Portada:  Noticia de actualidad


La licitación será en el método estándar de adjudicación de nuevos contratos de servicio público desde diciembre de 2023

El Parlamento Europeo aprobó ayer el pilar de mercado de la reforma ferroviaria europea que se recoge en el Cuarto Paquete Ferroviario con el que se pretende incentivar a los operadores a enfocarse más a las necesidades de los usuarios, mejorar la calidad del servicio y la eficiencia económica del sistema.


El Parlamento Europeo aprueba el pilar de mercado del Cuarto Paquete Ferroviario
 
 
 

(15/12/2016) La aprobación de este pilar de mercado o político se suma a la del denominado pilar técnico, ya aprobado, que contempla la unificación de los estándares y procedimientos ferroviarios de cada país y cubre ámbitos como la interoperabilidad, la seguridad o el papel de la Agencia Europea Ferroviaria, (ERA) como entidad responsable de la emisión de autorizaciones para material rodante y certificados de seguridad para operadores (Ver noticia).

Con esta aprobación, las operadoras ferroviarias podrán ofrecer nuevos servicios comerciales en líneas nacionales a partir del 14 de diciembre de 2020. La licitación se convertirá en el método estándar de adjudicación de nuevos contratos de servicio público a partir de diciembre de 2023, con algunas excepciones.

Licitación

Conforme a ello, los contratos públicos para suministrar servicios ferroviarios de pasajeros en los países de la Unión tendrán que ser licitados. El objetivo  es impulsar la inversión y el desarrollo de nuevos servicios comerciales.

De acuerdo a las nuevas reglas, cuando las autoridades nacionales adjudiquen contratos públicos para el transporte ferroviario de pasajeros, la licitación abierta, accesible a todos los operadores ferroviarios de la Unión, debe convertirse progresivamente en el procedimiento estándar para seleccionar a los proveedores de servicios.

La licitación pública de estos contratos, que representan aproximadamente dos tercios de los servicios ferroviarios de pasajeros de la Unión Europea, impulsará a las operadoras a centrarse en la atención al cliente y redundará en una reducción de costes para los contribuyentes.

Las autoridades nacionales podrán seguir adjudicando contratos directamente, sin concurso, pero garantizando mejoras a los pasajeros o aumentos de la eficiencia económica del servicio. Los contratos adjudicados sin licitación previa deberán incluir requisitos de rendimiento, como puntualidad y frecuencia de los servicios, calidad del material rodante y capacidad de transporte.

La adjudicación directa será posible para los denominados contratos “de minimis”, cuando el valor medio anual o la prestación anual de transporte de viajeros sea inferior a 7,5 millones de euros o 500.000 kilómetros, respectivamente.

Mercado Europeo

Asimismo, cualquier operadora podrá ofrecer sus servicios en otros mercados de transporte ferroviario de pasajeros de la Unión Europea, si bien los Estados miembros podrán restringir el acceso de nuevos operadores a ciertas líneas si desean mantener un contrato público.

En ese caso, el regulador nacional tendrá que efectuar un análisis económico que demuestre la necesidad de limitar la apertura a la competencia. Los posibles conflictos de intereses tendrían que ser evaluados para garantizar la imparcialidad de los gestores de las infraestructuras y asegurar un acceso equitativo a la instalación viaria y las estaciones a todos los operadores.

Los operadores de servicios públicos tendrán además que cumplir con las obligaciones en materia de derecho social y laboral establecidas en la legislación comunitaria, la nacional o los convenios colectivos.