Portada:  Noticia de actualidad


La nueva estación en viaducto ha permitido recuperar 17.600 metros cuadrados para usos ciudadanos

El pasado sábado se estrenaba oficialmente la urbanización generada en los bajos de la nueva estación en viaducto de Euskotren en el barrio donostiarra de Loyola, que ha permitido recuperar un espacio de 17.600 metros cuadrados para uso ciudadano, que se reparten entre zonas verdes, áreas de juegos infantiles o carril bici, entre otros.


Concluida la obra de integración urbanística del ferrocarril en el barrio donostiarra de Loyola
 
Foto: Michelena. El Diario Vasco
 
 

(28/11/2017) La regeneración urbanística conseguida como consecuencia de la ejecución por parte del gestor vasco de infraestructuras ferroviarias, Euskal Trenbide Sarea (ETS), de la nueva estación de Loyola en viaducto ha permitido suprimir la barrera que suponía el talud por el que circulaba el tren y unir la zona de Ciudad Jardín al resto del barrio.

La obra de Loyola tenía el objetivo de mejorar del servicio ferroviario y la permeabilidad del barrio y supone un elemento transformador y regenerador urbanístico con influencia positiva tanto en la calidad de vida del barrio, como en la movilidad de los peatones y la accesibilidad del entorno de la estación.

Urbanización por fases

Tras la puesta en servicio de la estación de Loyola, el pasado 5 de marzo, se procedió al desmontaje y demolición de la terminal provisional y estructuras colindantes. Posteriormente, se concluyeron las cubiertas y fachadas pendientes y se habilitó el acceso norte al vestíbulo principal. De esta manera, el 25 de septiembre se completó la estación y pudo abrirse al público la parte del andén norte que da acceso al Colegio La Salle.

En total, desde junio se ha urbanizado un área total de 17.600 metros cuadrados entre viales y zonas peatonales, la mayoría de los cuales se han ganado al ferrocarril gracias a la ejecución del nuevo viaducto y la demolición del desvío provisional. Desde principios de octubre se han ido abriendo al público zonas de la nueva urbanización, a medida que se instalaba el mobiliario urbano y se completaban los remates.

Las últimas dos semanas se ha trabajado en la modificación de la ordenación vial en la Travesía de Loyola en el entorno de la obra, así como en la retirada de algunas instalaciones provisionales. Si bien el tramo de la Travesía bajo la estación se había concebido como una zona de coexistencia de tráficos con prioridad peatonal, se han introducido algunos cambios para la completa segregación de los mismos, mediante la colocación de bolardos, semaforización, señalización vial y sendos pasos de cebra.

Únicamente restan rematar los trabajos de recuperación de la Casa de la Cultura del barrio, donde se está reconstruyendo la fachada y parte de las instalaciones.

Nueva estación de Loyola

La nueva estación de Loyola está formada por un vestíbulo que, a través de escaleras y ascensores, da acceso a sendos andenes laterales de 120 metros de longitud. La principal peculiaridad de la terminal es que está construida en viaducto y viene precedida por otra estructura metálica de doscientos metros de longitud.

Las pilas sobre las que se asienta el viaducto tienen una profundidad entre 35 y cuarenta metros para llegar a la roca. La puesta en marcha de la estación ha supuesto una evidente mejora del servicio ferroviario, tanto por la duplicación de la vía como por la modernidad de las nuevas instalaciones.

La actuación ha sido cofinanciada por el Gobierno Vasco y el Ayuntamiento de San Sebastián y ha supuesto una inversión de 20,9 millones de euros, de los que el Consistorio aporta 1,1 millones de euros destinados exclusivamente a los trabajos de urbanización, para los que se buscado en todo momento el consenso con los vecinos.