Empresas:  Noticia de actualidad


Adoptados planes de contingencia y ahorro de costes para limitar el impacto coyuntural del coronavirus

Talgo registró ingresos de 112,8 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un 29,6 por ciento más en comparación con los 87,1 millones de euros en el mismo periodo del año anterior.


(08/05/2020)  

El incremento se basa en una mayor actividad de fabricación, principalmente en el proyecto de trenes de alta velocidad para Renfe, que se mantiene en los niveles más altos de los últimos tres años, a pesar del impacto registrado por el coronavirus.

La compañía registró beneficios brutos de 14,8 millones de euros y el margen operativo disminuyó hasta el 13,1 por ciento por la excepcional coyuntura actual. El beneficio neto alcanzó los 5,3 millones de euros registrando un descenso respecto a los 7,5 millones del mismo periodo de 2019.

La cartera de pedidos alcanzó 3.400 millones de euros de los que 1.200 millones pertenecen a proyectos de fabricación y el volumen de nuevas órdenes ascendió a 141 millones de euros en el primer trimestre de 2020, principalmente por el proyecto adjudicado en Dinamarca para la fabricación de ocho composiciones Talgo 230 por 134 millones de euros, como parte de un acuerdo marco por valor de hasta 500 millones de euros.

Previsiones 2020

Talgo retiró en marzo sus previsiones para 2020 hasta tener mayor concreción sobre la situación actual, si bien prevé perspectivas comerciales en el segmento de alta velocidad con oportunidades en Europa, entre las que destaca el proyecto HS2 en Reino Unido, así como en el segmento de cercanías, donde España se posiciona como la principal fuente de oportunidades. La situación actual podría generar retrasos en los procesos de adjudicación.

Actualmente, Talgo trabaja en oportunidades comerciales para los próximos 24 meses por un valor aproximado de 8.500 millones de euros  y mantiene ofertas presentadas por valor aproximado de 5.200 millones de euros.

Impacto del Covid-19

Desde mediados de marzo, la actividad de mantenimiento en España se vio reducida en un 77 por ciento, así como en otros mercados, por las declaraciones del estado de alarma que han obligado a adaptarse al nivel de actividad operativa de los clientes. Como consecuencia, Talgo anunció un ERTE por fuerza mayor proporcional que afectó a 313 trabajadores y cuya vigencia permanecerá hasta la recuperación de la normalidad, dependiendo de las posibilidades de retomar la operación comercial por parte de los clientes.

La actividad de fabricación se ha ralentizado por retrasos en la cadena de suministro y entre el 30 de marzo y el13 de abril, las plantas de Talgo en España permanecieron cerradas, de acuerdo con las medidas gubernamentales. El 14 de abril, la actividad se recuperó, adecuando los calendarios y el grado de avance de acuerdo con los clientes y con la coyuntura.

Plan de contingencia

Ante la emergencia sanitaria, en marzo y abril, Talgo adoptó planes de contingencia y ahorro de costes limitar el impacto coyuntural de la crisis del coronavirus. El objetivo ha sido asegurar la continuidad de la actividad industrial, preservar los márgenes operativos de los proyectos y proteger a los trabajadores.

Entre otras medidas, el presidente, el consejero delegado y el resto de miembros del Consejo de Administración han reducido a la mitad su salario para el periodo marzo-diciembre de 2020. Adicionalmente, la compañía ha puesto en marcha la modalidad del trabajo en remoto para las diferentes funciones de oficinas, lo que le ha permitido dar continuidad a actividades como la Ingeniería de Proyectos, Compras y Comercial, entre otras.