Portada:  Noticia de actualidad


Con una inversión de 30 millones de euros, los trabajos que ejecuta ETS han entrado en su recta final, con el cale del túnel que se incluye en las obras de la variante del municipio vizcaíno

Con el cale el pasado miércoles del túnel de Ermua, que se incluye en las obras de la variante ferroviaria de esta localidad vizcaína, las obras del desdoblamiento sobre 1.500 metros de la línea Bilbao-San Sebastián a la altura del municipio afrontan su recta final. Así lo ha asegurado la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, quien anunció que la nueva estación ferroviaria de Ermua entrará en servicio en enero del próximo año.


La nueva estación de Ermua de Euskotren entrará en servicio en enero del 2019
 
 
 

(01/06/2018) Al mismo tiempo que la terminal, el próximo mes de enero se estrenarán el nuevo viaducto sobre la carretera N-634 y el túnel adyacente, en una actuación ferroviaria sobre 1.500 metros de longitud de la línea Bilbao-San Sebastián, que opera Euskotren. Tan solo quedarán pendientes los remates de urbanización, que concluirán la próxima primavera.

Cale del nuevo túnel

El túnel de un kilómetro, cuyo cale tuvo lugar el pasado miércoles, optimiza el trazado actual y mejorará notablemente los accesos ferroviarios a Ermua. El cale se produjo a cien metros del emboquille norte, que da a Ermua, y a 900 del emboquille sur, en el término municipal de Zaldívar. De esta manera, el túnel está excavado en su totalidad, así como el mango de maniobras de 120 metros de longitud que hay en su interior para favorecer las operaciones ferroviarias. Además, los últimos cien metros del lado Ermua ya están hormigonados.

La totalidad del nuevo trazado en vía doble suma una longitud de 1.500 metros. El inicio se localiza en la zona de Eitzaga, en el término municipal de Zaldívar y discurre prácticamente en su totalidad en una variante en túnel –de 1.025 metros de longitud– hasta la entrada a Ermua, donde cruza la carretera N-634 mediante un viaducto de 40 metros, previo a la futura estación, que albergará parte del andén con cubierta acristalada. En dicho viaducto ya están ejecutadas las pilas y los estribos y en la actualidad Euskal Trenbide Sarea está realizando el montaje del encofrado del tablero.

Tras superar la nueva terminal, el trazado enlaza nuevamente con la vía actual antes del paso inferior de la calle Izelaieta. La actuación permitirá, además, la supresión del paso a nivel de Oletxe.

Nueva estación elevada

La nueva estación, por su parte, se encuentra en una fase muy avanzada. La tabiquería interior está finalizada y se han iniciado los trabajos de revestimiento, solados, fontanería y carpintería interior. Una vez concluidos los trabajos de hormigonado del viaducto y revestimiento del túnel, se acometerán los trabajos de instalaciones electromecánicas, señalización y comunicaciones, entre otros.

Con las obras que se están ejecutando se dotará a Ermua de una estación moderna y accesible con andén central de 80 metros de longitud. Asimismo, ganará en accesibilidad y seguridad, ya que la anterior se encontraba en curva y la distancia de las unidades al andén era mayor.

Además, las obras de construcción de la nueva estación posibilitarán la eliminación del terraplén ferroviario que separa el parque de Valdespina y la plaza contigua a la N-634, conectados hasta ahora por escalera y ascensor. En el futuro, la conexión entre estos dos lugares de ocio será accesible para todas las personas sin limitación ninguna, gracias a un paso inferior.

Mejoras para el servicio y para la ciudadanía

Las obras, que han supuesto una inversión de 30 millones de euros, incluidas la obra civil y las instalaciones, supondrán notables beneficios tanto para el servicio ferroviario como desde el punto de vista urbanístico. La puesta en marcha del nuevo trazado, la mayor parte del cual discurre en túnel, va a eliminar las molestias a los vecinos de Ermua, además de acortar los tiempos de recorrido en dos minutos.

Asimismo, el desdoblamiento contribuirá a optimizar la seguridad y la fiabilidad del servicio, además de la mejora urbanística y para la accesibilidad que va a suponer en todo el entorno de la nueva estación.