Material:  Noticia de actualidad


En el curso de su proceso de homologación

En la madrugada del domingo 1 de marzo al lunes 2, el tren prototipo de alta velocidad Avril de Talgo, alcanzó los 363 km/h en el tramo entre Guadalajara y Calatayud en la línea de alta velocidad Madrid Barcelona-frontera francesa. Este tren de alta velocidad desarrollado por Talgo con tracción propia, está diseñado para una capacidad que puede superar los quinientos viajeros.


El Avril de Talgo alcanza en pruebas los 363 km/h
 
Foto: Miguel Ángel Patier
 
 

(06/03/2015) La marca se obtuvo en el curso de su proceso de prueba y homologación que se encuentra en su fase final. En sus primeras pruebas en la línea Madrid-Sevilla alcanzó los 300 km/h, y ahora en la línea Madrid-Barcelona preparada para velocidades por encima de los 300 km/h ha llegado a los 363 km/h, velocidad que exige su homologación para circular a 330 km/h.

El prototipo del tren de Alta Velocidad Rueda Independiente Ligero, Avril de Talgo que se presentó oficialmente como proyecto en 2008 y ya, oficialmente, en Innotrans 2012, terminó sus pruebas estáticas en el taller de Las Matas II a principios de 2014.

 

 

 

El Avril durante sus pruebas en vía en Toledo. Foto Oscar López (Powell)

El tren

El Avril, es un tren de muy alta velocidad y alta capacidad, concebido como una plataforma flexible, adaptable a versiones de ancho fijo (1.435, 1.520 y 1.668 milímetros) y de ancho variable, cuatro tensiones de alimentación eléctrica, diesel-eléctrico o dual, con posibilidad de gálibo estándar o ancho (2.900 ó 3.200 mm) y con la de modificar el número de coches manteniendo las prestaciones.

El Avril puede configurarse en función de las necesidades de cada cliente, con distintas velocidades de operación, con un máximo de 380 km/h, diferente número de plazas -una composición estándar de doscientos metros de longitud, puede trasportar más de quinientos pasajeros- y características técnicas distintas, como el sistema de pendulación natural, la tracción diesel-eléctrica o la altura del piso.

 
  Foto: Miguel Ángel Patier
El tren incorpora los conceptos Talgo de accesibilidad, eficiencia energética, aerodinamismo, materiales y bajo consumo energético por pasajero y por kilómetro. Además incorpora una configuración de asientos inspirada en la aviación de 3+2 en cada fila, lo que aumenta la capacidad de plazas y la flexibilidad de explotación, llegando a las seiscientas plazas en su configuración estándar.

Interior

Los coches del Avril, anchos y cortos, permiten situar hasta cinco asientos por fila, sin menoscabo del nivel de confort y accesibilidad –su altura de piso estándar interoperable es de 760 milímetros-, y aumentar la capacidad del tren por encima de los seiscientos viajeros y reducir el coste de operación por pasajero.
 
  Foto: Miguel Ángel Patier
La distancia entre reposabrazos, el espacio disponible para las rodillas, la anchura de pasillo y el resto de los parámetros de confort no difieren de los característicos de los trenes Talgo.

El Avril tiene piso bajo a nivel de andén, entre el 80 y el 100 por cien de su longitud, lo que facilita el acceso al tren por la ausencia de escalones. La anchura de pasillo mínima de 500 milímetros se respeta, incluso, en las configuraciones de mayor densidad de pasajeros.
La anchura de 3.200 milímetros del coche, frente a los alrededor de 2.900 de un coche convencional, y los sistemas de guiado activo y pasivo de las cajas en curva permiten esas cinco butacas por fila sin rebasar el gálibo UIC y manteniendo las posibilidades de interoperabilidad del tren.

 
 
Además, en los coches Avril, se ha reducido la tara en un 15 por ciento para conciliar la mayor capacidad con las limitaciones de peso máximo por eje de la normativa UIC.

Tracción

En el Avril, desarrollado por Talgo con tracción propia tiene esos equipos situados en la parte baja de los coches extremos pero por encima hay espacio destinado a viajeros lo que conlleva un aumento de las plazas ofertadas con más longitud del tren dedicada a los viajeros en lo que se podría formular como “tracción concentrada y viajeros distribuidos”.

El diseño modular hace que algunos de los coches de la composición sean autónomos desde el punto de vista de tracción y por tanto puedan separase en función de la potencia requerida para cumplir las exigencias de velocidad-capacidad de la explotación.

El Avril es un tren totalmente articulado, con la tecnología de ruedas independientes guiadas propia de los trenes Talgo. Los ejes tractores van necesariamente montados sobre dos bogies en los coches tractores y de ellos, el trasero se comparte con el siguiente coche.

 
  Foto: Miguel Ángel Patier
El Avril equipa una nueva generación de bogies, rodales y suspensiones con nivelación electrónica que, con una reducción del 30 por ciento en peso y una mejora en sus características dinámicas, permite alcanzar los 380 km/h con el máximo nivel de confort. Un sistema de guiado activo de ruedas independientes detecta la entrada en la curva y define la posición de la rueda sobre el carril, para mejorar el guidado y reducir el deslizamiento lateral, evitando el roce de la pestaña y aumentando su vida útil.

La rueda guiada proporciona una reducción de peso adicional, ahorro del coste de mantenimiento por desgaste de ruedas gracias al menor número de ejes de la composición y una reducción de las vibraciones transmitidas al pasajero que redunda en un mayor confort de la marcha

Aerodinamismo

El coeficiente aerodinámico del Avril, es un 21 por ciento menor que el del actual Talgo 350, el "Pato", lo que lo hace más eficiente energéticamente. A ello se añade el sistema que ajusta la climatización a la ocupación real de los coches de pasajeros y de las necesidades de refrigeración de los motores en función de la temperatura de los mismos, incluso utilizando para ello el aire de la renovación en los coches.

Un sistema inteligente define las necesidades de climatización en función de la ocupación del tren y regula los caudales de aire y la potencia necesaria para alcanzar unas condiciones de confort óptimas con un consumo energético mínimo.

 
 
 
 
 
 
  Fotos: Miguel Ángel Patier