Operadores:  Noticia de actualidad


La actuación se realizará en las inmediaciones del río Guadalhorce y de su paraje natural

Metro de Málaga plantará ochocientos árboles a lo largo de este año en la zona del río Guadalhorce, lo que supondrá la compensación de 36.000 kilogramos de dióxido de carbono al año que se dejarán de emitir a la atmósfera.


Metro de Málaga plantará ochocientos árboles este año para compensar emisiones de dióxido de carbono
 
 
 

(04/03/2020)  

La plantación de los ochocientos árboles, en una superficie aproximada de una hectárea, supone una nueva muestra del firme compromiso en favor de la protección del medio ambiente de este sistema de transporte., premisa clave dentro del modelo de movilidad sostenible en el que se inscribe.

Esta actuación será posible gracias al acuerdo de colaboración firmado con la Asociación Almijara, responsable del impulso del amadrinamiento de árboles, y que está declarada entidad colaboradora de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía y del Ayuntamiento de Málaga, y que además fue merecedora del primer Premio Provincial Málaga Viva de Lucha Contra el Cambio Climático, Modalidad Árbol.

Plantación en tres fases, por trabajadores y usuarios

La plantación, denominada Arbolada de Metro de Málaga, se realizará en tres fases y en dos momentos diferentes del año. Dos de ellas se realizarán con los trabajadores de la empresa y los familiares de éstos que quieran sumarse a esta actividad, y la tercera con los usuarios del ferrocarril urbano que deseen participar.

La actuación se realizará en las inmediaciones del río Guadalhorce y de su paraje natural, en las zonas más cercanas a la ciudad. Se plantarán diferentes especies autóctonas que tendrán que ser regadas los dos años siguientes a su plantación, a fin de asegurar su buen arraigo.

El Metro de Málaga es un modo de transporte sostenible que contribuye a reducir las emisiones locales de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global del planeta. Adicionalmente, desde el año 2018 la energía eléctrica que el Metro de Málaga consume es de origen cien por cien renovable, algo que sumado a estas acciones de compensación, permite afirmar que la huella de carbono de la actividad del suburbano es mínima o prácticamente nula.