Operadores:  Noticia de actualidad


Experiencias y posibles medidas a implementar frente al coronavirus

Responsables de la operación de Metro de Bilbao, Euskotren, ETS, FGC, FGV, SFM, Metro de Málaga, Metro de Granada y Renfe Operadora, con el apoyo técnico de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, han puesto en común experiencias y planes en torno a la pandemia producida por el coronavirus, en la sexta reunión, celebrada online, del Grupo de Expertos en Operaciones Ferroviarias, GEOF.


Sexta reunión del Grupo de Expertos en Operaciones Ferroviarias
 
 
 

(21/04/2020)  

El eje central de la reunión giró en torno a las experiencias y posibles medidas a implementar ante dos horizontes temporales de referencia sobre los que los operadores trabajan. El primero, a corto plazo, en el que se van a mantener las distancias entre personas, que exigirá ajustar la demanda en una situación sin precedentes, con caídas del 90 por ciento, con servicios reducidos en los que se ajusta la plantilla disponible y a la vez conteniendo costes para la movilidad esencial y en el que preocupa especialmente el tratamiento en el interior de los trenes.

El segundo horizonte, fue abordar las acciones en el medio plazo, con la premisa de que se desescalará o reescalará la oferta, para volver al 100 por cien de la capacidad, y en ese contexto surgirán distintas tendencias contrapuestas. La recuperación de la demanda perdida, y la de la confianza, a porque el coche está generando más seguridad.

Se impone una nueva forma de convivir con nuestro entorno, y ante ello los operadores trabajan y estudian para determinar ¿qué hacer para mantener el atractivo y para garantizar la salubridad? Grandes retos, que a partir de análisis, estudios, experiencias internacionales, y la experiencia diaria, están permitiendo diseñar planes y medidas que se están elevando a las autoridades.

“Tren sanitario”

Los operadores han configurado tanto de acuerdo a la normativa de distancia social, como a las capacidades y estándares del material rodante y a la demanda existente lo que han denominado “Tren sanitario”. Este concepto se asienta en análisis y estudios realizados, tanto desde cálculos de carga, históricos por tramos, como desde la geometría y la matemática. Los resultados muestran unas ocupaciones que oscilan entre el 22 y el 30por ciento en función del estándar de capacidad de los vehículos de cada operador.

A corto plazo, la caída de la demanda, que se sitúa en una media del 90 por ciento, no ha planteado problemas en el servicio a los viajeros. Los servicios se han redimensionado con oferta una horaria que, en términos generales, se sitúa en torno al 60 por ciento en horarios punta y el 40 en el resto. Esta oferta se vio más reducida en la fase de confinamiento, en la que solo quedó autorizada la movilidad de servicios esenciales.

En la toma de decisiones de los operadores, ha intervenido también la restricción de disponibilidad de agentes del área de producción, bien porque han dado positivo en el virus y se ha requerido tratarles y confinarles, o bien porque las operadoras han querido protegerles y determinar que se quedaran en casa para disponer de más efectivos para las fases de recuperación.

Reescalada

El reto para los operadores se plantea en la reescalada y se está estudiando y analizando la situación, en coordinación las Autoridades de Transporte regionales y siguiendo las directrices y Reales Decretos del Gobierno.

Desde el análisis matemático, el trabajo de proyecciones sobre estudios de carga a tiempo real y el seguimiento de entradas en accesos a estaciones, permite diseñar una serie de medidas, algunas ya en curso a modo exploratorio que van desde el vinilado y las marcas en interiores y andenes, al rediseño del control de accesos, o al uso de mascarillas y otros medios de protección.

De cara a la salida de la población, los análisis y trabajos en curso, han hecho configurar una serie de medidas que actualmente se están elevando, para llegar a tiempo y poder desarrollarse, dado que en muchas de ellas conllevan notables recursos, así como articulación legislativa.

