Operadores:  Noticia de actualidad


Primera renovación desde los años 90

Metro de Madrid renueva el uniforme de sus empleados modernizando su imagen con prendas más cómodas y funcionales y más representativos y fácilmente identificables por los usuarios.


Metro de Madrid moderniza el uniforme de sus empleados
 
 
 

(19/02/2020)  

El personal de estaciones y los maquinistas ya han comenzado a utilizar el nuevo vestuario que está adaptado a las funciones de los supervisores comerciales, incorporando nuevas opciones como la de guardar la tablet en el bolsillo interior del anorak.

Además, se han incluido prendas con cualidades técnicas específicas, como pantalones térmicos, corbatas con un nudo fijo, una goma elástica y un cierre que se suelta fácilmente en caso de atrapamiento, o guantes táctiles, entre otras.

En total, se han producido más de 65.000 prendas destinadas a 3.517 agentes cuyo trabajo se realiza de cara al público y representan la imagen corporativa de la compañía. El presupuesto de la renovación es de 2,2 millones de euros que incluyen una segunda dotación que se repartirá a partir de 2022.

Diseño

El diseño de la nueva uniformidad ha sido realizado por Raquel Galán Martínez, ilustradora y diseñadora gráfica y textil, especialista en diseño y moda por la Escuela Superior de Diseño y Moda ESED, que ganó el concurso de propuesta de diseño que organizó Metro en 2018.

Los empleados de Metro a quienes afecta este cambio han recibido ya la nueva uniformidad y comenzaron a utilizarla el pasado sábado, día 15. Los uniformes que venían usando hasta esa fecha podrán ser donados a una entidad social a través de cooperación internacional.

Cien años

El uniforme laboral de Metro de Madrid ha registrado numerosos cambios a lo largo de sus cien años de historia. En sus comienzos, el personal femenino llevaba un vestido que no sufrió demasiadas transformaciones hasta los años 70, a excepción del abotonado del traje, el largo del mismo y el progresivo aumento del tamaño del logo de la compañía. En el caso del personal masculino, el uniforme era de corte militar, estaba dotado de gorra y adornado con los galones que indicaban la categoría profesional Swiss Replica Watches.

A partir de los 70, el uniforme evoluciona al traje tipo sastre, en el caso de los hombres, y a la falda con blusa y chaqueta, en el caso de las mujeres, a lo que se incorporó una gabardina como prenda de abrigo en los años 80. En esa década también se introduce el uso de pantalón entre el personal femenino.

En los años 90 es cuando la uniformidad sufre una mayor transformación tanto en el estilo como en el color. Del azul, protagonista de las décadas anteriores, se pasa a un tono granate y se van introduciendo nuevas prendas para adaptarse a las necesidades del personal, como el vestuario pre-mamá o las prendas térmicas.