Operadores:  Noticia de actualidad


El cierre que comenzó el fin de semana permite también aprovechar mejor los recursos

Metro de Madrid comenzó a cerrar durante el pasado fin de semana, de manera progresiva, un total de 44 vestíbulos y 183 accesos de su red para reducir los riesgos entre sus empleados y aprovechar mejor los recursos frente a la crisis del coronavirus.


(06/04/2020)  

La medida permite, también, aprovechar mejor los recursos y adaptarlos a la nueva situación, utilizándolos en tareas de limpieza, vigilancia o mantenimiento, ante la caída el 90 por ciento de la demanda de transporte.

Los vestíbulos y accesos que se cerrarán son aquellos que cuentan con un tránsito inferior a quinientos viajeros diarios y, en el caso de los accesos cuando cuenten con una alternativa cercana. Se mantiene abiertos sin condiciones todos los vestíbulos que dan acceso a hospitales e intercambiadores o que cuenten con ascensores.

Medidas

Esta medida se suma a otras de Metro de Madrid ha puesto en marcha para proteger a sus empleados de Metro. Así, desde el pasado viernes, todos los supervisores comerciales de Metro mayores de 60 años han dejado de trabajar. El cierre de vestíbulos también evitará que muchos otros empleados, como trabajadores de mantenimiento o de limpieza y seguridad, tengan que acceder a estos espacios, minimizando así el riesgo de contacto.

Desde el inicio de la alerta sanitaria, Metro de Madrid redujo el personal en activo, de manera que la mayoría de las estaciones solo cuentan con un agente. Además, se ha adelantado el horario de cierre de la red, de forma que el último servicio sale a las 0.00 horas frente a las 1.30 horas habituales.

Adicionalmente, está favoreciendo el teletrabajo para minimizar el riesgo de contagio y promoviendo mayor flexibilidad horaria para facilitar la conciliación laboral y familiar en el caso de los empleados con responsabilidad sobre el cuidado de menores de doce años, personas con discapacidad o familiares hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que, por razón de edad o enfermedad, no puedan valerse por sí mismos.