Portada:  Noticia de actualidad


Permite valorar la idoneidad de unos u otros itinerarios y visualizar el estado del tráfico

La Universidad de Friburgo y Geops han desarrollado una herramienta profesional denominada Travic, Transit Visualization Client, que es capaz de rastrear la información sobre el transporte público en todo el mundo.


(02/07/2015) Basada en un algoritmo que permite geolocalizar las rutas de redes de transporte público y mostrarlas en tiempo real, la herramienta combina horarios estáticos e información sobre retrasos en tiempo real y calcula la posición de los vehículos por interpolación de esta información.

Ambos parámetros son definidos por la especificación general de fuentes de transporte público, GTFS, por las siglas en inglés de General Transport Feeds Specification, que, sin embargo, no siempre ofrece información sobre las rutas seguidas por cada línea, dando lugar a saltos de estación a estación.

La Universidad de Friburgo y Geops se propusieron ofrecer la información más real sobre los itinerarios, pero los intentos iniciales, experimentados en Suiza, consistieron en comparar el conjunto de relaciones de ferrocarriles en Open Street Map con el conjunto de rutas de estación a estación que ofrecen las fuentes de GTFS, y resultaron infructuosos.

Con ambas herramientas se generan rutas utilizando los itinerarios más cortos pero normalmente, el transporte público no sigue estas rutas optimas de una estación o parada a otra.

 Aplicación de Travic para Madrid.
 Aplicación de Travic para Munich.
Metodología

Entonces se trabajó con una metodología consistente en construir un mapa con la representación geométrica de carreteras y ferrocarriles, colocar en él las paradas recogidas por la GTFS, calcular la ruta más corta entre una parada y la siguiente, comprobar si es plausible, filtrar y comprimir los resultados obtenidos para evitar redundancias.

Con el fin de obtener las rutas más cortas hay que transformar las referencias geográficas en referencias topográficamente válidas y conectarlas con los datos de planificación de los servicios de transporte. Así, es crucial ubicar las paradas que aparecen en los horarios con la mayor precisión posible, para lo que se tienen en cuenta muchos parámetros de operación.

Una vez generada la representación gráfica, se repite, a través de la información de cada viaje programado, la ruta más corta, entendida en este caso como la más económica. El cálculo de costes se realiza de una forma dinámica y se basa en estudios heurísticos.

Longitud y velocidad

Tras la definición del camino más económico, se comprueba su viabilidad, comparando la longitud de las rutas en línea recta desde una parada hasta la siguiente y la velocidad media requerida.

En el siguiente paso se valora la compresión y redundancia en las rutas entre distintos vehículos o modos, y se comparan la secuencia de estaciones, el método de transporte y las líneas. Además, se identifican vehículos de distintas líneas o modos que coinciden en una parte del recorrido ya definido.

Información de valor añadido

El resultado de todo ello que ya se utiliza en Alemania y Suiza, es un algoritmo que sirve para calcular los itinerarios de los vehículos de la red de transporte público en cada ruta concreta, en un día y hora determinados, partiendo de una parada definida.

Los datos obtenidos ofrecen una información valiosa para valorar la idoneidad de unos u otros recorridos y para visualizar de forma general el estado del tráfico y la situación del transporte público en tiempo real.