Portada:  Noticia de actualidad


Mediante sensores embebidos en el hormigón, el sistema ofrece datos en tiempo real, desde un puesto de mando, sobre la evolución de la infraestructura

FGV y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) suscribirán un convenio para instalar en la red de Metrovalencia un innovador sistema de sensores capaces de medir en tiempo real la corrosión en infraestructuras de hormigón que ha sido desarrollado y patentado por un equipo multidisciplinar de investigadores de la Universidad.


Convenio para instalar en la red de Metrovalencia un sistema de monitorización de la infraestructura
 
 
 

(02/02/2018) La propuesta, presentada por el equipo de investigadores integrado por los profesores Manuel Valcuelde, Juan Soto, Miguel Alcañiz y José Manuel Gandía, desarrolla un sistema innovador que monitoriza en tiempo real, desde un puesto de mando, la evolución de la infraestructura y permite la transmisión de datos de forma remota. El sistema, basado en sensores embebidos en el hormigón, capaces de medir la corrosión en infraestructuras de dicho material, permite detectar y anticipar actuaciones que mantengan y mejoren la seguridad las infraestructuras

Tanto FGV como los investigadores han coincidido en la necesidad de avanzar en iniciativas de colaboración mutua, especialmente en materia de I+D+i, como modelo de trabajo a la hora de dar respuesta a diferentes problemas. En este caso, la colaboración con la UPV permitirá a Metrovalencia contar con sistemas innovadores de monitorización basados en el Big Data y en tecnologías de comunicación avanzadas, enfocados a la conservación de infraestructuras.

Plan de inspección de túneles y estaciones subterráneas

A este respecto, FGV ha contratado la inspección y auscultación de los veintisiete kilómetros de túnel y las 35 estaciones subterráneas de la red de Metrovalencia para conocer su estado actual. Se trata de la primera ocasión en la que FGV ha planificado una revisión detallada de sus infraestructuras subterráneas, que en algunos casos, como en las líneas 1 y 2, cuentan con treinta años de antigüedad, para llevar a cabo, con posterioridad, las medidas correctivas pertinentes.