Infraestructuras:  Noticia de actualidad


El Corredor Mediterráneo, el Central y el Atlántico tendrán cofinanación comunitaria

El largo proceso de toma de decisión sobre qué ejes ferroviarios forman parte de la Red Transeuropea de Transportes y, por tanto, optan a financiación parcial de la Unión Europea, ha tocado a su fin. El comisario de Transportes de la Unión, Siim Kallas, anunció ayer los diez corredores que recibirán 31.700 millones de euros y que, en un horizonte de dos décadas, deberán articular la movilidad europea, tanto de viajeros en alta velocidad como, especialmente, de mercancías. Las propuestas españolas han recibido el refrendo comunitario, salvo el eje Central Pirenaico, que ha quedado relegado para un segundo momento.


La Unión Europea aprueba los proyectos de ejes ferroviarios transeuropeos presentados por España
 
El comisario Siim Kallas presentó ayer miércoles la decisión comunitaria sobre los corredores ferroviarios europeos
 
 

(20/10/2011) Han sido dos largos años de discusiones, debates, en los que han corrido auténticos ríos de tinta en torno a las diferentes propuestas barajadas para ligar la red ferroviaria española a los corredores que definirán la movilidad de las cargas y viajeros por ferrocarril en la Unión Europea. Corredor Mediterráneo, Corredor Central, Corredor Atlántico… Un escenario de tensiones entre comunidades autónomas y lobbys que ha intentado ir templando y armonizando el Ministerio de Fomento para presentar una propuesta única ante los decisores comunitarios. Todo esto ha culminado en la rueda de prensa que el comisario europeo de Transportes, Siin Kallas, ha efectuado ayer miércoles en Bruselas presentando cuáles serán los corredores ferroviarios seleccionados para recibir ayudas para estudios y construcción de infraestructuras.

La satisfacción del Gobierno de España, expresada en boca de ministro de Fomento José Blanco, ha sido total porque considera que se han alcanzado todos los objetivos propuestos, consiguiendo ayuda financiera para adecuar la red ferroviaria española a los estándares mínimos de la red RTE-T, básicamente, el ancho UIC, la electrificación y la interoperabilidad basada en la dotación de ERTMS en todas las líneas de los ejes. El plan prevé el acceso a puertos, aeropuertos, nodos logísticos y comerciales, interviniendo sobre los cuellos de botella detectados en toda la red. El nuevo mapa de transportes predibuja un escenario multimodal en el que carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles y hasta vías navegables formen parte de un mismo sistema ligado por nodos estratégicos que, sobre todo, desdibujen las actuales barreras que suponen las fronteras. 

vspace=10

Mapa de la red de corredores ferroviarios presentado por la UE

El plan cuenta con una dotación de 31.700 millones de euros a invertir desde el 2014 hasta el año 2020. Con esta financiación, que se tiene que repartir entre los veintisiete estados miembros, y de la que España espera captar nada menos que el 20 por ciento, se financiarían obras y estudios.

En la partida de estudios previos la financiación europea puede ser más generosa, de hasta el 50 por ciento del total, pero en la partida de infraestructuras la financiación europea llegará a un máximo del 20 por ciento, correspondiendo a los estados sufragar el coste restante, bien con fondos públicos o captando financiación privada.

La decisión comunitaria ha identificado dos niveles de actuaciones, una red principal y una red global La red principal se debe completar para 2030 y la red global, conectada a esta, deberá estar lista para 2050. La red global garantizará la plena cobertura de la UE y el acceso a todas las regiones. La red principal dará prioridad a las conexiones y nudos más importantes de la RTE-T, con vistas a que sean plenamente operativos hasta 2030.


Los corredores aprobados en España

El dibujo de los tramos ferroviarios de la red europea en España crea una malla que rompe el habitual esquema radial. Ejes transversales o litorales unirán puertos españoles entre si y el resto del continente y el suelo español se convierte a su vez en acceso a la red ferroviaria lusitana para el ferrocarril de altas prestaciones, tanto de viajeros como de mercancías.

Casi 50.000 millones de euros harán falta en los próximos ocho años para hacer realidad estos planes, y la Unión Europea podrá ayudar hasta ese máximo del 20 por ciento aprobado ahora. Cinco grandes corredores cruzarán la Península Ibérica, conectados plenamente con la red continental: el Corredor Mediterráneo, Central, Atlántico, Cantábrico-Mediterráneo y Atlántico-Mediterráneo.

vspace=10

El Corredor Mediterráneo, el más veterano en esa lucha por la inclusión en los ejes comunitarios, ha sido refrendado casi en su integridad, incorporando todo el itinerario desde la frontera de Portbou hasta Algeciras. Es un corredor de especial relevancia económica ya que liga algunas de las zonas con más actividad logística y económica de España y que viene reclamando con espacial insistencia el lobby Ferrmed. Este corredor se desarrollará desde Almería hasta Málaga por Granada por un tramo interior. Como extensiones, formando parte de la red global, se contemplan prolongaciones a Sevilla, Cádiz y Huelva. Es la que se lleva la mayor parte de los gastos previstos, con 19.424 millones de euros previstos y según Fomento estaría plenamente operativo antes de 2020.

El Corredor Central tiene su extremo sur también en Algeciras y marcha hacia Francia por el centro peninsular, vía Madrid y Zaragoza. Este corredor planteaba un acceso a Francia por el pirineo oscense, la Travesía Central Pirenaica, pero ésta ha sido descartada en primera instancia por la Unión, aunque esta decisión podría ser revisada a partir del 2023. La conexión con Francia se canaliza pues por Cataluña, ligada al Corredor Mediterráneo, y la inversión estimada por el ministerio es de 11.621 millones de euros.

El Corredor Atlántico liga la frontera hispanogala de Irún con Portugal, cruzando Castilla y León. Esta gran dorsal ibérica se ha considerado con extensiones a todos los puertos cantábricos: Bilbao, Santander, los asturianos y los gallegos. También contempla prolongaciones hacia Madrid, vía Segovia en viajeros alta velocidad y Ávila para las mercancías. Este corredor prevé unas inversiones de 11.700 millones de euros y también un horizonte temporal fijado en 2020,

El Corredor Cantábrico-Mediterráneo es un eje intrapeninsular, que liga diversos ejes transfonterizos. Este corredor arranca en la costa levantina, en la zona de Saguunto, y tiene como extremo norte las tres capitales vascas, conectando en su camino con Teruel, Zaragoza y Pamplona. Son 13.168 millones de euros los previstos para este corredor a ejecutar en seis años.

El quinto y último corredor peninsular es el Corredor Atlántico-Mediterráneo es otro eje ibérico, que en este caso penetra en Portugal, conectando la capital lusa con Valencia a través de Madrid y Badajoz, contando con un presupuesto de 6.025 millones de euros.

Descarga documento UE con descripción de todos los corredores aprobados

Descarga de documento UE con actuaciones por países