Operadores:  Noticia de actualidad


Incrementar la oferta, gestionar la demanda y garantizar la seguridad de los usuarios, principales objetivos de las medidas a adoptar

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, mantuvo el pasado lunes una reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Transportes con los Consejeros de las Comunidades Autónomas, en la que insistió en la necesidad de seguir coordinando los esfuerzos entre administraciones en la transición hacia la nueva normalidad en materia de transportes. En este sentido, el resultado del grupo de trabajo formado por el Ministerio y las Comunidades Autónomas han sido la “Guía y recomendaciones para la desescalada en transporte urbano y metropolitano” y el “Conjunto de recomendaciones para el uso del transporte público”.


La coordinación entre administraciones, imprescindible en la transición hacia la nueva movilidad
 
 
 

(06/05/2020)  

Ante el incremento de la movilidad que se espera con la apertura progresiva de las distintas actividades, el ministro considera importante esa coordinación “como hasta ahora”, para seguir trabajando en una misma dirección y armonizando un conjunto de medidas de transporte intermodal, independientemente de su ámbito competencial, porque el éxito no dependerá de una solución única,.

Los primeros resultados de este trabajo, consensuado con las Comunidades, han sido la “Guía y recomendaciones para la desescalada en transporte urbano y metropolitano” y el “Conjunto de recomendaciones para el uso del transporte público”.

Objetivos del conjunto de medidas

El objetivo es establecer un catálogo de medidas para las administraciones competentes, que irá evolucionando en función de las circunstancias, y que se centra en tres objetivos:

- 1. Incrementar la oferta, aumentando las frecuencias, la posibilidad de reforzar determinados servicios con autobuses discrecionales, y promover los planes de movilidad de empresas. Una oferta desde un enfoque multimodal, que también incluye el fomento de modos de transporte activos como la bicicleta, la micromovilidad y caminar.

- 2. Gestionar la demanda, teniendo en cuenta el teletrabajo, la flexibilización de horarios y turnos diarios y el decalaje de horarios comerciales, esenciales para la laminación de la demanda en las horas punta.

- 3. Garantizar la seguridad de los usuarios con la implementación de medidas adicionales tales como acciones dirigidas a gestionar y controlar los flujos de viajeros, la utilización de las nuevas tecnologías y todas las referentes a los protocolos de seguridad y protección.

El reto de las grandes ciudades

En el encuentro, el ministro de Transportes puso el foco en las grandes ciudades, un ámbito donde confluyen los sistemas de transporte masivos de competencia estatal, autonómica y municipal, y donde “debemos centrar esfuerzos para garantizar la seguridad, especialmente en las horas punta”.

Por ello, instó a los ayuntamientos a facilitar esta transición, promoviendo y mejorando las zonas destinadas al peatón e incentivando los distintos modos de movilidad activos. Para Ábalos, “el hecho de que los ciudadanos puedan salir a pasear y hacer deporte, junto con la reducción de los niveles de tráfico, ha cambiado por completo la movilidad en la ciudad” y añadió que “los nuevos hábitos y la necesidad de distanciamiento social incrementarán la movilidad activa como modo de transporte”.

Transición hacia la nueva movilidad

En el marco de la redefinición de un sistema de transporte coordinado con el resto de actores y de administraciones, en el que se lleva trabajando varias semanas, el responsable de Transporte indicó que mañana se reunirá con la Federación Española de Municipios y Provincias, para poner en común las conclusiones de los grupos de trabajo a nivel técnico y las regulaciones normativas a emprender en la transición hacia esa nueva movilidad.

En este sentido, Ábalos recordó la entrada en vigor el lunes de la Orden Ministerial que regula el primer paquete del conjunto de medidas en el transporte, y que establece, entre otras, la obligatoriedad del uso de mascarillas en el transporte público. La nueva norma ha llevado aparejado un amplio dispositivo para el reparto de 14,5 millones de mascarillas en nodos de transporte, municipios y entidades sociales.