Las medidas superan el ámbito técnico, económico, o legislativo y hacen referencia a la intervención para modificar las pautas de la movilidad de la población, requiriendo cambios en los horarios de entrada al trabajo y al comercio, entre otras. Aplanar las curvas de horas punta, conlleva ineludiblemente la coordinación con la industria, el sector servicios o el comercio entre otros segmentos de actividad.

El objetivo, a medio plazo, es, atendiendo a las directrices de la OMS y gubernamentales, recuperar la demanda anterior dando un servicio que el ciudadano perciba como seguro y salubre, para evitar el trasvase hacia el vehículo privado situación que supondría el colapso de las ciudades.

Trenes limpios y seguros.

Además de incrementar la limpieza y reforzarla con desinfectantes en trenes y cabinas de conducción, por trayecto o su llegada a terminal, los operadores están explorando todas las opciones de nuevos tratamientos de limpieza, algunos de los cuales ya se han implementado en algunas instalaciones. Hay operadores que están llevando a cabo limpiezas similares del tipo de las que se aplican en quirófanos.

Los espacios ocupados por los agentes claves para el mantenimiento del servicio en el periodo de confinamiento, han sido una prioridad para todos los operadores, tanto para su limpieza como para la instalación de sistemas de protección.

El tratamiento de viricidas complejos, el uso del ozono, o de lámparas ultravioletas, son técnicas en estudio de las que se analizan beneficios, costes y complejidad de aplicación a sistemas pesados como es el ferrocarril. Junto a los procesos de limpieza, distribución de elementos de protección e instalación de estructuras de protección, los operadores también han realizado el seguimiento de la temperatura de los trabajadores, con carácter voluntario, en las áreas de producción. Esta iniciativa se está estudiando técnicamente, con sus costes y necesidades aparejadas, de cara a extenderla a los viajeros.

Medidas legislativas

En el marco de los análisis y las medidas que se están aplicando, los operadores valoran la importancia de medidas legislativas que favorezcan la recuperación de la demanda en los modos ferroviarios y el movimiento de masas que conlleva.

Los operadores han contactado con la práctica totalidad de operadores europeos y algunos asiáticos para conocer las iniciativas están planteando, muy dispares en función de sus culturas y de su organización política y técnica. En Europa la tendencia es las recomendaciones, si bien los metropolitanos consultados van encaminados a no contemplar el incremento de costes y plantillas para solventar los problemas derivados de la situación actual.

Ello conlleva la implantación de medidas legislativas, que aborden cuestiones tan sensibles como la obligatoriedad de la mascarilla en las instalaciones y vehículos, el seguimiento y control de su cumplimiento, o el control de los flujos de los viajeros guardando las distancias en instalaciones y accesos. Estas y otras medidas que se van a proponer, implican la revisión por las autoridades competentes de la normativa.

Los operadores en la reunión del GEOF analizaron también la medida excepcional y transitoria, de dotar de autoridad a determinados agentes de las compañías ferroviarias.

Colaboración entre operadores y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

Tanto para el cumplimento de los márgenes de demanda actuales que permiten las directrices de las Autoridades de Transporte, como avanzando en un horizonte temporal a medio plazo, los operadores contemplan la necesaria colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad Públicos como algo fundamental hasta la finalización total del estado de pandemia.

Para velar por la seguridad de los viajeros en el sistema y coordinar su actividad con lo que ocurre en el exterior de las instalaciones, es m necesario vigilar la entrada a estaciones que se produce desde donde el operador no tiene competencias. La colaboración y las alianzas en este proceso, va incluso más allá que las que se deben establecer con las Fuerzas y los Cuerpos de Seguridad.

El retorno a la normalidad y la recuperación de la fuerte caída de la demanda, conllevan un cambio de pautas de la movilidad que se puede prever trabajando activamente con departamentos de recursos humanos y directivos de empresas industriales, de servicios, comercios, entidades públicas, colegios, etcétera que permitan establecer una entrada y salida al trabajo y a las instituciones educativas de manera escalada. Una colaboración igualmente imprescindible.