Material:  Noticia de actualidad


La MSP nº 1 D de la Mina La Camocha ya ocupa su espacio en la vieja estación del Norte de Gijón

El martes 22 de enero, se ha llevado a cabo el traslado al Museo del Ferrocarril de Asturias de la locomotora diesel MSP nº 1 D.  La locomotora ha sido cedida al Museo debido a su alto valor histórico y representativo del transporte ferroviario relacionado con la minería carbonera en Gijón.


El Museo del Ferrocarril de Asturias incorpora una nueva locomotora
 
Tras 20 de inactividad y 40 de historia, la locomotora ha sido enviada para su conservación al Museo del Ferrocarril de Asturias
 
 

(24/01/2013) Esta locomotora fue encargada el 12 de enero de 1972 por la Minero Siderúrgica de Ponferrada para sustituir a las locomotoras de vapor en el servicio de maniobras de su explotación asturiana de Mina La Camocha cerca de Gijón. Se trataba de una locomotora diesel hidráulica, fabricada por Babcock & Wilcox bajo licencia Hunslet, modelo H.I.2, de 240 H.P y dos ejes motores. Estaba dotada de motor Cumins tipo N-855-P250 de seis cilindros en línea, cuatro tiempos, aspiración natural, arranque eléctrico y refrigeración por agua.

Hunslet, tradicional suministrador de locomotoras de vapor para España desde el siglo XIX, también había servido a nuestro país numerosas locomotoras diesel, incluyendo otras de este mismo modelo, aunque fabricadas íntegramente en Gran Bretaña. En cualquier caso, aunque la de La Camocha fue nominalmente fabricada en España, en realidad buen número de sus piezas fueron importadas directamente desde la empresa inglesa.

 

vspace=10

La máquina, en excelente estado de conservación, dispuesta a posarse sobre las vías del museo ferroviario gijonés.


La entrega sufrió un dilatado período de construcción, de año y medio, debido al retraso en el acopio de determinados materiales, demoras en el suministro de equipos motores y otras piezas importadas por complicaciones aduaneras y a los conflictos laborales en Babcock & Wilcox que en el eufemístico lenguaje de la época se decían “consecuencia de una situación de tensión en la empresa, que se ha manifestado en diversas ocasiones de forma abierta”. Tras estos avatares la locomotora llega a La Camocha finalmente el 2 de julio de 1973. El precio final abonado fue de 6.094.767,29 pesetas, incluidos gastos e impuestos.

vspace=10

La máquina abandonando la Mina La Camocha, donde  estuvo operando durante toda su existencia.

Como se trató de la primera (y única) locomotora diesel de vía ancha de la M.S.P. se proyectó numerarla en un principio como “MSP Nº 1”, si bien para evitar errores con las de vapor, su denominación final resultaría ser “MSP Nº 1 D”. Aunque la M.S.P. vendería posteriormente la mina de La Camocha a otra sociedad, la locomotora nunca modificó su identidad, posiblemente porque era con ella con la que estaba autorizada por consigna de Renfe a circular en la estación de la mina.

Debido a que no venía dotada de freno continuo automático, nunca fue autorizada a recorrer el resto de trazado del ferrocarril de La Camocha a Veriña (hoy convertido en la Vía Verde de La Camocha), por lo que prestaría servicio exclusivo de maniobras, desde su llegada hasta el fin del cargue de carbón por ferrocarril en La Camocha en agosto de 1986. Como reserva en caso de averías, se mantuvo la veterana máquina de vapor SAF 1, que hoy es una de las protagonistas habituales de las jornadas del vapor que se llevan a cabo periódicamente en el Museo del Ferrocarril de Asturias.

 Rescatada tras veinte años de inactividad

Tras permanecer casi veinte años fuera de servicio en un cocherón de la mina, en 2005 fue rehabilitada exteriormente para su colocación como monumento ante las oficinas de la explotación, con ocasión del 75 aniversario de la empresa, donde ha permanecido hasta la fecha.

Por su alto valor histórico, pues representa junto con la de vapor SAF 1 la historia ferroviaria de la única explotación minera de Gijón, Mina La Camocha, y declararse por tanto como pieza objeto de especial protección, la administración concursal que gestiona las instalaciones, decidió su cesión al Museo del Ferrocarril de Asturias para su definitiva conservación.

Tras los primeros trabajos de saneamiento exterior que se llevarán a cabo en la unidad para su exposición, se evaluará en detalle su estado para conocer las posibilidades de su recuperación operativa.

Con el ingreso de esta locomotora el Museo ya cuenta con un total de veintinueve unidades de combustión interna, que junto con su amplia colección de locomotoras de vapor, vagones de mercancías, coches de viajeros y otros vehículos de hasta ocho anchos de vía diferentes, lo que lo consolida como uno de los mayores conjuntos de Europa en su género.

vspace=10

La locomotora en su momento de descaga sobre las vías del Museo del Ferrocarril de Asturias.