Infraestructuras:  Noticia de actualidad


Tras concluir las obras para la reposición de las infraestructuras e instalaciones gravemente dañadas por el temporal del pasado mes de octubre, que han supuesto una inversión de 28,3 millones

A partir de mañana, 14 de abril, Adif restablecerá la circulación en la línea de ancho convencional Lleida-Valls/Tarragona-Barcelona, una vez se han finalizado las múltiples actuaciones ejecutadas para la reposición de las infraestructuras e instalaciones que se vieron gravemente afectadas por los efectos del temporal de los días 22 y 23 del pasado mes de octubre y que han supuesto una inversión de 28,3 millones de euros.


(13/04/2020)  

En la ejecución de estas obras se ha realizado un extraordinario esfuerzo técnico y humano para normalizar el tráfico en el menor plazo posible, incluso en las desfavorables condiciones provocadas por la alerta sanitaria. Gracias a ello, se podrá restablecer la circulación aproximadamente un mes antes de la fecha inicialmente prevista, fijada para mediados de mayo.

Para ello, han trabajado alrededor de 180 personas, entre técnicos de las diferentes áreas de Adif y operarios de las empresas contratadas, utilizando además unas ochenta máquinas —retroexcavadoras, extraviales, buldozers, motoniveladoras, camiones de obra y dúmpers, además de maquinaria específica para el montaje de vía e instalaciones, entre otras—, que han trabajado de forma simultánea en los numerosos puntos afectados.

Tras la conclusión de los trabajos, en los que Adif ha invertido 28,3 millones de euros, desde mañana se podrán restablecer las conexiones ferroviarias para los viajeros entre Lleida y Barcelona por Valls y Tarragona a través de las líneas R13 y R14 de Rodalies y para los tráficos de mercancías.

Afecciones en un tramo de 41,5 kilómetros

El temporal de octubre afectó al tramo de 41,5 kilómetros comprendido entre las estaciones de Puigverd-Artesa y L’Espluga de Francolí, provocando la desaparición total de la plataforma en diversos puntos, afecciones a obras de drenaje, arrastres de balasto y vía, caída de postes de catenaria, rotura de cables de señalización y telecomunicaciones, además de la desaparición de señales y otros equipos, entre otros destrozos que alcanzaron todos los sistemas ferroviarios. Todo ello derivó en tres descarrilamientos que agravaron la situación.

Adif detectó setenta incidencias, de las que quince fueron catalogadas con nivel de daños alto o muy alto.

Descripción de las actuaciones

Uno de los principales objetivos de Adif durante los trabajos para la restitución de la vía ha sido la mejora de la capacidad de las obras de drenaje transversal, con la construcción de nuevas estructuras capaces de desaguar caudales para avenidas excepcionales con un periodo de retorno de quinientos años, muy por encima de la capacidad del drenaje original de la línea. De esta manera, se pretende reducir de forma considerable la probabilidad de que la plataforma sufra daños de gravedad en caso de episodios similares.

Para ello se han ejecutado un total de catorce nuevas obras de drenaje transversal, materializadas con 1.126 metros de marco prefabricado de hormigón con una sección interior que oscila entre los 2 y los 4 metros de ancho y entre 1,5 y 2,5 metros de altura.

También se han llevado a cabo escolleras de protección en los taludes de la plataforma, para lo que se han destinado 267.500 Tn de piedra de escollera y se han realizado 180.000 m3 de excavaciones, terraplenando un volumen de 102.000 m3 y vertiendo un total de 9.500 m3 de hormigón, principalmente en los refuerzos de escollera.

Asimismo, se han levantado la vía y la catenaria en un tramo de 2,6 kilómetros y se han repuesto en total 5.200 metros de carril, 22.000 metros de hilo de contacto de la catenaria, 45 postes del sistema de electrificación, 4.334 traviesas y 11.950 m3 de balasto.

Respecto al sistema de señalización y comunicaciones, se han instalado 3.925 metros de cable de 2.200 voltios, 16.000 de fibra óptica y 6.300 de canaletas.

Además, se han llevado a cabo las operaciones técnicas necesarias en la vía —nivelación, perfilado y alineación— mediante maquinaria especializada para garantizar los correctos parámetros geométricos de la vía y se han realizado circulaciones de prueba previas a su puesta en servicio.

Obras de reparación en la línea Lleida-Manresa

Por otro lado, Adif sigue trabajando en las obras de reparación de la infraestructura e instalaciones ferroviarias de la línea Lleida-Manresa, que también se vieron afectadas por el mismo temporal.

En concreto, se actúa en diferentes puntos a lo largo de 80 kilómetros entre Pla de Vilanoveta y Calaf. Estos trabajos, que se desarrollan fundamentalmente en vía, trincheras y sistemas de energía, cuentan con un presupuesto estimado superior a los 17,4 millones de euros.