Operadores:  Noticia de actualidad


Incluye actuaciones sobre el material móvil, instalaciones y los equipos

El Plan de Ahorro Energético de Metro de Madrid ha permitido ahorrar en los últimos cinco años hasta cincuenta millones de euros en la factura energética de la operadora. Desde que se implantó, en 2012, Metro de Madrid ha reducido en un 25 por ciento la energía eléctrica consumida para el funcionamiento diario del servicio.


El Plan de Ahorro Energético de Metro de Madrid ahorra cincuenta millones de euros en cinco años
 
 
 

(28/04/2017)  

El Plan que incluye un total de doce actuaciones en material móvil, instalaciones y equipos de la red de explotación de Metro de Madrid, también permite, sin afectar al servicio,  reducir el impacto ambiental de la actividad, ya que la energía representa cerca del 70 por ciento de sus emisiones.

Entre las medidas puestas en marcha destaca  una nueva técnica de conducción que mejora el consumo energético, con un ahorro de 1,5 millones de euros anuales, y que consigue reducir el gasto, manteniendo  una velocidad más constante y evitando aceleraciones y frenadas innecesarias.

Esta nueva técnica de conducción inteligente sitúa en consumo por kilómetros recorrido en 1,3 kilovatios hora, frente a la media de los grandes metros del mundo, que está por encima de los 2,6.

Tecnología led

Además, Metro de Madrid está sustituyendo la iluminación en estaciones y  material móvil por lámparas de tecnología led, lo que permite reducir a la mitad el consumo energético en iluminación.  Con esta medida se han sustituido un total de 185.000 fluorescentes, con una inversión superior a los 4,5 millones de euros.

Adicionalmente,  para obtener un mayor partido en la ventilación de los túneles, que es el segundo sistema que más energía consume tras la tracción, se ha establecido una nueva programación de funcionamiento.

Actualmente se está desarrollando un sistema de gestión inteligente de la ventilación que mejora la eficiencia y el confort térmico y reduce aún más el consumo energético. Esta medida que mejora también la calidad del aire, supone un ahorro anual de casi dos millones de euros.