada en vigor del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, así como la de la Orden TMA/273/2020 del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, que dictaba instrucciones sobre reducción de los servicios de transporte de viajeros por carretera, ferroviarios, aéreo y marítimo de competencia estatal u OSP, provocaron una paralización casi total del transporte de viajeros en el mes de abril.

De acuerdo a dicha orden, los servicios OSP redujeron su oferta total de operaciones en, al menos, un 70 por ciento en el caso de los servicios ferroviarios de media distancia y media distancia-Avant, los servicios regulares de transporte de viajeros por carretera, los de transporte aéreo sometidos a OSP y los de transporte marítimo sometidos a contrato de navegación. En cuanto a los servicios ferroviarios de cercanías, la oferta se vio reducida en un 20 por ciento en horas punta, y un 50 por ciento en horas valle.

Sin embargo, algunas actividades económicas no se suspendieron totalmente, lo que provocó que algunos trabajadores tuvieran que seguir acudiendo a su centro de trabajo, utilizando para ello el transporte público, que fue considerado actividad esencial.

La tasa anual del número de viajeros se situó en abril en el −91,4 por ciento (36,1 millones de viajeros frente a 422,2 millones en abril del año pasado).

El transporte más afectado fue el aéreo, con un descenso del −99 por ciento (37 mil viajeros utilizaron este medio). Por su parte, el número de viajeros se redujo un 98,7 por ciento en los servicios ferroviarios de AVE y resto de larga distancia (37 mil viajeros) y un 97,7 por ciento en el autobús (31 mil viajeros).

En el entorno de las ciudades, el transporte de cercanías descendió un 90,7 por ciento en el autobús y un 90,5 en ferrocarril, mientras que el transporte urbano por metro bajó un 90,9 por ciento y un 91,5 por autobús.

El transporte urbano por autobús se suspendió en algunas ciudades y en otras se ha ofrecido de forma gratuita. Este diferente comportamiento se ha visto reflejado en las tasas anuales por comunidades autónomas, aunque todas están por debajo del −85,4 por ciento que registra el Principado de Asturias.

Como consecuencia de las disposiciones del estado de alarma, el transporte especial escolar, en el que se incluye también el transporte de ancianos o minusválidos a centros de día o especializados se redujo prácticamente a cero (−99,8 por ciento).

Por último, el transporte especial laboral registró la menor bajada en abril, con una tasa anual del −54 por ciento.

Transporte urbano

El  transporte urbano fue utilizado por más de 22,2 millones de viajeros en abril, un 91,3 por ciento menos que en el mismo mes del año 2019. El transporte por metro disminuyó un 90,9 por ciento en tasa anual, siendo el metro de Sevilla el que presentó el mayor descenso, con un 96,3 por ciento menos de viajeros que en abril de 2019.

Entre las ciudades que poseen metro, el mayor descenso en el transporte por autobús se registró en Barcelona (−93,3 por ciento).

Transporte interurbano

Más de 10 millones de viajeros utilizaron el transporte interurbano en abril, lo que supone un descenso del 91,3 por ciento respecto al mismo mes de 2019. Por tipo de transporte, el aéreo baja un 99 por ciento, el marítimo un 95,7, por ferrocarril un 91,1 y por autobús un 91 por ciento.

En lo que respecta al transporte por ferrocarril, los servicios de Cercanías descendieron un 90,5 por ciento, los de media distancia un 93,7 por ciento y los de larga distancia lo hicieron en un porcentaje negativo del 98,7 por ciento —dentro de estos últimos, el AVE bajó un 98,5 por ciento.