Operadores:  Noticia de actualidad


Automotores de la serie 61, fuera de servicio por las nuevas electrificaciones en la isla

Serveis Ferroviaris de Mallorca, SFM, ingresará 9,6 millones de euros por la venta de once trenes diésel de la serie 61 a Kenya Railways, operador de una red mayoritariamente de ancho métrico  de 3.334 kilómetros. Esta serie empezó a circular en 1994 en la red insular, y su último servicio fue hace ya casi un año, en mayo de 2019.


Serveis Ferroviaris de Mallorca vende once trenes a Kenia
 
Unidad de la serie 61 circulando en Mallorca. Foto Carlos Pérez Arnau
 
 

(03/03/2020) El contrato, con un dilatado desarrollo empezado hace catorce meses en el que se han sucedido incluso escenarios nuevos, en los que se barajó la posibilidad de su venta a Renfe para cubrir servicios en la red métrica asturiana, finalmente, se ha cerrado con el comienzo de este año. En el proceso se ha contado con el apoyo de los ministerios de Comercio, Industria y Turismo, y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a través  Renfe.

Toda la red mallorquina está actualmente electrificada, por lo cual los trenes dejaron de prestar servicio el pasado año. Las once unidades, más un remolque, completan un proceso de venta de material inactivo que tuvo otro episodio en 2015, con la venta de ocho composiciones a los Chemins de Fer de la Provence, que aún no han entrado en servicio y ni siquiera han afrontado intervenciones de calado para su circulación en la red gala. Esta venta supuso para SFM unos ingresos de 4,1 millones de euros.

Kenia

En los 9,6 millones de euros consignados por los ferrocarriles kenianos en la operación se incluyen, además del precio de las unidades, las piezas de repuesto, el perfilado de las ruedas y la formación del personal de Kenya Railways por parte del personal de SFM. La compañía de Kenia pagará el 20 por ciento del importe a la firma del contrato y el resto en el momento del traslado de las unidades. La voluntad del operador africano es trasladar los once trenes lo más rápido posible, de tal manera que empezaran a prestar servicio en un par de meses. Estas unidades serán puestas en servicio en cinco líneas  de cercanías que tienen origen en la capital, Nairobi, y se espera que presten servicio unas dos décadas más en esta red. Con estos trenes, Kenya Railway persigue aumentar la capacidad actual de 13.000 viajeors hast 132 000 pasajeros/día en 2022.

Tanto esta venta como la realizada en Francia generan un total de 13,7 millones de euros, que serán reinvertidos en mejorar los servicios actuales de SFM. De esta serie, producida por CAF, llegaron a rodar veintitrés trenes, tres de los cuales fueron baja por accidente. Según algunas fuentes, la unidad restante tras la venta podría preservarse  como vehículo histórico en Mallorca, para el futuro tramo destinado a esos usos en Sant Llorenç.