Internacional:  Noticia de actualidad


Este proyecto interesa especialmente a las expectativas comerciales de la conexión Oporto-Vigo

Infraestruturas de Portugal, IP, ha completado la electrificación del tramo de 44 kilómetros entre Nine y Viana do Castelo, en la Línea del Miño, que permitirá el uso de material eléctrico, lo que se traducirá en una reducción de unos 300 millones de toneladas de dióxido de carbono de emisiones para el año 2046. 


(18/07/2019)  

La inversión en el proyecto asciende a unos 16 millones de euros y se ha prolongado durante 822 días. En ella se ha incluido, además de la instalación de catenaria, la elevación y ampliación de los andenes, la ejecución de una estación técnica en Midões y la ampliación de la estación de Barrosela.

Además, se han modificado las vías de las estaciones Barcelos, Darque y Viana do Castelo y se ha rebajado la cota de vías para permitirir el nuevo gálibo de línea electrificada en Carreira y al norte de la estación de Viana do Castelo. También se han estabilizado taludes, se han realizado movimientos de tierras y se han construido drenajes y estructuras de apoyo y contención y se han impermeabilizado los túneles de Sao Miguel da Carreira, Tamel y Santa Lucrécia.

Objetivos

Las obras permitirán reducir el tiempo de viaje y la eliminación del transbordo en Nine y mejorar la competitividad del ferrocarril gracias al uso de trenes de mercancías de 750 metros de longitud y al aumento de capacidad de quince trenes de trescientos metros diarios a veinte trenes de 750 metros.

Además, la electrificación facilitará la mejora las conexiones internacionales del corredor Oporto-Vigo. También se elevarán los niveles de seguridad gracias a la instalación de un nuevo sistema de señalización y telecomunicaciones, y a la supresión y automatización de los pasos a nivel.

Los tiempos de viaje se reducirán en unos diez minutos en conexiones internacionales, doce en interregionales y unos seis minutos en regional. También será posible implementar servicios de pasajeros sin transbordo entre Oporto y Valença, reforzando la calidad del servicio y reduciendo el tiempo de viaje. La línea del Miño forma parte del Eje Atlántico y su modernización es clave para la conexión Portugal-España.